Wednesday, 28 de October de 2020

Martes, 23 Febrero 2016 02:47

Vecinos de San Martinito piden clausura de rancho ganadero por olores fétidos

Exigen la intervención de la Secretaría de Salud, Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial, y Profepa. Acusan de solapamiento al Ayuntamiento de San Andrés Cholula, presidido por Leonardo Paisano Arias

  • Carlos Rodríguez


Vecinos de distintos fraccionamientos de la zona residencial denominada Ex Hacienda de San Martinito manifestaron su inconformidad por el malestar que les provoca el funcionamiento de un rancho ganadero domiciliado en la calle Privada del Nono sin número, presuntamente propiedad del secretario de la Unión Ganadera Regional Puebla, Ángel Minutti Lavazzi.


La molestia principal de los residentes se debe a los olores desagradables que naturalmente produce la exposición masiva al aire libre de excrementos bovinos, ya que el rancho no cuenta con el sistema de biodigestores que habitualmente se utilizan en los centros de producción lechera y cárnica.


Los residentes reprobaron la pasividad de la autoridad municipal de San Andrés Cholula, representada por Leonardo Paisano Arias, quien por su omisión presume un solapamiento de la evidente y flagrante actividad ganadera realizada en una zona absolutamente residencial, cuyos costos por metro cuadrado se oferta a altos costos presumiendo tranquilidad.


Agregaron que el riesgo de contraer enfermedades respiratorias podría incrementarse en esta temporada de sequía y si a ello se suma la ola de influenza que se ha propagado en Puebla entonces el problema sería más grave de lo que de por sí ya es, por esta razón urgieron a la Secretaría de Salud atender esta situación que calificaron como foco de infección.


También instaron al secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial del Estado de Puebla, Rodrigo Riestra Piña y a la Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en Puebla, Laura Zapata Martínez realizar una supervisión inmediata, a fin de constatar que su molestia está plenamente sustentada, concluyendo que dicho rancho debe ser clausurado.