_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

 

 Acuerdos cumplidos  

Los apologistas de la fractura se quedaron con las ganas. Mario Marín cumplió su palabra y la cuenta pública del 2006 del ayuntamiento poblano fue aprobada ayer por el Congreso del Estado con la participación decidida de la fracción priísta que no le regateó apoyo a Enrique Doger. Nuevos tiempos corren ya para los grupos dominantes del priísmo, y lo un día se llamó tregua, hoy tendría que designarse paz definitiva. Ausencia de conflicto que no puede entenderse sin esa piedra fundamental llamada confianza. Credibilidad fundada en la palabra empeñada y cumplida. El punto de partida de la unidad imprescindible que el PRI requiere para solventar el reto más importante de su historia en Puebla: retener la mayoría en el Congreso local.

 

Los nuevos tiempos, por supuesto, significan fortalecer la unión de los grupos marinista y dogerista. En las elecciones de noviembre todos van en el mismo barco. Así como el priísmo no le regateó apoyo a Enrique Doger en la aprobación de su cuenta, ahora el alcalde no debe escatimar recursos políticos –no públicos-  en beneficio de Blanca Alcalá y los seis aspirantes a la diputación por la ciudad. Jorge Ruiz Y Pablo Fernández del Campo, dogeristas, deberán caminar al parejo que Luis Alberto Arriaga, Angélica Hernández y compañía. Los llaneros solitarios no existen. En noviembre los grupos tampoco.

 

Aunque Blanca Alcalá no es ninguna improvisada, puede recibir del dogerismo un diagnóstico exacto de lo ocurrido en los últimos procesos electorales, así como el secreto, herramientas e imaginación para recibir los mismos 250 mil sufragios que obtuvo Doger, la votación más copiosa que ha recibido un candidato a la alcaldía.

 

El trance lastimoso del escándalo Cacho, aunque diferido de momento, todavía no ha sido borrado del mapa político. En cualquier momento puede reactivarse dependiendo las veleidades de la política nacional. El gobernador no ha sido exonerado, y no se descarta una sorpresa de la Suprema Corte de Justicia en los días previos a la jornada electoral, tal como lo tienen calculado Alonso Aguilar Zínser. Se da por descontado que el PAN concentrará su propaganda negativa en la figura del gobernador. Una vez más, Doger deberá reafirmarle su apoyo y lealtad al gobernador. Los compromisos se cumplen, pero no se agotan.

 

Parece obvio que Marín, al dar su afirmativa para que los priístas aprobaran la cuenta pública, ha dejado atrás la desconfianza hacia el alcalde. El hecho es subrayable porque algunos de sus colaboradores, sibilinamente, le sugerían diferir la aprobación de la cuenta pública de Doger hasta noviembre, o quien sabe hasta cuando. Y es que no sorprende a nadie que los interesados en la sucesión de Marín conspiraran contra el alcalde para sostener el golpeteo instaurado hace algunas semanas en su contra. Sin embargo, Marín comprendió sagazmente que debilitar a Doger en vísperas de las elecciones era debilitar al tricolor. Así, el gobernador cerró sus oídos a los conspiradores y cumplió su palabra.

 

Parece indudable que la confianza entre Marín y Doger se ha restaurado plenamente, y su amistad está en curso de. Y así como las consecuencias del incumplimiento eran imprevisibles, también lo son las de la reconciliación definitiva. Tan imprevisibles que por ello eran muchos los interesados en reavivar las fracturas. Se da por supuesto que la unidad tampoco significa unanimidad. Las diferencias de estilo para hacer política seguirán existiendo, pero ahora se darán en un nuevo marco de colaboración.

 

Al margen de los acontecimientos futuros, con la restauración de la relación entre el gobernador y el alcalde, el PRI se alza como gran triunfador. Dos capitales políticos se inmiscuirán al máximo para hacer ganar a los tricolores, y si como lo ha prometido Melquíades Morales, el ex gobernador también se une a la batalla, quizá haya un margen de esperanza para ganar el Congreso del Estado.

 

Finalmente, la hora grave de los grupos dominantes del tricolor se resolvió felizmente, para tranquilidad de todos.

 


 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx