Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


El escándalo y lo jurídico

Para un grupo de abogados poblanos, que desde el principio del problema del gobierno estatal con la señora Lydia Cacho, manifestaron la falta de elementos para acusar al jefe del ejecutivo, de estar implicado en el asunto, una cosa es el escándalo mediático y otra muy diferente, la situación jurídica.


Un escándalo en los medios de difusión, por muy fuerte que sea, no cambia en nada la realidad jurídica y eso ha quedado demostrado en la decisión que tomó la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Malo, muy malo hubiera sido que los magistrados hubieran cedido a la fuerte presión mediática y política que se ejerció en este asunto.


Carlos Meza Viveros, Melitón Morales Sánchez, César Musalem Jop, Rodolfo Pérez Ramón, todos ellos abogados y muchos otros, expresaron en diferentes ocasiones que no había ninguna razón para inculpar al gobernador Mario Marín, en un hecho que se quiso aprovechar politicamente en el contexto de una campaña electoral para beneficiar al candidato a la Presidencia de la República, del partido gobernante.


Un abogado de reconocido prestigio nacional, el maestro Bernardo Bátiz, que fue procurador de justicia del Distito Federal y que cuando militó en el PAN fue secretario general de ese partido, dijo que el caso de la señora Cacho era un arma electoral de Acción Nacional y que aun cuando las elecciones federales ya habían pasado, seguiría utilizando el asunto para beneficiarse en la elección local de este año.


El problema del PAN es que es un partido con débil e insuficiente estructura, con pobre organización. Tiene el gobierno federal en sus manos, pero es incapaz de lanzar candidatos propios para las presidencias municipales y las diputaciones locales. Ante eso, solo le queda recurrir a la guerra sucia, al escándalo. Es lo que ha venido haciendo.


¿REALMENTE PERDIO CHAVEZ?
Los medios de difusión pro yanquis, principalmente electrónicos, anuncian la derrota de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, como si una inmensa mayoría de venezolados hubiera votado por el “no” a su propuesta de cambios constitucionales.


No es así. Perdió por solo un punto y fracción, es decir, hubo lo que se denominaría un “empate técnico” y mucho abstencionismo.


El mismo Presidente Chávez fue el primero en reconocerlo y en felicitar a la oposición, recomendándole que celebrara su triunfo siempre teniendo en cuenta que fue por un poco más de un punto.


Chávez seguirá siendo presidente durante cinco años más y según dijo la noche del domingo, no abandonará su proyecto, aunque gobernará con la Constitución actual.


Realmente fue un triunfo de su gobierno el proceso democrático y altamente tecnificado con el que se llevó a cabo la consulta. Ni los Estados Unidos, ni la Unión Europea, ni ningún otro país, pudieron hacer la más mínima crítica al referendum.


Todo se realizó con absoluta tranquilidad, sin problemas, sin agresiones y los resultados pudieron darse en los tiempos previstos. Si hubo retraso, se debió a que la votación fue tan reñida, que cambiaba de un momento a otro y dar a conocer resultados en esas condiciones, hubiera propiciado sospechas y dudas.
El proceso fue ejemplar, sobre todo para países de América Latina, como el nuestro, donde todavía hay dudas respecto a los resultados de julio del 2006.


RECONOCIMIENTO PARA “TIEMPO UNIVERSITARIO”


Alfonso Yañez Delgado (el Güero Yañez) recibió ayer una llamada de Celeste Sáenz de Miera, directora del Club de Periodistas de la ciudad de México, para informarle que por acuerdo del Consejo, el periódico “Tiempo Universitario”, que se distribuye gratuitamente en las bibliotecas del Estado y de la Universidad y que se dedica a asuntos meramente culturales (el último número estuvo dedicado a la memoria del obispo de Cuernavaca Sergio Méndez Arceo, en el centenario de su natalicio) había sido distinguido con un premio por “trayectoria”.


Ese reconocimiento le será entregado a Alfonso Yañez, mañana en un desayuno que se efectuará en el propio Club de Periodistas, Filomeno Mata número 8, de la ciudad de México, al mismo tiempo en que se reconocerá la trayectoria de colegas de la capital del país y de provincia, por diferentes trabajos.


El Club de Periodistas se fundó en los tiempos del Presidente Adolfo López Mateos y fue un periodista poblano, don Antonio Sáenz de Miera, el que logró consolidar la idea.


Sáenz de Miera fue alumno de la Universidad de Puebla y presidió el Club hasta su fallecimiento hace algunos años.


Acompañarán al Güero Yañez, varios de quienes hacen posible la publicación quincenal del Archivo Universitario de la UAP.

 




 
 

 

 
Todos los Columnistas