Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda

31/07/2009

Campaña con Sedeso y sin Sedeso


A nadie debería extrañarle, pero el periodista Arturo Luna Silva lo apunta bien: el activismo de Javier López Zavala es impresionante. Gracias a la extraordinaria plataforma de la secretaría de Desarrollo Social, recorre el estado de sur a norte y de este a oeste. Tiene pretexto para reunirse con todos: estudiantes, empresarios, organizaciones, párrocos, campesinos y más. El pretexto es importantísimo porque le permite moverse a la luz de día, ante miles de ojos vigilantes, sin que hasta ahora nadie haya decidido presentar una denuncia ante el Instituto Estatal Electoral. Pero como también apunta el autor de Garganta Profunda, tal proselitismo bordea una línea muy delgada. Y más cuando se abandona los temas pretexto de la lucha contra la pobreza. Cuando se portan camisetas ex profeso, se arman mítines en horas de trabajo, se habla de candidaturas sin renunciar al cargo público y hasta se ofrece un puesto en el gabinete para el hijo mayor del actual gobernador, confirmando en los hechos el proyecto transexenal delineado en esta columna como el eje de la sucesión marinista.

 

Precisamente todo ello ocurrió ayer en el primer mitin formal de la campaña, cuando Mario Marín García le reunió medio millar de jóvenes al candidato oficial del marinismo. Así, sin ningún tipo de pudor o cuidado. El tipo de error que en campaña te puede costar la vida. Ante organizaciones adherentes al tricolor y consejeros universitarios principalmente de la Buap, todos perdieron la prudencia sabiéndose a solas. Pero no lo estaban: el reportero Miguel Ángel Cordero, en el mejor estilo del periodismo gonzo, se coló a la reunión sin ser detectado. Grabó todo. Y Ulises Ruiz, antes de ser expulsado del Hotel Lastra, captó imágenes invaluables.

 

En el mitin con sus “jóvenes” se habló de todo. Marín junior confesó que “había querido organizar una pequeña reunión” pero “esto es lo que convocas Javier”. Las Zetas. Sí, las mismas que las playeras verde chillante que llevaban el logotipo “JoveneZ”. Nunca más usarán la ese.

 

Los otros dos invitados estelares, diputados federales electos, Francisco Ramos Montaño y Juan Carlos Natale no fueron menos pudorosos. Puntales estratégicos desde aquellas reuniones en el Instituto Poblano de la Juventud, el representante por el distrito VI prometió que todos los jóvenes tendrán trabajo en el sexenio de Javier López Zavala porque su “proyecto es transexenal”. En ese momento se lanzó el jingle oficial de la campaña: una versión libre del hace años “mesa el que más aplauda…Za-Za-Za Zavala Zavala! El supuesto diputado verde enumero las virtudes casi celestiales del hombre del momento e invitó a todos a sumarse a la cargada porque “el único camino a Casa Puebla se escribe con zeta”. Indudablemente.

 

Tocó turno al delfín, quien en todo momento ponderó la figura del gobernador. Pero en un extraño giro linguistico, afirmó que “ellos” –supongo él y Marín”- habían promovido una nueva camada entre los que se encontraban Alejandro Armenta Mier, que dirige el PRI en Puebla; Roberto López en el DIF estatal; el director de este organismo, Arturo Hernández Davy; Lázaro Jiménez Aquino, subsecretario de Comunicaciones y Transportes; y José Luis Márquez, subsecretario de Desarrollo Social. Un giro linguistico que confirma la corregencia ejercida desde el primer día del sexenio.

 

Recordó sus días como consejero universitario. Lo difícil de encontrar espacios. Por eso les prometió que él no los utilizaría porque los jóvenes -¿con zeta o con ese?-  son “gente pensante”. Menos mal. Y a continuación prometió que en su gobierno habría espacios: puestos en el gobierno o candidaturas. Puso ejemplos concretos. Ya en pleno mitin, bajo los gritos de ¡Zavala gobernador!, tuvo tiempo de comentar que se encuentra arriba en las encuestas. Y hasta le tundió a Moreno Valle. “Es un mito” y a los panistas pues “no saben gobernar”.

 

Llegó el final de mitin. Zavala agradeció a todos los liderazgos, empezando por Mario Marín junior, y terminando por sus incondicionales Paco Ramos y Natale. Eso sí, tuvo la prevención de pedirle a sus jóvenez que al salir se quitaran las camisetas “porque hay medios afuera”.

 

Sí: el nuevo Faraón ya está en plena campaña y nadie debe sorprenderse. Desde hace meses gracias a la Sedeso, y en los últimos días, ya sin ella. Los tiempos se han agotado y las caretas empiezan a caer. Cuando el telón se levante, Zavala ocupará –o ya lo tiene- el número uno en las encuestas. Y se acabarán los argumentos de sus críticos.

 

**** Un verano muy europeo. Tanto calor obliga a tomar vacaciones. CAMBIO regresará a los puestos el lunes 10 de agosto. Mientras tanto, lo urgente irá a La Quintacolumna.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas