Thursday, 23 de March de 2017

Martes, 10 Enero 2017 13:17

Trabajadores VW en histeria por el #efectoTrump

Aunque directivos de la automotriz alemana no contemplan cambiar sus planes en el país, los empleados de la planta de Puebla temen por la llegada de Trump a la presidencia de EU.

  • Staff


Las amenazas del presidente electo Donald Trump contra las empresas automotrices en México no asustan a Volkswagen, aún.


La empresa automotriz está aumentando la producción de su SUV Tiguan en México, una decisión que tomó hace dos años. Este año, planea fabricar 130,000 nuevas SUVs en su fábrica de Puebla, México.


La semana pasada, Trump amenazó con imponer un “gran impuesto aduanal” a Toyota y GM por producir automóviles en México y venderlos en Estados Unidos. También aplaudió la decisión de Ford de cancelar sus planes para una nueva planta en México y en cambio invertir y contratar después de que Trump arremetiera contra Ford durante su campaña.


"Tenemos que esperar a ver”, dijo Thomas Karig, director de relaciones corporativas de VW. “Cuando tengamos propuestas más precisas (de Trump) en la mesa, entonces podemos hablar sobre el impacto”.


Thomas Karig, el director de relaciones corporatvivas de VW, dijo que la empresa necesita esperar las políticas de Donald Trump para tomar cualquier decisión al respecto al futuro de la planta en Puebla.


En espera de resoluciones  Thomas Karig, el director de relaciones corporatvivas de VW, dijo que la empresa necesita esperar las políticas de Donald Trump para tomar cualquier decisión al respecto al futuro de la planta en Puebla.  (Foto: Nick Parker)


Es una gran apuesta: este movimiento pretende disminuir el precio del Tiguan en Estados Unidos, donde el mercado de las SUV está en aumento.


La fábrica de Volkswagen produce autos para otras partes del mundo, pero exporta casi la mitad a los Estados Unidos. Inaugurada en 1967, la planta de 299 hectáreas en el estado de Puebla se ha convertido en la más amplia de VW fuera de Alemania. La fábrica también produce otros modelos como el Golf, Beetle (que ahora se fabrican exclusivamente en México) y el Jetta.


Karig habla con orgullo sobre el alto nivel de automatización en la planta donde la tecnología de punta une el cuerpo y chasis del automóvil. Esta fábrica emplea a 14,000 trabajadores, o la gran mayoría de los 14,600 empleados de la compañía en México. En comparación, Volkswagen emplea a 7,000 en los Estados Unidos.


Un estimado de 40,000 personas más trabajan para proveedores de VW, convirtiendo a la planta en un centro importante para la economía local. En la cercana localidad de Cuautlancingo, las amenazas de Trump resuenan. Además de las tarifas, el presidente electo ha amenazado con hacer que México pague por un muro en la frontera a salirse del TLCAN, el acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá. Los residentes no tienen miedo de hablar sobre su opinión de Trump.


Los trabajadores de la planta de VW en Puebla temen que la llegada de Donald Trump los pueda afectar.


"Es un hombre arrogante y racista”, dijo Francisco Sanchez, quien trabajó 28 años en la fábrica antes de su reciente retiro.


Los trabajadores de la planta también están preocupados. Daniel, quien pidió que no se publicara su apellido, ha trabajado para VW por 18 años. "Hay miedo e incertidumbre”, dice, mientras sale de la fábrica al final de su turno. “Pero tendremos que esperar a ver qué hace”.


Cualquiera que siga el negocio automotriz mexicano sabe que hay mucho que temer por las amenazas de Trump. Bill Rinna, alto directivo en la investigadora LMC Automotive, teme por la amenaza de las tarifas del 35%.


"Es bastante claro ahora que todos los fabricantes automotrices con inversions planeadas en México se encuentran en la mira”, dijo Rinna, gerente general de North American Forecasts en LMC Automotive.


Entre toda la incertidumbre, Volkswagen sigue sin planes de mover empleos o producción a Estados Unidos.


Karig enfatizó que son negocios como siempre y que Trump no ha desencadenado ningún cambio en Volkswagen.


"No." dice con firmeza. "Nada."


Fuente: CNN