Friday, 04 de December de 2020

Martes, 15 Noviembre 2016 02:17

Balacera en Zacatelco: PGJ confunde a ministeriales de Puebla con secuestradores

La falta de coordinación entre las corporaciones de ambos estados al ejecutar una orden de aprehensión provocó la persecución. Cuando los elementos poblanos detuvieron a los inculpados mientras trataban de escapar, los vecinos reportaron el zafarrancho por lo que avisaron a las autoridades de la entidad contigua.

  • Alberto Melchor / @AlbertoMelchorM


Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) de Puebla y de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Tlaxcala protagonizaron una persecución con balacera incluida en Zacatelco y Santo Toribio en la vecina entidad, esto debido a la falta de coordinación para ejecutar una orden de aprehensión por fraude que provocó que los elementos poblanos fueran confundidos con secuestradores.


Según confirmaron fuentes oficiales y testigos de los hechos, la mañana de este lunes un grupo de elementos ministeriales de Puebla partió sin una solicitud de colaboración con rumbo a Zacatelco, Tlaxcala, a fin de ejecutar la detención de Rosalba Trejo y Gaudencio Morales por el delito de fraude según la averiguación previa 45/2014.


Dicho matrimonio al verse vigilado por los ministeriales poblanos, intentaron darse a la fuga a bordo de un vehículo marca Honda con placas de circulación XWV-94-01 de Tlaxcala, por lo que los oficiales abrieron fuego en por lo menos tres ocasiones contra los neumáticos, logrando parar el intento de evasión.


Los vecinos de la Avenida Niños Héroes y Calle Allende en la Primera Sección de Zacatelco, de inmediato se alarmaron y reportaron lo ocurrido a los números de emergencia como un presunto secuestro, por lo que las autoridades de Tlaxcala desplegaron un operativo ya que no tenían conocimiento de la actividad de los ministeriales en su territorio.


Los elementos de la PGJ Tlaxcala comenzaron a perseguir a los oficiales de Puebla sobre la carretera federal donde nuevamente se reportó el accionar de armas de fuego, sin embargo, fue hasta la altura de Santo Toribio cuando concluyó la persecución y los miembros de la AEI se identificaron y mostraron a sus homólogos la orden de aprehensión ejecutada.


Hasta el cierre de esta edición ninguna de las dos dependencias ofreció una versión oficial sobre el malogrado operativo.