TEMAS CONSTITUCIONALES


Lic. Guillermo Pacheco Pulido


NUEVAS LEYES


Para tratar este tema sobre las funciones de los Congresos en nuestro país tomaré de referencia a Justiniano, quien desde luego fue un hombre muy criticado por su severidad en el cargo de Emperador y porque se dijo que solamente fue un recopilador de leyes. No deja de ser una historia mucho muy interesante la presencia de Justiniano en la vida del Imperio Romano y que se sugiera se lea, especialmente por los estudiantes de derecho.


Justiniano ante la presencia de multitud de disposiciones jurídicas designó una comisión para recopilar, ordenar y depurar el orden jurídico que había surgido en Roma.


Surgieron textos como el Digesto, las Institutas, un Codex, las Novellae haciendo en conjunto lo que se denominó más tarde el Corpus Juris Civile. Se dice que cuando se le informó al Emperador que la Comisión había concluido su función de compilación, y se le preguntó qué hacían con todas las leyes que por muchas razones no habían entrado al Corpus Iure Civile, Justiniano contestó que se destruyeran.


Justiniano sabía que existían demasiadas leyes y constituciones imperiales; que había muchas interpretaciones a las propias leyes y que eso estaba generando tremendas dudas a la aplicación del derecho, así surgió más adelante la escuela de la exégesis que prohibía toda interpretación de la ley al igual que el trascendental Código Civil de Napoleón que también prohibía la interpretación de las leyes. Se decía que demasiadas leyes generan inseguridad y confusión en la población.


Disculpándome por la atrevida síntesis anterior, y ante la serie de leyes que existen en nuestro país, las constantes reformas a las mismas, la interpretación a que están sujetas las disposiciones legales a través de las resoluciones judiciales, me llevan a pensar, si acaso se está necesitando de un Justiniano para que se pare la expedición de más leyes o en su caso debemos analizar si la función de los Congresos o Cámaras legislativas deben tomar otro rumbo.


Sin dejar de pensar que sus funciones son las legislativas, si puedo afirmar que las funciones de las Cámaras dejan de ser esencialmente legislativas en nuestra época para convertirse realmente en verdaderos órganos constitucionales, porque las Cámaras tienen funciones importantes como la revisión de las cuentas públicas, el impulsar la transparencia, el de tener mayor vigilancia en los procesos electorales, la regulación de la materia impositiva, controlar el régimen fiscal, para analizar si se cumplen con los criterios señalados en el desarrollo de objetivos contenidos en los programas de gobierno; y mucho muy especial, atender el desarrollo de las facultades coordinadas que tiene con la Federación en materia de asentamientos humanos, de salud, educación, materia ecológica y más aún en todas aquellas materias que tiendan a desarrollar la producción de alimentos.


Muchas veces se critica sin fundamento, a las legislaturas porque se dice que no expiden "suficientes leyes" y yo creo que este estereotipo ya debe desaparecer y encaminar la potencia del Poder Legislativo a los temas que como consecuencia de la globalización está padeciendo la población y a los que padecerá como es la falta de alimentos. El Congreso tiene que revisar sus nuevos tiempos y sincronizar sus relojes al de los otros poderes, igual obligación tienen los poderes federales ante esta temida globalización.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas