Saturday, 19 de September de 2020

Jueves, 31 Marzo 2016 02:33

Sus enemigos son los que antes eran sus aliados




Written by  Arturo Rueda

La denuncia de Mazatle, así como el apoyo a la investigación del escándalo, no tendría nada de raro excepto porque, hasta principios de año, el MAS y Ana Teresa habían sido uno mismo. Sus destinos se juntaron en Chalchihuapan, pues en #PueblaDeLuto marcharon codo a codo hasta que ambos fueron alejados del movimiento por Araceli Bautista, quien se quedó con el monopolio del reclamo social por la muerte de José Luis Tehuatle.


Si Ana Teresa Aranda quiere más pistas de dónde viene la guerra para sacarla de la contienda por Casa Puebla, debería preguntarle a su antiguo compañero de ruta, Marco Mazatle, personaje de la subclase política que enderezó críticas insistentes a Moreno Valle por todos las causas posibles. Que si Chalchihuapan, que si RUTA, que si el agua, que si los presos políticos. Mazatle se ha metido a todo y a todos los temas para golpetear al régimen. Incluso presentó su postulación a la candidatura independiente, aunque luego la abandonó porque no pudo reunir las 127 mil firmas necesarias.

 

Bueno, el vocero del Movimiento Alternativa Social (MAS) arremetió en contra de “La Doña” con motivo del escándalo de firmas falsas. Según Mazatle, Ana Tere compró paquetes enteros de apoyo a 18 pesos la credencial, por lo que si en verdad reunió más de 200 mil firmas, se gastó una cifra cercana a los 4 millones de pesos. Ya no es tan importante el dinero, sino a quién le compró las firmas suficientes para superar el umbral legal, y entre las que iba incluido el apoyo apócrifo de Karina Alcalá Romero.

 

La denuncia de Mazatle, así como el apoyo a la investigación del escándalo, no tendría nada de raro excepto porque, hasta principios de año, el MAS y Ana Teresa habían sido uno mismo. Sus destinos se juntaron en Chalchihuapan, pues en #PueblaDeLuto marcharon codo a codo hasta que ambos fueron alejados del movimiento por Araceli Bautista, quien se quedó con el monopolio del reclamo social por la muerte de José Luis Tehuatle. También compartieron indignación por los presos políticos, los mototaxis, la privatización del agua, la deuda, los PPS, el autoritarismo y tantos excesos más que puntualmente reclamaron.

 

Pero esa sociedad exitosa, Aranda-Mazatle, se ha roto por vaya a usted saber qué. Para nadie es un secreto que los patrocinadores del MAS se ubican en el PRI, concretamente en una subsecretaría del gobierno federal. Y que su conciencia crítica tiene amo. ¿Ese amo les ordenó romper con Ana Tere y criticar sus firmas falsas para sacarla de la carrera, ahora que han llegado a la conclusión que no le conviene a Blanca esa competencia?

 

Otro indicio más es el ataque a la ex panistas de otro compañero de indignación, el portal digital Los Fuertes, que hizo de Ana Teresa Aranda una de sus causas en la vocación protopriista o antimorenovallista —ambas son indistinguibles— con la que nació hace unos meses. En un giro inesperado, el medio que también tiene la bendición de una subsecretaría del gobierno federal recriminó a “La Doña” su actitud miserable hacia el ex chofer y propietario del vehículo en el que se accidentó en la Sierra Norte. “Reclaman a La Doña lucrar con accidente”, cabeceó en su dummy digital.

 

¿Por qué los aliados del poderoso subsecretario Lastiri se le voltean a Ana Teresa Aranda? ¿Por qué ordenó a su activista a modo criticarla, así como al medio que goza de su bendición?

 

La hipótesis de que una parte del PRI desea verla fuera de la contienda se fortalece. Puede ser la facción que le consiguió las firmas, el propio war room blanquista que ve el riesgo potencial de dividir al electorado antimorenovallista o, simplemente, los acuerdos de Bucareli para entregar Puebla.

 

La candidatura de Aranda ya ha sido deslegitimada, aunque todavía puede ser sostenida por el Pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el cual ha vestido de tricolor sus fallos gracias al poder de la última instancia en el sistema electoral mexicano. Tantas correcciones a los fallos del IEE y TEEP demuestran algo: o que los consejeros y magistrados locales son muy incompetentes, o que el TEPJF ya se puso la camiseta del PRI, y gracias a que sus fallos son definitivos, se convirtieron en la instancia para emparejar el marcador.

 

Por supuesto, el morenovallismo no se puede poner a llorar. Juegan con la ventaja de locales —en el IEE y el TEEP—, así que no pueden quejarse de perder de visitantes. En cualquier caso, la ventaja que consigan en jugar en casa debe ser tan grande como para que, en sus fallos definitivos, el TEPJF piense dos veces antes de enfundarse la camiseta tricolor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus