Thursday, 20 de September de 2018

Viernes, 13 Enero 2017 03:13

Detienen por homicidio al primo de alcalde de Chignautla

Después de dos años de andar a salto de mata. La familia de la víctima exige justicia, ya que durante los dos años tres meses que han estado prófugos, han presumido de influencias por lo que nunca fueron detenidos a pesar que se paseaban por varios municipios de la región.

  • Alberto Rojas / Teziutlán


Tras estar prófugo de la justicia durante más de dos años por el delito de homicidio calificado, Héctor Márquez Martínez, identificado como primo del alcalde de Chignautla fue detenido como autor intelectual del asesinato de Eddie García González, quien le ordenó a su hijo Héctor Miguel Márquez que lo matara el 22 de septiembre del 2014.


Héctor Márquez fue reconocido por un policía municipal de Teziutlán cuando compraba en una tienda de conveniencia sobre la calle prolongación Mina, por lo que dio aviso a la policía ministerial para detenerlo.


La familia de la víctima exige justicia, ya que durante los dos años tres meses que han estado prófugos han presumido de influencias por lo que nunca fueron detenidos a pesar que se paseaban por varios municipios de la región y exigen que el hoy detenido confiese donde se encuentra su hijo para que pague por el asesinato que ambos cometieron.


Los hechos se registraron en Chignautla durante la fiesta patronal de este lugar, donde Héctor Márquez Martínez y su hijo Héctor Miguel Márquez ambos conocidos con el alias de los ‘Toy’, agredieron física y verbalmente a Eddie García González, en ese momento Héctor Márquez sacó de entre sus ropas un arma de fuego que le dio a su hijo y le ordenó disparar para posteriormente salir huyendo del lugar.


El homicidio ocurrió a menos de 200 metros de la comandancia, donde en ese momento había policías municipales que vigilaban la fiesta patronal, pero no hicieron nada por detener a los responsables.


El detenido es primo del presidente municipal de Chignautla el priista Arturo Córdova Ruiz, por lo que los familiares de la víctima temen que salga libre, ya que siempre ha presumido tener muchas influencias.