Monday, 26 de October de 2020

Martes, 22 Noviembre 2016 01:49

#LordKarateca se lleva a su hija y la FGE desecha Alerta Amber

Pese al historial de violencia familiar de Raúl Iñiguez, quien fue evidenciado en junio pasado golpeando a su ex pareja. Hasta el cierre de esta edición, la menor no había sido ubicada tras 72 horas de haber sido sustríada del Instituto D’Amicis por su padre, quien se valió de un oficio exprés del juez Julio Vargas Domínguez sin notificárselo a la madre.

  • Alberto Melchor / @AlbertoMelchorM


La Fiscalía General del Estado (FGE) desechó la solicitud para emitir la Alerta Amber por la menor Isabella Iñiguez Bello, de tres años de edad, quien fue sustraída por su padre Luis Raúl Iñiguez Tapia, a pesar del historial de violencia familiar que rodea al ex coordinador de posgrados de la Escuela Libre de Derecho de Puebla y que lo llevó en junio pasado a ostentar el mote de #LordKarateca.


Hasta el cierre de esta edición, la menor no había sido ubicada tras 72 horas de su sustracción del preescolar del Instituto D’Amicis por Iñiguez Tapia, quien se valió de un oficio otorgado por el juez sexto de lo familiar, Julio Vargas Domínguez, otorgado de forma exprés y sin notificárselo a la madre.


Con oficio exprés se lleva a su hija en horario de clases


Personas allegadas a la familia detallaron a CAMBIO que el pasado viernes faltando 15 minutos para el mediodía, Iñiguez Tapia llegó al citado colegio en la colonia Bello Horizonte para hablar con las autoridades escolares y mostrarles un oficio con fecha del 17 de noviembre en el que se le autorizaba el resguardo y convivencia de Isabella los días martes, jueves y viernes.


Si bien el oficio que apenas había sido girado un día antes no detalla una hora precisa en la que la menor deba ser devuelta con la titular de su custodia, su madre Adriana Belle Zeheny, se puede leer en el texto que el permiso es restrictivo a los días citados, incluso se limita a los periodos de clases oficiales en el Calendario Escolar, así como al horario de salida.


“Los días martes, jueves y viernes de cada semana, dentro del calendario escolar, permita que la menor Isabel Iñiguez Bello sea recogida por su padre Luis Raúl Iñiguez Tapia, únicamente, o familiar autorizado por este, a la hora de salida oficial o extraordinaria”, se lee en dicho documento en poder de este rotativo y que está firmado por el juez Julio Vargas Domínguez.


Violando dicho permiso, obtenido mediante un juicio de amparo, desde el primer minuto del sábado 19 de noviembre la menor Isabella fue declarada oficialmente víctima de sustracción en la carpeta de investigación 5956/2016/ZC en contra de su padre, solicitando además que se emitiera la correspondiente Alerta Amber a fin de ubicarla con celeridad.


FGE no activa Alerta Amber y avala la sustracción


A pesar que la agente del Ministerio Público, Yolanda Torres Rodríguez accedió a recibir la denuncia, posteriormente la FGE determinó no aplicar el protocolo solicitado para la búsqueda y salvaguarda de la menor: “debido a los antecedentes legales de sus padres”, no obstante, giró instrucciones para ubicar a Isabella con la aplicación de otros mecanismos.


Aun siendo responsable de la sustracción, la FGE ordenó a los agentes ministeriales mantener la búsqueda tanto de la niña como de su padre, esto debido a que la violación al permiso girado por el juez sexto de lo familiar era evidente, así como por el historial de violencia familiar que pesa en su contra.


Aunque CAMBIO ha intentado obtener la postura de la madre, ésta se ha negado pues acusa temer a Luis Raúl quien presume ser una persona “influyente”; su principal exigencia es que se le devuelva a su hija.


Recordemos que en junio pasado Iñiguez Tapia y su hermano, fueron evidenciados con videos y fotografías donde se les aprecia golpeando a Adriana Bello y al padre de ésta en una intentona de llevarse por la fuerza a Isabella en junio pasado, recibiendo en redes sociales el mote de #LordKarateca por sus conocimientos en artes marciales que lo vuelven más peligroso.


Este incidente propició que la Escuela Libre de Derecho lo suspendiera mientras se resolvía su situación legal, aunque semanas más tarde él presentó su renuncia como coordinador de posgrados.