_
Invitado Especal
La Quinta Columna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

Escenarios

 

Saúl Tapia Bonilla

 

Nuestros artesanos

La artesanía en México es como el campo, una actividad poco impulsada por las autoridades gubernamentales, y hablo de los tres órdenes de gobierno, sin embargo, debiera estar al igual que otras ramas de producción, como una prioridad para las autoridades, pues la misma, representa el único sustento de miles de familias mexicanas, en su mayoría, indígenas o de origen campesino.


Se sabe que las artesanías en nuestro país son poco valoradas, en contra sentido, para el turismo representan una expresión artística con alto valor.


Sin lugar a dudas, las maravillas creadas por las manos de miles de hombres y mujeres que se dedican a hacer arte, son poco apreciadas en nuestro país, sólo así se explica que sea en exposiciones internacionales donde tengan éxito nuestros artesanos, ha diferencia de las que se hacen en México. ¿Recuerda usted alguna exposición de artesanías reciente?, ¿recuerda haber visto en alguna feria, de cualquier parte del país, que los primeros espacios estén ocupados por nuestros artesanos?, en lo personal, no lo he visto, si bien no he ido a todas las fiestas grandes de cada Estado de la República, al menos en las que he estado, en ninguna de ellas recuerdo haber visto que los primeros stand estén destinados a nuestros artesanos, siempre he visto que los primeros espacios están ocupados por empresas automotrices, en otras por empresas telefónicas o por cualquier otro tipo de giro comercial, menos por nuestros artesanos.


Sí… se que muchos dirán que en distintas partes del país se hacen ferias dedicadas exclusivamente a la venta de artesanías, sin embargo, el problema radica que las mismas son poco o nada difundidas por cada entidad federativa, de hecho, si vamos más allá, dichas ferias no tienen el mismo efecto que las que se hacen como fiesta anual de cada Estado. Luego entonces, son en éstas fiestas anuales de cada Estado donde se les debe dar un trato especial a nuestros artesanos.


Hace unos días tuve la oportunidad de asistir al vecino Estado de Hidalgo a una exposición de artesanías, hecha por artesanos que están agrupados en la Unión Nacional de Productores Artesanales “Coyolxauhqui”, ahí pude escuchar con interés, pero no sin asombro, como los representantes de dicha organización se quejaban de la falta de apoyos de las distintas instancias de gobierno, y como con agrado hablaban de lo bien que les ha ido en las distintas ferias a las que han asistido en el extranjero, ellos me platicaron con entusiasmo de sus ventas en países como París, Vancouver, Puerto Rico, España y hasta en ciudades Alemanas, pero con tristeza hablaban de sus ventas en nuestro país.


Muchos de nuestros más hábiles artesanos, hablan algún dialecto, y por ello requieren de especial atención, pues se necesita del apoyo para que puedan comercializar sus productos, sólo así podrían tener ventas que les representaran ingresos suficientes para mejorar su calidad de vida, y de esa forma puedan tener un mejor desarrollo humano; hablando de éste, a pesar de que en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 -recién presentado por cierto- el Desarrollo Humano es la directriz esencial del mismo, no existe un capítulo que hable de las estrategias que se implementarán para impulsar el desarrollo de nuestros artesanos, si bien en el Eje Rector: Igualdad de Oportunidades, se hace mención de los artesanos como un sector socialmente marginado, nada se dice de las estrategias a implementar para sacarlo de ese estatus.


Hoy necesitan nuestros hermanos artesanos un apoyo integral, se necesita que se les ayude en la comercialización, difusión y capacitación productiva, pues únicamente de esa forma se podrá dar a conocer al mundo y a nuestros connacionales, la riqueza con la que cuenta nuestro país en materia artesanal; es momento de apoyar a ese sector, pero sin simulaciones, no sólo con políticas paternalistas o paliativas, se hace urgente ayudar de forma eficaz a ese sector productivo olvidado por la mayoría de los gobiernos, se hace necesario inyectar recursos para que nuestros artesanos cuenten con plataformas de exposición a nivel internacional, a modo de que sus productos puedan ser demandados por cantidades que les generen los ingresos suficientes para sacarlos de la pobreza y mejorar la calidad de vida de sus familias, hoy es el momento de ayudar a nuestros artesanos de manera integral, ya no más simulaciones, no más paliativos, ellos no piden limosna, piden apoyo de sus autoridades, si nadie lo visualiza de esa forma, nuestros artistas poco a poco se irán extinguiendo, y en poco tiempo seremos una cultura sin imagen, sin raíces, invadida sólo por la mercadotecnia de las marcas y de las empresas transnacionales, es el momento de impulsar a México, es momento de sentirnos orgullosos de nuestras raíces, es el momento de apoyar a nuestros artesanos.

 


 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx