Saturday, 24 de October de 2020

Lunes, 08 Agosto 2016 02:46

Aludes, inundaciones, hundimientos, caminos colapsados, familias incomunicadas: así fue Earl

El camión en el que viajaba se fue al barranco, debido a la intensa lluvia que cayó en Huauchinango. El hombre de 73 años de edad había salido de su domicilio alrededor de las 16:00 horas en Xicotepec.

  • Carlos Rodríguez


Fidel Manuel Alvarado había decidido visitar a sus familiares a Huauchinango la tarde del sábado, pero un deslave sobre la Carretera federal México-Tuxpan desplazó el autobús a un barranco, a la altura de San Miguel Acuautla. Él fue el único que perdió la vida en forma instantánea.


El hombre de 73 años de edad había salido de su domicilio alrededor de las 16:00 horas en Xicotepec. Debido a que había pasado más de media hora y no llegó a su destino, sus familiares empezaron a buscarlo.


Las fuertes lluvias que trajo la tormenta tropical Earl en la región, aceleró la búsqueda. Los deudos primero pensaron que habría sufrido algún asalto en la carretera como tantos que ocurren en esta región.


Fue hasta la mañana del domingo cuando identificaron a la víctima. El resto de los pasajeros fueron llevados al auditorio municipal en donde recibieron atención médica.


Fidel Manuel Alvarado forma parte de una treintena de muertos que dejó la tormenta tropical en la zona, aunque el Gobierno del Estado ha reconocido únicamente 29 decesos. 


Xaltepec, la junta auxiliar más golpeada


Habitantes de Xaltepec, poblado perteneciente a Huauchinango, alertaron hace un año a las autoridades municipales sobre el riesgo que corrían por ubicarse sobre cerros, en inmediaciones de ríos y barrancos pero nadie les hizo caso.


Los cerros empezaron a crujir la noche del sábado. Acostumbrados a que en la mayor parte del año llueve, los campesinos no dieron importancia a los tronidos y se fueron a dormir.


Al día siguiente, ya no amanecieron todos con vida. Autos y casas completas fueron arrastradas por un alud de lodo.


En esta junta auxiliar fallecieron al menos 11 personas, ocho menores de edad y tres adultos.   


“No había para dónde correr. No quedaba de otra que esperar la muerte”, dijo una de las sobrevivientes a CAMBIO.


Vecinos de esta comunidad cuentan que no habían visto una tragedia de tal magnitud en su localidad. Temen que las autoridades no les ofrezcan una reubicación, debido a que quienes salvaron la vida, lo perdieron todo.


Entre los escombros fue rescatada ilesa una menor de edad, quien fue llevada a uno de los ocho albergues habilitados para apoyar a los más de 500 damnificados.


Al cierre de esta edición, militares aún realizaban labores de rescate, dentro del Plan DNIII. Los serranos temen que sea un número mayor los muertos, toda vez que en la noche del domingo, nuevamente se registraron deslaves. 


Familias desaparecidas


Desde las redes sociales, habitantes de poblaciones de Huauchinango y Tlaola claman ayuda. Los municipios permanecen sin luz.


Una usuaria en Facebook exigió el apoyo del alcalde de Huauchinango, Gabriel Alvarado Lorenzo para ubicar los integrantes de su familia. Están en calidad de desaparecidos en Xaltepec.


Se trata de Emilia Ramírez Ocampo, además de los hermanos Martha Cruz Ramírez, Perfecta Cruz Ramírez, Petra Cruz Ramírez, Maura Cruz Ramírez,  Eusebio Cruz Ramírez y Adán Cruz Ramírez.  (Con información de Salomón García).