TEMAS CONSTITUCIONALES


Lic. Guillermo Pacheco Pulido


PARA CONOCER LA REFORMA PENAL (7)
ARTÍCULOS 18 Y 19


En el artículo 18 realmente se hacen algunos ajustes gramaticales y ampliaciones de conceptos ya conocidos, por ejemplo, en el primer párrafo de este artículo, se cambia la denominación de “pena corporal” por el de “privativa de libertad” dado que la pena corporal se entendía  como la pena que sufría una persona en su propio cuerpo y abarcaba tanto la pena privativa de libertad como la pena de muerte; habiendo sido suprimida esta última sanción en reforma constitucional reciente, resulta lógico el ajuste señalado.


El párrafo segundo del artículo 18 que se comenta, también suprime el término “readaptación” por el de “reinserción del sentenciado”, por considerar que el primer término es inadecuado, ya que realmente no existe en sí misma esa readaptación, porque el término es de exclusión y lo que se busca con el término reinserción, es el de buscar o procurar que los reclusos no vuelvan a delinquir.


Igual se modifica el término “reo” por “sentenciado” para estar de acuerdo con los tratados internacionales de los cuales México forma parte.


Estos son temas que pueden estar sujetos a discusión, pero debe partirse de que los propios tratados internacionales así lo requieren.


Se autoriza la celebración de convenios con la Federación, los Estados y el Distrito Federal para que los sentenciados por delitos, no de delincuencia organizada, puedan extinguir sus penas en establecimientos penitenciarios dependientes de una jurisdicción diversa.


En el artículo 19 constitucional, desaparece la figura de “formal prisión” o “auto de sujeción a proceso” por “auto de vinculación a proceso” dado que la idea de “sujeción” denota justamente una coacción que por lo general lleva aparejada alguna afectación a derechos; en cambio, vinculación, únicamente se refiere a la información formal que el Ministerio Público realiza al indiciado para los efectos de que conozca puntualmente los motivos por los que se sigue una investigación y para que el juez intervenga para controlar las actuaciones que pudieran derivar en la afectación de un derecho fundamental. Se continúa exigiendo, no obstante, acreditar el supuesto material.


Se requiere señalar en el auto de vinculación a proceso, el delito que se impute al acusado, el lugar, tiempo y circunstancia de ejecución y a esto que ya contempla actualmente la Constitución se agrega que además se expresarán los datos que establezcan que se ha cometido un hecho que la ley señale como delito y que exista la probabilidad de que el indiciado lo cometió o participó en su comisión. Parece que se modifica el sistema prorrogatorio en este caso en la misma forma que se expresó en el artículo 16 constitucional. Realmente se amplió la oportunidad de defensa o cuando menos trata de igualarse con las mismas oportunidades que tiene el denunciante.


En ese mismo artículo se habla de la prisión preventiva que será oficiosa en los delitos de delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, cometidos por medios violentos como armas y explosivos así como delitos graves que determine la ley en contra de la seguridad de la nación, el libre desarrollo de la personalidad y de la salud. En los demás delitos se busca evitar la prisión preventiva, se busca igualmente otros mecanismos de medidas cautelares cuando realmente exista la necesidad de cautela del proceso o de protección a las victimas. En la reforma se dan una serie de principios al caso, que deberán ser reguladas en la ley secundaria pero en todo momento se tiende a la supresión de la prisión preventiva y solamente se aplicará cuando no exista otra medida cautelar.


Esto tiene suma importancia puesto que se aplica el principio de presunción de inocencia del que hablaremos más adelante.


De llegarse a aplicar esta reforma muchos procesados obtendrán su libertad por regla general, si su situación no encuadra dentro de los delitos que antes hemos señalamos.


Podríamos adelantar un concepto sobre lo que es el sistema acusatorio y el inquisitorial. Por sistema debemos entender a la serie de reglas o principios ordenados y vinculados entre ellos.El sistema jurídico es igual pero funcionando en cuanto a normas jurídicas. Así entonces el sistema penal acusativo, el sistema penal inquisitivo y el sistema penal mixto.


El sistema penal acusativo se caracteriza por: 1).  Las personas tienen plena libertad para formular sus acusaciones. 2).  Las personas tienen plena libertad de defensa, en igualdad procesal con las demás partes: Ministerio Público y acusados o denunciantes. 3).  Publicidad y Oralidad como sustento del procedimiento. 4).  Derecho a recusar al Juez. 5).  El juzgador debe, en plena libertad, valorar las pruebas.


El sistema penal inquisitivo: 1).  Monopolio del Ministerio Público en la cuestión de formular acusación. 2).  Procedimiento secreto. 3).  Ausencia de contradicción de parte del inculpado. 4).  Procedimiento escrito sin debate oral. 5).  No hay probabilidad de recusar al Juez.. 6).  Prueba legal.


Sistema penal mixto: En su desarrollo tiene dos grandes periodos, el de instrucción (sistema inquisitivo) y el juicio plenario (sistema acusativo).


