javier arellano Javier Arellano
Posted inCúpula

El costoso exabrupto de Eduardo Rivera

Comparte:
El costoso exabrupto de Eduardo Rivera
El costoso exabrupto de Eduardo Rivera

La psicología define el término lapsus. Sigmund Freud lo señaló como “una manifestación del inconsciente en forma de un equívoco que aparece en la expresión consciente”.

Es decir, el candidato Eduardo Rivera Pérez tiene enraizado en el inconsciente un profundo desprecio y rechazo a los sectores sociales que le son adversos.

En un momento lo expresó de manera pública, pero es evidente que en su vida privada así señala a quienes no coinciden con su ideología política.

En el caso de Rivera aplican de manera impecable los calificativos del presidente López Obrador; se trata de un sujeto “clasista, racista, elitista”.

Esa es la forma de pensar y expresarse entre los miembros de la organización sinarquista “El Yunque”. Sus correligionarios se sienten “puros e inmaculados” frente a la raza, la broza de “morenacos” a los que ven como ignorante, corrientes y vulgares.

En un instante, en un segundo Eduardo soltó una expresión que lleva enquistada en el inconsciente y eso lo exhibió de cuerpo entero.

Por unos días parecía que la campaña de Rivera se estaba levantando. Sobre todo luego del manejo político y mediático que dio a la presencia de un grupo delictivo en su fraccionamiento.

También se debe reconocer que en el debate entre candidatos a la gubernatura Rivera Pérez realizó un papel sobresaliente; lanzó dardos precisos y se defendió con agudeza.

Sin embargo los bonos que pudo ganar en aquel episodio los perdió cuando utilizó una expresión peyorativa para referirse a amplios sectores sociales.

Hoy para miles de poblanos queda claro que Rivera representa una figura clasista y en una contienda electoral eso significa un desastre con secuelas que todavía no se pueden dimensionar.

El exabrupto de Eduardo se debe señalar como el error más costoso de toda la contienda electoral. Con efectos aún más grandes que las provocados por su operador Fernando Cortés.

No es exagerado, ni aventurado señalar que sus palabras calaron desde Xicotepec de Juárez hasta Chiautla de Tapia y en todos los municipios tendrá consecuencias.

Como en todos sus errores Eduardo no tiene método alguno para controlar los daños. Su pensamiento es muy primario y elemental. Él cree que con el tiempo sus palabras se van a diluir, a evaporar. Es evidente que no entiende la gravedad de sus expresiones.

Ahora se apoya sobre el efecto de la “marea rosa”, la megamarcha de la oposición convocada el domingo 19 de mayo. No obstante, debemos apuntar que no se trató de un efecto local, sino nacional.

En la entrega de Cúpula del martes abundaremos sobre las causas y los factores que provocaron una de las mayores movilizaciones sociales de los últimos años.

Pero de ninguna forma se trata de una convocatoria local. Repetimos, es un fenómeno nacional. La campaña de Rivera como todas las figuras que contienden por el albiazul son apéndices del fenómeno Xóchitl.

Estamos en una elección presidencial y las figuras de Claudia y Xóchitl tendrán efecto en las jornadas de todo el país. Puebla, por supuesto no es la excepción.

Como siempre quedo a sus órdenes.

X @CupulaPuebla

cupula99@yahoo.com

Únete a nuestro canal de WhatsApp para mantenerte informado al estilo de CAMBIO

Imagen de síguenos en Google news
javier arellano

Javier Arellano

Experimentado periodista de Tehuacán con una trayectoria de 30 años en prensa y radio; su columna Cúpula se publica desde el año 1998.