Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


27/04/2010


Datos duros tumban percepciones


Es un hecho inevitable que los enfrentamientos produzcan ganadores. Un debate político no es la excepción. Al terminar la polémica pactada en los micrófonos de Oro Noticias entre los dirigentes del PRI y Acción Nacional los desayunaderos políticos y los cafés se llenaron de comentarios sobre quién era el ganador. La mayoría, unos por simpatía y otros por interés, vieron como ganador a Alejandro Armenta. Los menos se apostaron por Juan Carlos Mondragón, en desventaja natural por la diferencia de edades y experiencia. Los porros cibernéticos también llenaron de comentarios las notas publicadas en los portales de e-consulta y la Quintacolumna. Nuevamente, la mayoría se inclinó por el PRI y la minoría por Acción Nacional. Sin embargo, se trata únicamente de percepciones movidas por el interés o el encono producto de toda campaña electoral. La política profesional no puede construirse alrededor de percepciones, sino de datos duros a fin de racionalizar y hacerla una ciencia. Por ello, solicité a la empresa de Indicadores S.C. del prestigiado Elías Aguilar la realización de un sondeo rápido para determinar con datos duros al auténtico ganador.

 

De acuerdo con una muestra telefónica de 420 entrevistas a poblanos que efectivamente escucharon el debate entre los dirigentes partidistas, moderado por el periodista Iván Mercado, un 73 por ciento de los radioescuchas vieron como ganador a Alejandro Armenta y apenas un 16.2 por ciento al joven Mondragón. Un 5.4 de los encuestados vio un empate entre ambos y el resto se quedó sin opinar. Así de simple.

 

Hechos, pues, no percepciones. Y si alguien tiene un dato extra, pues que lo aporte. Practicaremos el ejercicio en los debates por venir, incluido la esperado enfrentamiento entre Moreno Valla y Zavala. Repito: datos duros, no comentarios de porros cibernéticos.

 

*** Regresan los comentarios de Don Juan Columna. “Estimado Dr. Rueda; Como bien apuntó en su columna del día de ayer, 26 de los corrientes, Rafael Moreno Valle está ayuno de un equipo de colaboradores que haga frente mediático a los embates del marinismo, encabezados por Javier López Zavala, el propio Moreno Valle se vio obligado a “bajar” a responder a Estefan Chidiac, ante la ausencia de un frente entre los suyos, lo que en el corto plazo se puede traducir en desgaste y pérdida de credibilidad del citado candidato, situación de suma preocupación para él y su grupo, no equipo.

 

“Juan Carlos Mondragón es un joven bien intencionado y leal a Moreno Valle, pero eso no es suficiente, adolece de una cultura política, económica y sociológica para estructurar una réplica fuerte que el momento exige.

 

“José Juan Espinosa Torres, es un “actor político” sin credibilidad, inmiscuido en múltiples actos de corrupción, deslealtad y desprestigio, el cual, se apegó a aquella desangelada declaración de Camacho Solís que dijo; “un político no debe tener principios, debe entregar resultados”, lo malo de José Juan es que, ni tiene principios ni entrega resultados y no es honesto con el equipo de Moreno Valle.

 

“Álvaro Cabalán Macari, es una persona discreta, seria y fuertemente vinculada al equipo de origen de Moreno Valle, es un buen alfil en el tablero del candidato, pero también, carente de esa cultura que las circunstancias imperiosamente demandan.

 

“Fernando Manzanilla Prieto, es una profesional versado en estrategias de planeación, pero el debe permanecer en el cuartel general, donde dirige el think tank del candidato.

 

“La sociedad poblana y el complicado entorno económico y social exige una participación más dinámica y propositiva, de lo contrario, un neo régimen avilacamachista está en ciernes, y con una duración de al menos treinta años, que en coincidencia con politólogos, sociólogos y comunicadores sociales locales y nacionales, no lo resistiría la actual estructura social poblana.

 

 

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas