Sábado, 18 de Mayo del 2024
Indicador Político

Si bien la estridencia le está abriendo expectativas al PAN, al PRD y a Morena en las elecciones de gobernador del Estado de México, al final de cuentas la victoria estará sustentada en tres variables: el saldo negativo del gobernador saliente, el aparato electoral articulado al sistema y la fragmentación del voto opositor.

La incorporación a Morena de políticos priistas y perredistas y de empresarios del viejo régimen está confirmando que Andrés Manuel López Obrador dejó atrás la figura del líder social radical que tomó pozos petroleros, realizó plantones en la ciudad de México y confrontó a la derecha y ahora ofrece una propuesta de gobierno neoliberal exactamente igual a la de Carlos Salinas de Gortari.

La verdadera batalla política en el 2018 no será por la presidencia de la república sino por la primera minoría en el Senado y en la Cámara de Diputados. En el 2000 Vicente Fox ganó la presidencia, pero no el Congreso y tuvo que pactar con el PRI; en el 2006 Felipe Calderón ganó primer sitio en bancadas pero no supo operarlas a su favor; y en el 2012 Enrique Peña Nieto regresó a primera minoría priista legislativa y pudo impulsar el Pacto por México con la oposición.

El PAN no ha explicado las razones para registrar a Josefina Vázquez Mota como candidata al gobierno del Estado de México porque las cifras pasadas no le alcanzaban: en las presidenciales del 2012, la aspirante panista se quedó en la plaza mexiquense solo con 18.2 % de los votos, contra 43.2 % de Enrique Peña Nieto y 34 % de López Obrador.

El año de 1981 fue clave para definir el rumbo del país: mientras el gobierno de López Portillo disfrutaba los últimos meses de precios altos de petróleo antes del colapso, al interior del sistema político priísta se libraba una batalla: definir la candidatura de 1982 entre el proyecto histórico del PRI enarbolado por la aun poderosa CTM y la burocracia neoliberal que quería imponer el modelo del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Como la política es el reino de las apariencias, entonces detrás de los reacomodos en el PRI y las pugnas para imponer cargos se localiza una fase de la lucha política por el poder en función del inicio formal del proceso de designación del candidato presidencial. Y ahí reapareció la figura del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Como los tiempos están adelantados, en el 2018 el PRI enfrentará un desafío similar al del 2000: competir contra una oposición que ha mutado al ADN priista: Morena y López Obrador y el PAN de Ricardo Anaya y Margarita Zavala-Felipe Calderón han consolidado una transformación genética al PRI populista de Cárdenas, Alemán y Echeverría.

En medio de la parafernalia nacional por Donald Trump y del interés de los medios por las anécdotas insulsas, la ceremonia del Día de la Bandera el pasado viernes 24 de febrero se desvió hacia el incidente superficial del lábaro rasgado. Sin embargo, en los discursos hubo mensajes de mayor calado que fueron ignorados por los medios.

Ante un Partido Demócrata lopezobradorizado por convertir la oposición es estridencia ineficaz, el presidente Trump simplemente ratificó el martes el camino de su proyecto nacional; y ante legisladores pasivos, el canciller Luis Videgaray Caso demostró que lo único que aprendió de la diplomacia es la facilidad para hablar mucho y decir nada.

Después de la revolución liberal 1960-2016, la contrarrevolución tradicionalista de Donald Trump y sus supremacistas se basa no sólo en el acto de deportación de hispanos por ilegales, sino que oculta una estrategia histórica de mucho más largo plazo: utilizar la limpieza étnica para evitar el regreso al mapa demográfico de 1776 en el que las trece colonias fundadoras del imperio representaban apenas una quinta parte del actual territorio estadunidense.

A pesar de una larga lista de expresiones de poder de Donald Trump que han constituido no sólo definiciones de proyecto sino caracterizaciones supremacistas, el canciller Luis Videgaray Caso mostrará hoy en el Senado que México carece de política y estrategia y que sigue esperanzado a que Dios ilumine a Trump para que cambie sus enfoques sobre México.

Mientras los secretarios de Estado y el de Seguridad Nacional de los EU estaban en México tratando de suavizar las políticas agresivas del presidente Trump, en Washington el propio mandatario y su bloque de poder de la Casa Blanca reconfirmaba que el objetivo final de la administración trumpista es el de la liquidación del Estado liberal construido en los sesenta.

Washington, DC. Como en política todo se mueve en el mundo de las distracciones, la amenaza del presidente Trump de enviar militares estadunidenses a confrontar a los cárteles del crimen organizados tuvo como escenario el repliegue de las fuerzas armadas mexicanas por la negativa institucional a aprobar una ley de seguridad interior.

WASHINGTON, DC. A partir del criterio de que el 90 por ciento de los estadunidenses tiene problemas de estabilidad mental, el presidente Donald Trump está desorientando a los adversarios con indicios de problemas psicológicos. Sin embargo, en el fondo Trump está usando los tuits como mensajes dirigidos intencionadamente a la psicología de sus seguidores.

Miércoles, 22 Febrero 2017 02:51

Tensión violenta en zona fronteriza México-EEUU

WASHINGTON, DC. La situación fronteriza EEUU-México se ha ido deteriorando no sólo por la violencia generada por los migrantes ilegales, sino por la decisión gubernamental estadunidense de calentar las plazas: aumento de 10 mil oficiales de inmigración, contratación de periodistas ciudadanos para reportar violencia criminal en la línea y protestas de migrantes encaradas por grupos supremacistas armados.

WASHINGTON, DC. Si la política no se distingue por sus lealtades, en la Casa Blanca se juega en las grandes ligas del poder. El canciller mexicano Luis Videgaray Caso se quedó sin aliado porque el yerno Jared Kushner decidió subordinarse al grupo político de Steve Bannon, el supremacista que opera como asesor principal del presidente Donald Trump.