Thursday, 12 de December de 2019

Viernes, 20 Mayo 2016 01:00

Revisión de contrato en VW, la más difícil de la historia

Huberto Juárez Núñez, economista de la BUAP consideró que la negociación salarial de este 2016 entre la empresa Volkswagen y su sindicato será la más complicada de la historia, por lo que recomendó que ante la crisis que atraviesa la ensambladora, como consecuencia del Dieselgate

  • Karina Fernández / @FdezKarina


Economistas de la BUAP y de la Upaep recomiendan que ante la crisis en la que atraviesa Volkswagen tras el Dieselgate, los obreros cedan al acuerdo que ha ofrecido la empresa como una forma de permitirles mejorar sus condiciones y a la vez, regresen los buenos tiempos.


Mientras Huberto Juárez Núñez de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla considera que la negociación salarial de este 2016 entre ambas partes será la más complicada de la historia, Marcos Gutiérrez Barrón de la Universidad Popular Autónoma indicó que no hay salida para los empleados que someterse a los esquemas de flexibilidad laboral o ajustes a su tabulador salarial.


“El trabajador tiene que poner en una balanza qué es más importante: dar un paso atrás para después dar dos pasos hacia adelante, o poner en riesgo la planta laboral y la economía local puesto que tanto la empresa como ésta industria es de las más importantes para el estado”, justificó el especialista de la Upaep en entrevista telefónica.


Dijo que era obvio el desplome en las ventas y producción tras el escándalo de truqueo de motores en Estados Unidos, pero que las medidas “dolorosas” son necesarias para llegar a una estabilización.


Inclusive, Juárez Núñez recordó que en septiembre pasado, cuando Matthias Müller asumió la presencia de Volkswagen, anticipó que para enfrentar el escándalo por la modificación de los motores, se harían “ajustes” en los años inmediatos.


En 2008, distintas empresas y sus empleados atravesaron por un escenario similar al que hoy enfrenta Volkswagen con la crisis económica mundial, pero para mantener todos los puestos de trabajo, los colaboradores asumieron un ajuste a sus salarios y a sus condiciones laborales bajo el compromiso de que una vez recuperada la estabilidad de las compañías, recuperarían sus ingresos e inclusive gozarían de incrementos salariales.


Finalmente, tras reconocer lo que representa el Grupo Volkswagen en el ramo automotriz, Marcos Gutiérrez pronosticó una recuperación del consorcio en el corto plazo, resultado de que los consumidores siguen confiando en los productos de la marca a pesar del escándalo en la que estuvo involucrada por modificar las emisiones de gases contaminantes de algunos de sus modelos de motor diésel.


Un sindicato a prueba


El especialista de la BUAP también consideró que las medidas son necesarias y que en esta negociación salarial, el sindicato está a prueba ya que dependerá de los negociadores si se cierran o no fuentes de trabajo.