Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


28/05/2010


Hubo un empate técnico que se murió el 16 de abril


El tracking de Indicadores S.C., revelado ayer por el periodista Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, resulta especialmente valioso no sólo porque señala la ventaja actual de 10 puntos que tiene Javier López Zavala sobre Rafael Moreno Valle, y que con una pequeña variación coincide el Gabinete de Comunicación Estratégica. El documento presenta otros secretos y seguramente abrirá un debate amplio: si se observa detenidamente la secuencia del monitoreo ubicado en la parte izquierda y que correspondería al inicio de las mediciones, pues resulta que entre en 12 y 16 de abril el candidato priísta y el de la Alianza Opositora tenían un empate no virtual, sino real, pues ambos parten de la base de 35 puntos de intención de voto. Si el documento es fidedigno –y no hay elementos para dudar de la veracidad del director de e-consulta- pues resulta que el discurso morenovallista de una carrera pareja sí tuvo fundamentos en las dos primeras semanas de la campaña. Pero hasta ahí. Todo un escándalo sin duda.


El punto de partida es el instrumento de medición que por su característica de telefónico tiene una incidencia del 66 por ciento  y requiere de un ponderación matemática. Sin embargo, lo cierto es que ambas tendencias partieron originalmente de los 35 puntos y luego comenzaron a separarse: Javier López Zavala inició una consistente tendencia a la alza que hoy lo ubica en los 10 puntos de ventaja –en realidad 14 si se toma en cuenta la ponderación matemática que realiza Elías Aguilar- y Rafael Moreno Valle se estancó en el mismo porcentaje de 35 puntos del que no baja pero tampoco sube. Así que hoy podemos afirmarlo sin equivocarnos: es real que hubo un momento en que la campaña tricolor se dirigía al despeñadero, más por errores propios que por aciertos de la Alianza Opositora. Así todo se trata de descubrir el punto de quiebre entre lo sucedido antes de la semana 12-16 de abril y lo que ocurrió posteriormente.


¿Qué no se hizo antes del 12-16 de abril y que sí se hizo posteriormente? Revisando las primeras planas de CAMBIO podemos encontrar un mapa fáctico. Las dos semanas posteriores al inicio de la campaña electoral nos dan una serie de noticias que dañaron la imagen del gobierno marinista e impactaron la campaña: la revelación de que Arturo Beltrán Leyva vivió en Puebla en dos lujosos narcoresidenciales, el informe del Coneval que ubicó a la entidad como la peor en servicios de salud en todo el país y sobre todo, el violento asalto a la Secretaría de Finanzas en el que robaron 37 millones en efectivo. Con relevancia también otras hechos que dañaron la imagen de Blanca Alcalá en la capital, como la contratación onerosa de encuestas y una supuesta trama de corrupción con gasolineras. Y para terminar, la publicación de la primera encuesta del GCE que terminó con el mito de que el PRI arrasaría con una ventaja de 23 puntos.


La noche del lunes 19 de abril, seguramente después de analizar el tracking diario de Indicadores SC. se dio el gran viraje a la campaña ordenado desde  Casa Puebla en una reunión de emergencia a la que acudieron desde el candidato Zavala, pasando por el dirigente Armenta y por supuesto, la delegada-comandanta Paloma. La decisión más importante del cónclave cayó como bomba en la reunión que esa noche Mario Montero sostenía con empresarios de los medios de comunicación: la licencia de Javier Sánchez Galicia a su cargo de Director de Comunicación Social para enviarlo a la campaña tricolor como encargado de la estrategia aérea y de marketing.


Casualidad o no, la suerte de Javier López Zavala comenzó a cambiar con una subida sostenida en el tracking de Indicadores S.C, que hoy lo lleva a gozar de una ventaja que fluctúa en los 10 y los 14 puntos. Al otro día del nombramiento de Sánchez Galicia se dio el primer enfrentamiento entre Rafael Moreno Valle y Jorge Estefan Chidiac luego de que el primero acusara al segundo de corrupto. Entonces, el coordinador de políticas públicas prometió descargar una ametralladora de información sobre sus irregularidades en Finanzas. Y vaya que lo cumplió: no traía ametralladora sino cuerno de chivo.


Entre la llegada de Sánchez Galicia para poner orden en la campaña de aire y coordinar los mensajes mediáticos, y el pleito con Jorge Estefan, Moreno Valle ha pasado mes y medio sin poder subir más allá de su techo de los 35 puntos, mientras que Zavala, libre de enfrentamientos y desgaste, crece y crece hasta llegar a los 45 puntos. La gráfica de Indicadores nos muestra que en el lapso del 15 de abril al 24 de mayo la franja de indecisos decrece al mismo que aumenta la simpatía al tricolor, señal de que la campaña de Zavala atrae a los switchers y la de Moreno Valle no.


Hoy en el cuartel general del PRI respiran tranquilos, aunque como advierte Federico Berrueto, no deben confiarse ni dar tregua en el lapso del Mundial porque Moreno Valle no está muerto, pese a que debe verificarse el impacto de los escándalos de los últimos días. Pero lo que es cierto es que unos días, entre el 12 y el 16 de abril, sí hubo empate técnico.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas