Friday, 30 de October de 2020

Lunes, 25 Julio 2016 04:03

Coronango: exigen a Pemex garantizar seguridad tras fuga

A ocho días del incidente, en la zona aún persisten el intenso olor a crudo y personas intoxicadas. Hasta el momento, de 150 familias que habitan el lugar, 50 se han negado a regresar a sus viviendas en los fraccionamientos cercanos ante el temor de otro incidente.

  • Luisa Tirzo / Coronango


A ocho días de la mega fuga de petróleo que se registró en la junta auxiliar San Francisco Ocotlán en Coronango, a consecuencia de una toma clandestina, los predios afectados no han sido limpiados en su totalidad e incluso algunos residentes de los  fraccionamientos aledaños continúan quejándose del olor que persiste en la zona. 


Hasta el momento, los vecinos aseguran que hay casos de intoxicación y ante el temor de que se registre un evento similar, cerca de 50 familiares no han regresado a sus viviendas en los fraccionamientos de Paseos del Roble, Quinta Moraleda y San Francisco, por lo que este lunes se reunirán con personal de Pemex. 


Hasta el pasado sábado se vio a personal de la paraestatal realizando labores de limpieza en los predios aledaños a la Autopista Puebla-Tlaxcala y la Avenida Emiliano Zapata en San Francisco Ocotlán. 


Residentes de Paseos del Roble y Misiones de San Francisco dieron a conocer que durante toda la semana han realizado un sin número de llamadas para presionar a la paraestatal, para que dé una explicación a los habitantes sobre lo sucedido y cómo pretende limpiar los predios, ya que acusan que toda la semana el olor se mantuvo.


“Hay mucho temor, no somos especialistas ni trabajamos en Pemex, pero creemos que el crudo fue absorbido por la tierra y por eso el olor tan persistente. Algunos dicen que jamás se sanearán esas tierras contaminadas, lo que queremos es que saquen la tierra que está contaminada y que se nos garantice que no hay más tomas y que se selló la que encontraron hace ocho días”, expuso Gabriela Nava, una de las afectadas. 


En Paseos del Roble, la administradora, María del Carmen Tapia mencionó que son al menos 50 familias de un total de 150 las que no han querido regresar a sus hogares, por el olor y porque continúan las molestias de vómitos, dolor de cabeza y ardor de garganta. 


La madrugada del pasado lunes, habitantes de Coronango, Cuautlancingo, de la capital e incluso de Panzacola perteneciente a Tlaxcala, reportaron un intenso olor a combustible, lo cual provocó el desalojo de miles de familias en los fraccionamientos ubicados en la junta auxiliar San Francisco Ocotlán en Coronango.