Tuesday, 24 de November de 2020

Miércoles, 14 Diciembre 2016 03:16

Fue borrachazo y no feminicidio, muerte en colonia Miguel Hidalgo

La necropsia arrojó que la causa del deceso fue asfixia al ahogarse con su propio vómito durante la borrachera. El esposo de Cristina García Quiroga, sólo enfrentará cargos por violencia familiar en prisión domiciliaria, cuyas penas máximas oscilan entre los 8 años

  • Alberto Melchor / @AlbertoMelchorM


El presunto feminicidio de Cristina García Quiroga a manos de su esposo terminó en una investigación por violencia familiar, luego que la necropsia practicada a la víctima arrojó que su muerte se debió a una asfixia por broncoaspiración, la cual presuntamente sufrió al ahogarse con su vómito mientras ingería bebidas embriagantes en el bautizo de sus sobrinos.


De este modo, su esposo Modesto sólo enfrentará cargos por violencia familiar desde prisión domiciliaria, cuyas penas máximas oscilan entre los ocho años, pues si bien él no mató a Cristina, la agredió con un puñetazo en un arranque de celos, dado que ella gustaba de bailar con los invitados.


Según la reconstrucción del caso por parte de la FGE, desde el pasado 10 de diciembre la víctima y su esposo acudieron junto con su hijo Miguel Ángel a un bautizo en la casa ubicada en el lote número siete en la calle Aquiles Serdán, colonia Miguel Hidalgo.


En la madrugada del domingo y al calor de las copas, uno de los asistentes le calentó la cabeza a Modesto diciéndole que “le estaban viendo la cara” pues Cristina estaba bailando con su cuñado y otros asistentes de la fiesta, acto seguido la golpeó.


Debido a la fuerza del puñetazo, Cristina cayó y se golpeó la cabeza contra el piso, sin embargo nunca estuvo inconsciente, dado que minutos más tarde pudo entrevistarse con policías municipales a quienes narró lo sucedido.


Familia detecta irregularidades en la investigación


Algunos hechos expuestos por el Ministerio Público presentaban diferencias con la mecánica real de los hechos. Mientras las autoridades decían que Modesto había huido y su cuñado Abacú lo perseguía, los familiares señalaban que no fue así, sino que el agresor salió por su propia voluntad y regresó a la escena del crimen de la misma forma.


Asimismo, negaron que Cristina haya tenido intenciones de denunciar lo ocurrido ya que ella lo consideró como “un accidente”, por lo que nunca se dijo que el golpe que Modesto le propinó habría acabado con su vida.


Se ahogó con su vómito


Julia, cuñada de la víctima, dijo a CAMBIO que desde el principio supieron que se había ahogado pues tras el altercado con Modesto, ella siguió bebiendo en un cuarto de la casa y de un momento a otro comenzó a toser y previo a morir, vomitó.


 


La necropsia practicada al cadáver de Cristina confirmó que su muerte no fue violenta, sino producto de una asfixia por broncoaspiración, motivando a que el Ministerio Público sólo pudiera imputar cargos por violencia familiar.