En consecuencia el beneficio de inocencia y la implementación del sistema acusatorio desformalizan la investigación ministerial y “la reducción de requisitos para someter a la consideración judicial el asunto; podrán aumentar los asuntos para los jueces pero se equilibra para que los imputados estén sujetos a prisión preventiva pero no recluidos en las cárceles”.  Al aumentarse los asuntos en conocimiento a los jueces se debe legislar para que existan criterios de “oportunidad” vg. la descriminización de hechos punibles y la implementación de la demanda de justicia alternativa y de mecanismos autocompositivos como excepción a la obligación ministerial de investigar y perseguir los delitos hasta sentencia; se materializa el principio de economía procesal, pero como señalábamos al inicio no debe olvidarse el aumento económico frente a los Poderes Judiciales federal y estatal.

 

----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊-----------◊---------

 

Jaime Alcanta

 

“Espero seguir haciendo algo provechoso,
hasta el último día útil de mi vida”

BENJAMÍN ALCÁNTARA NAVARRO


JUBILADO POR EDAD

 

Hay infinidad de trabajadores que quieren seguir en la tarea. No obstante la posibilidad, por los años de servicio, muchos prefieren continuar laborando en el lugar al que, seguramente, le tomaron cariño. Eso también ha salvado de la quiebra al ISSSTE, a las Universidades y a Institutos de pensiones estatales. Es por demás decir que lo menos que podemos hacer es darles las gracias. Pero, el caso al que me referiré, por ser paradigmático, es digno de análisis.


Guillermo Pacheco es Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla. ¿Cuántos años tiene? Quizá ni él sepa. No porque no haya habido Registro Civil cuando nació, sino que el hacer cotidiano ha hecho que esté en plenas facultades físicas y mentales, y una rapidez de respuesta que ya la quisieran muchos jóvenes. No sé si aún siga haciendo jogging (corriendo, pues). Pero era, hasta hace algunos años, un asiduo asistente a las pistas de carreras, sólo para mantener el físico. Además, habrá heredado de sus padres una consistencia tal que sólo se le han visto gripas y enfermedades “normales”. El caso es que en plenitud tiene que irse a, seguramente, su despacho (no se encerrará en su casa, eso es una verdad). A muchos como él los quieren mandar a pasear el perro o a cuidar el nieto. Craso error, se mueren. Y Guillermo Pacheco no se quiere morir. Y tan no se quiere morir que tiene obra escrita, que lo perpetuará aún cuando, como todos los mortales que habitamos el planeta, tenga que partir. Pero, a lo que me refiero es a la actividad cotidiana. Si se tiene que ir, ojalá y su talento se siga aprovechando, es uno de los políticos más cultos que hay en Puebla.


Cuando iba a la primaria (yo), había un maestro dotado de sentido común. En el aula nos formaba no por nuestra estatura o edades, sino por los conocimientos adquiridos y reflejados en la boleta de calificaciones. Así, muchachotas o muchachotes grandotes o de más edad que los demás eran echados a la cola porque se habían sacado 4, 5, 6… Enfrente, los de nueves, dieces. Así nuestro personaje de referencia. Después de conocerlo ¿Cuántos años, en realidad, tendrá? Porque hay gente que con 80 años tenga, en realidad, 15, 20, y al revés Y, él, seguramente tendrá más bríos y ganas de hacer cosas que alguien con la mitad de su edad. ¿Jubilarse? Bueno, al parecer no hay marcha atrás.


Memo, como se le conoce coloquialmente, ha incursionado en, prácticamente, todos los ámbitos del hacer humano. Lo mismo como privado que como hombre público. Fue Diputado Federal dos veces, Presidente del Tribunal dos veces, Presidente del PRI dos veces, Presidente Municipal. Increíblemente no ha podido ser Gobernador, no obstante ser uno de los más calificados para el puesto. Quizá la educación política que recibió, todavía entre los más ortodoxos, formó su carácter y le impidió “aventarse”. Asunto para la reflexión. El caso es que, corre el rumor que su paso por la magistratura está a punto de concluir. Seguramente en el ejercicio del deber habrá tenido yerros y esos se magnifican, no así los tinos. Y aquellos estarán en la mente de los animosos que verán con buenos ojos su partida. Pero, estoy seguro de ello, Pacheco Pulido seguirá teniendo muchos amigos, porque él nunca ha cambiado. No lo marea el poder. Tiene, a propósito, un “dicho”: si siempre has ido atrás en el carro, no te pases adelante para tratar de ser popular. Si has ido adelante, no te marees y quieras ir atrás. Es decir, que el carácter sea el que se imponga y no las coyunturas de la vida.


En conclusión, se va del servicio público alguien que ha aportado ideas, lo cual no es sencillo. Seguirá escribiendo (a propósito, también fue Director de la revista oficial del PRI nacional: La República), reuniéndose con grupos de gente con quienes lo ha hecho a lo largo de su vida. Ha procurado, por cierto, que aquellos tengan algo qué decir de la cultura política, sin que sea un obstáculo para platicar con quien sea. Así, como la teoría de los espacios vacíos, la judicatura perderá un gran talento, pero otro universo ganará con su presencia.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas