javier arellano Javier Arellano
Posted inCúpula

Debate 2024: lo más rescatable en la historia local

Comparte:
Debate 2024: lo más rescatable en la historia local
Debate 2024: lo más rescatable en la historia local

El debate 2024 entre los candidatos a la gubernatura de Puebla es lo más rescatable que hayamos visto en la historia de la política local.

Sin duda fue mucho más profesional y mejor ejecutado que aquel encuentro de 2010 entre Rafael Moreno Valle y Javier López Zavala.

La actual confrontación tuvo momentos punzantes que rebasan por mucho lo que vimos en 2018 entre Martha Erika Alonso y Miguel Barbosa. O el round de sombra de 2019 con Enrique Cárdenas.

Es evidente una evolución en el pensamiento y la praxis política. La actual clase está más preparada; sostiene argumentos más elaborados y esgrime mejores defensas.

El debate fue muy equilibrado entre propuestas y los embates que son característicos de estos encuentros. No todo es abundar sobre iniciativas propias. También es contrastar y refutar la trayectoria y las tesis del adversario.

Y en la puja del 12 de mayo fue evidente un equilibrio entre proyectos y denuestos.

Armenta se mostró muy sereno sabedor del posicionamiento que le brinda la alfombra de Morena. La hegemonía y preminencia del partido guinda en todo el país garantiza una amplia ventaja en las encuestas y estudios demoscópicos.

Rivera Pérez al saberse en desventaja lanzó el mayor embate de toda la campaña. Disparó los mejores misiles de su arsenal. Eduardo insistió una y otra vez en temas incómodos para el abanderado de Morena y se mostró como un contendiente fuerte.

Por su parte Fernando Morales también lanzó acertadas saetas y dejó en claro que busca un acercamiento con el puntero del proceso electoral.

Los tiempos del debate fueron precisos y sobrios. Los candidatos supieron aprovechar hasta el último segundo de sus intervenciones con argumentos ponderados.

PESE A QUE FUE UN BUEN INTERCAMBIO, NO VA A CAMBIAR LAS TENDENCIAS.

Pese a que vimos un magnífico intercambio de propuestas y garrotazos, lo cierto es que el debate no va a cambiar las tendencias. A estas alturas es muy poco lo que puede variar. 

En la historia contemporánea de México no hay referencias de algún debate que haya modificado los ánimos sociales y por ende las tendencias electorales.

En la incipiente democracia nacional estos encuentros están más cerca del espectáculo que de la política.

El único debate que merece especial mención fue aquel de 1994 entre Ernesto Zedillo, Cuauhtémoc Cárdenas y Diego Fernández de Cevallos.

Sin duda el polémico abogado les dio una severa tunda a sus adversarios; atropelló al priista Zedillo (que recién había tomado la candidatura luego del magnicidio de Lomas Taurinas), pero arrolló a Cárdenas de manera salvaje.

Esa noche en la residencia oficial de Los Pinos se prendieron las alarmas y llamaron al panista para invitarlo a bajar la intensidad de su campaña. Diego había recibido amplios favores del presidente Salinas y obedeció la indicación. Durante varios días desapareció de la escena pública.

Así aquel neófito e inexperto candidato priista llamado Ernesto Zedillo pudo dirigirse al triunfo sin la sombra de un adversario de peso.

Después de aquel debate de 1994 no hemos visto otro digno de mención.

La realidad es que estos intercambios son mitad espectáculo, semejante a la lucha libre y mitad propuestas políticas. Ninguna de las partes se puede omitir.

En los últimos dos debates presidenciales hemos visto que Xóchitl tiene especial habilidad para armar escenas propias de la Triple A, en tanto que Claudia Sheinbaum parece sinodal de una tesis universitaria.

A la candidata del PRIANRD le faltan propuestas, mientras la abanderada de Morena adolece de ferocidad.

A una le falta política y la otra no entiende que necesita un poco de espectáculo.

En el encuentro de los candidatos poblanos vimos un manejo equilibrado.

Si el debate se hubiera realizado hace un mes o si en la agenda se hubieran pactado dos o tres encuentros, sin duda que podrían influir en los ánimos electorales.

Pero a estas alturas solo queda como la demostración de una clase política que ha evolucionado.

Hay un claro avance, que esperemos se vea reflejado en mejores gobiernos.

Como siempre quedo a sus órdenes.

X @CupulaPuebla

cupula99@yahoo.com

Únete a nuestro canal de WhatsApp para mantenerte informado al estilo de CAMBIO

Imagen de síguenos en Google news
javier arellano

Javier Arellano

Experimentado periodista de Tehuacán con una trayectoria de 30 años en prensa y radio; su columna Cúpula se publica desde el año 1998.