Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


En el siglo XIX, lucha ideológica; hoy, lucha de intereses


El riesgo de sepultar al laicismo del Estado mexicano con este gobierno, es real, opina el profesor Rubén Terán, alto dignatario de una logia masónica. «Les interesa hacerlo y van a estar insistiendo a través del Yunque. Si las fuerzas liberales, los maestros, los grupos y los partidos progresistas no nos unimos para impedirlo, pronto empezarán a tomar medidas para hacernos retroceder a los tiempos de La Colonia: van a comenzar por desaparecer los libros de texto gratuito y aumentará el impulso a las escuelas privadas de tipo confesional. Lo que están haciendo es un simulacro para medir la reacción de la sociedad mexicana. Si esa sociedad no reacciona como debe hacerlo, impulsada por las agrupaciones liberales y progresistas, por los sindicatos, los maestros, los estudiantes normalistas y universitarios, ellos seguirán adelante.


-Pero maestro, ¿no cree que a estas alturas volver atrás es casi imposible?.


-No, nos responde, creer eso es un error. Pueden aliarse el PRI y el PAN y acabar con las conquistas logradas por el pueblo mexicano a través de su historia.


-¿El PRI y el PAN? preguntamos.


-Sí, claro, yo soy priísta, pero eso no me impide reconocer que hay un maridaje entre mí partido y Acción Nacional para hacer retroceder a este país, a fin de que se beneficie solo a pequeños grupos de interés. ¿No acaban de aprobar ambos partidos el incremento a la gasolina?. Hay valores entendidos entre las dirigencias de ambos partidos. Desde que los tecnócratas priístas llegaron al poder, se han venido traicionando los postulados y el programa de la Revolución Mexicana, eso es real, por eso debemos luchar, desde dentro y fuera del partido, para regresar a los postulados originales del priísmo, que tienen como prioritaria la política social para que los mexicanos tengamos igualdad de oportunidades para desarrollarnos como seres humanos y no continuar haciendo más ricos a los ricos y aumentando el número de pobres.


INTERVIENEN FUERZAS ECONOMICAS


- Maestro Terán, ¿pero usted cree que eso puede ser posible, que se termine el laicismo del Estado mexicano en pleno siglo XXI, cuando hasta la catoliquísima España, ya anda queriendo separarse de la iglesia que tanta influencia tuvo durante la sanguinaria dictadura franquista?. En México el laicismo tiene ya más de siglo y medio...


- Si, pero no te das cuenta que con los gobiernos neoliberales intervienen en la toma de decisiones los grandes intereses económicos, los que llaman poderes fácticos y que esos generalmente imponen su voluntad. En el siglo XIX la lucha fue ideológica, ahora es una lucha de intereses y los intereses que están en juego son muy poderosos. A los dueños del capital les interesa tener de aliada a la religión, como la tuvieron los conquistadores españoles para someter a los pueblos aborígenes. En la misma España de Francisco Franco; en el Chile de Pinochet, ¿la Iglesia Católica no fue aliada y cómplice de esas sanguinarias dictaduras para dominar mejor a sus pueblos?. Ahora resulta que la Iglesia le pide perdón a los españoles por haber apoyado a Franco, después de que durante cuarenta años éste abusó del poder a su antojo, encarceló y mató con la bendición de obispos y cardenales que hasta lo recibían con honores en las ceremonias religiosas.


-¿Entonces etamos fritos?.


-No, por eso digo que debemos unirnos los liberales, que somos mayoría, los progresistas, para impedir que un grupo minoritario pero poderoso economicamente, nos regrese a épocas que ya deberían estar sepultadas por la historia, sin ninguna posibilidad de retorno.


DESAIRE DEL SECRETARIO DE CULTURA


Un buen acto fue el de la premiación de los ganadores del Concurso del Cuento Latinoamericano «Edmundo Valadés», Fernando Vizcarra; del Concurso Nacional de Cuento Fantástico y Ciencia Ficción, Ricardo Chávez Castañeda; del Certamen Histórico-Biográfico, Alfonso Yañez Delgado, con un magnífico trabajo sobre la obra de Adalberto Luyando Lares, un fotógrafo profesional poblano, que fue un luchador social en tiempos dificiles y los escritores indígenas: Juan Hernández Ramírez, Dolores Francisco Dorantes, Gloria Martínez Cabrera, Miriam Graciela Contreras Muñoz, Martín Morales González, Genaro Fuentes Luna y Arturo Allende Téllez, triunfadores en los concursos de cuento Nahuatl, Totonaco, Mazateco, Mixteco, Popoloca, Otomí y Tepehua.


Estuvieron en el acto, bastante concurrido por cierto, niños que participaron en un concurso sobre la biblioteca Palafoxiana, pero pese a la importancia de la ceremonia de premiación, no estuvo presente ni el secretario de Cultura que por cierto mandó a un subalterno en su representación.


¿Qué no son estos concursos, unos de los más importantes del país? ¿No ameritan la presencia del señor secretario de Cultura, dependencia que es la encargada de organizarlos?. Parece que tuvo asuntos más importantes que atender y ni modo.




 
 

 

 
Todos los Columnistas