Freaks
Un clásico de lo grotesco


Zeus Munive


Y Dios dijo “hágase el dinero” y cayeron un montón de billetes


Claudia Hernández ya encontró la forma de sobrevivir al sexenio. Y, claro, sólo a través del fraude y las licitaciones a modo es la mejor forma de que esto funcione. Lo peor es que ya logró obtener 600 mil pesos.


¿Documentos? Quietos muñecos, que en eso andamos.


Resulta que Claudia Hernández, cristiana de corazón (filistea de acción), desde el inicio de la actual Legislatura le propuso a Rafael Moreno Valle la instalación de un canal del Congreso del estado, bajo el pretexto de la transparencia.


Esta información no la vio mal el entonces líder del Congreso, pero al parecer fue muy riesgosa, por lo que prefirió aplicar la aburridora, es decir, “ah, sí, ya lo vi, me parece interesante. Luego lo platicamos, ¿no?”


Pasaron casi dos largos años hasta que logró su cometido (hace un mes para ser precisos).


En sí no es malo que exista un canal del Congreso, es más, sería sano. El problema no es el qué sino el cómo, pues resulta que la empresa encargada de suministrar ese servicio sería nada más y nada menos que “Postproduction”. Una compañía que se dedica a hacer todo tipo de postproducciones y grabaciones de videos.


Ah, pero acaso ¿no saben quién es propietario de esta compañía?


¿No?


Le gustaría el nombre de Claudia Hernández como titular.


“¿Quién?”, pregunta en coro el respetable público de cristianos enfundados en túnicas blancas.


“Claudia Hernández”, responde el líder de la comunidad cristiana y todo mundo comienza a bailar y a aplaudir.


Vaya, no es para menos.


Son 600 mil pesos del contrato para la instalación de este canal del Congreso del estado.


“¡Aleluya! ¡Aleluya!”, gritan en la congregación cristiana, mientras se ve cómo cae maná del cielo. Se hace el milagro de los peces y los panes.


Se ve a lo lejos cómo unos endemoniados se purifican y se les quitan los ojos rojos y encendidos de envidia e ira.


“600 mil pesos para el bolsillo de nuestra hermana”.


En pocas palabras, un negocio redondo que ya hizo esta diputada saliente.


Y lo peor, ¿dónde quedó el proceso de licitación?


¿Dónde quedó la bolita? ¿Quién se lo autorizó?


En términos reales, Claudia Hernández ya aseguró su futuro.


Son muchos quienes cuentan esta hazaña de la diputada, pues incluso sus más cercanos lo presumen. “Ya la hicimos en grande”.


Y lo peor es que la diputada electa Bárbara Ganime será quien proteja los intereses (600 mil pesos) de Claudia Hernández. Y más aún, quien se encargará de las transmisiones del Canal del Congreso será Azucena Hernández.


“¿Quién?”, preguntan en coro los cristianos.


“Azucena Hernández, hermana de Claudia Hernández”, responde el líder de la congregación.


“¿Y no acaso eso es nepotismo?”, otra vez los cristianos al unísono.


“No porque es una bendición de Dios. Es una empresa la contratada. No es un organismo público. Y ahí pueden cobrar hasta los abuelitos, si quieren”.


“Aleluya. Aleluya”.


El negocio ya está hecho. Sólo faltan algunos detalles.


De entrada está cocinado el pastel. Claudia Hernández logró lo que ningún diputado de esta Legislatura: “Chamba y bono de salida”.


Y todo con la bendición de El Señor.


“¿De El Señor?”


“Parece que sí, de El Señor”.


“¿Cuál Señor?”


“…”


“Aleluya. Aleluya que cada quien agarre la suya”.

 

Quién a Comunicación Social con Blanca Alcalá


No lo tomen en serio pero estos son los nombres que se manejan.


Hay quien dice que juntándolos a todos son como 250 años de prisión veamos:


-Felipe Flores Núñez
-Javier Luna López
-Javier Gutiérrez Téllez
-Rafael Quiroz Corona.


¿Quién llegará? Sólo El Señor y la nueva presidenta municipal lo saben.




 
 

 

 
Todos los Columnistas