¿Está llamado Doger a interpretar el mismo papel que le toco representar a Marín en la sucesión de Melquíades? ¿Los mismos amagos de persecución y los mismos intentos de ostracismo?.


Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


¿Sucesión adelantada?


Los puristas de la clase política local se quejan porque en Puebla se vive una sucesión muy adelantada. Que es una falta de respeto al gobernador, que vive su plena omnipotencia en el cuarto año de gobierno y casi casi se cree Dios porque todos le dicen que es Dios. El poder, sin embargo, se escapa de las manos aún en el más férreo de los regímenes priístas. Poder absoluto, sí, pero sólo por seis años. Es la regla infranqueable del sistema político mexicano. La única frontera que no se puede cruzar. Y aunque el cuarto año del sexenio es un cenit, al mismo tiempo es un ocaso. Aunque a Marín le restan tres años de gobierno, en realidad tan sólo son dos de poder. Después del quinto informe, habrá un nuevo Rey Sol.

 

La sucesión no está adelantada, sino adelantadísima. El reloj político sexenal ya pasó el ecuador, y los aspirantes visibles e invisibles ya están ahí. A diferencia de lo que un día llegó a afirmar Rubén Figueroa en la sucesión de Echeverría, en el PRI la caballada no está flaca. Por el contrario, casi rechoncha. Y aunque todos se sienten con merecimientos, lo cierto es que muchos serán los invitados y pocos los elegidos. En las prisas por armar el rompecabezas de la sucesión, sin embargo, fenómenos interesantes comienzan a darse.

 

El primero y más importante es que al contrario de la sucesión de Melquíades Morales, en la que Marín, en sentido estricto, fue un llanero solitario, ahora hay más opositores al poder del gobernador en turno. Solito se enfrentó a la familia política del melquiadismo que lo aborrecía y trató de borrarlo de mapa. Si ahora a Enrique Doger se acusa de ser el aspirante RBD, habría que revisar el expediente político del gobernador, quien llegó precisamente gracias a su rebeldía. O la inversión del dogma de Fidel Velásquez: la única forma de salir en la foto es moverse.

 

¿Está llamado Doger a interpretar el mismo papel que le toco representar a Marín en la sucesión de Melquíades? ¿Los mismos amagos de persecución y los mismos intentos de ostracismo? ¿El bloqueo de sus aspiraciones desde el grupo en el poder? Todo parece indicar que sí. Aunque el que las hace no las permite, Doger será el Mario Marín del 2003, por más que les duela al grupo marinista.

 

Por si fuera poco, Marín y Doger tiene otro punto en común en la sucesión adelantadísima: su posición privilegiada en las encuestas. El hoy gobernador, desde que abandonó la alcaldía, punteaba en las encuestas. A pesar de los esfuerzos de Moreno Valle y de Germán Sierra, ninguno lo pudo alcanzar. Ése argumento resultó decisivo en la sucesión de Melquíades: Marín garantizaba un triunfo contundente del tricolor aunque no fuera melquiadista.

 

El argumento clave fueron las encuestas. Por ello es que a los aspirantes al interior del marinismo irritó la publicación del sondeo estatal de Opina que muestra a los líderes de la carrera sucesoria, que no son otras que Moreno Valle y Doger. Ni en lo público ni en lo privado nadie se atrevió a descalificarla por el prestigio de Rigoberto Benítez. Pero todos saben que la sucesión se juega en quién puede ser el mejor candidato. La hiper actividad de Zavala en los últimos días sólo se explica así.

 

El delfinazgo de nada vale si no se tiene una posición sólida en las encuestas. Ahí se juega la sucesión y por ello se ha adelantado tanto.

 

*** Para finalizar el tema de la UDLA, un diagnóstico desde dentro. (Primera parte) “El que suscribe, que por obvias razones permanecerá en el anonimato, fue un empleado de la UDLA y a su vez becado mientras cursaba su carrera. Haré algunos comentarios ante la “nueva” situación que vive la universidad.

 

Las becas en la universidad siempre habían existido, están se ampliaron aun mas desde tiempos del  Dr. Enrique Cárdenas, sin duda uno de los mejores rectores que tuvo la universidad junto con Cain Murray, Ray Lindley, entre otros.  No es nuevo que digan que en tiempos de Pedro Ángel Palou se otorgaron más o que se dieron sin miramientos. Déjenme comentar que desde la época del Dr. Cárdenas, se vio la necesidad de este aumento de becas y es por eso que durante su rectorado, surgió el sorteo UDLA, como un apoyo para sustentar el apoyo del programa de becas.

 

Es necesario decir que cuando la universidad florece más es cuando al frente de la Fundación Jenkins, se encontraba el Sr. Dn. Manuel Espinosa Yglesias, el cual si recuerdan fue uno de los que intervino para que la universidad de las Américas, Puebla se estableciera en el hoy campus de Cholula. Dn. Manuel siempre estuvo comprometido con la universidad y dentro de ése compromiso siempre donó grandes cantidades de dinero a la misma para su propio crecimiento; eso lo vemos reflejado es sus instalaciones, bibliotecas y demás. Cuando Dn. Manuel muere queda al frente de la Fundación una de sus hijas, al cambio de rector y con la llegada de Nora Lustig, la Sra. Espinosa Yglesias Rubalcaba, recibe una puñalada por la espalda de Nora Lustig, la cual se había aliado con los Jenkins para recuperar el control de la fundación y de la universidad; de tal forma que decide dejar la presidencia de la fundación y con esto los Jenkins tomaron el control absoluto de la misma.

 

Pero Señores y Señoras, jóvenes; los Jenkins nunca han sido buenos empresarios, a excepción de Dn. Guillermo Jenkins. ¿No se han preguntado el por qué grandes empresarios de Puebla decidieron dejar el consejo universitario? No es un secreto a voces las intenciones de la familia de hacer de la Universidad un “Disneyland” “un país de No pasa nada” sacrificando con esto la calidad de la educación, la investigación, el desarrollo propio del mismo estudiante. ¿De quien fueron lo s grandes proyectos que tiene la universidad actualmente, quien la proyecto a nivel nacional e internacional, quien trajo a los mejores profesores e investigadores, Quien la hizo crecer?  Todo se hizo en época de que la fundación estaba a cargo de los Espinosa Yglesias y hacían donaciones a la universidad.

 

La culpa no la tuvo Lustig o Palou, ellos fueron títeres y solo siguieron las instrucciones al pie de la letra de los Jenkins. TODAS las decisiones fueron tomadas por los Jenkins, así que no agarren chivos expiatorios. Las becas es solo otra de las cosas que se han venido dando, así como ya se dio el despido de profesores, la guerra contra la Catarina y cientos de cosas mas que no salen a la luz pública porque la gente está amenazada y aterrorizada.

 

Cómo recordar aquella frase de Enrique Cárdenas cuando decía que "la UDLA era un proyecto de vida para muchos empleados y profesores", hoy la UDLA les quita la vida a esos mismos empleados que años antes lucharon hombro con hombro y que estuvieron haciendo guardia y al pie, en la huelga que sostuvo la universidad, creyeron en ella, lucharon por ella

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas