Matrioshki


Nadina


Sexo, Sexo, más Sexo


La furia en mi contra se ha destado, y no sé por qué. Mi pecado fue hablar de un rockero famoso y contar algunas historias relacionadas con él. Desde hace varios días, y eso ustedes lo saben, he recibido todo tipo de correos amenazantes de las fans de Jon Bon Jovi.


Insultos, ofensas, descalificaciones… Todo eso se ha sumado a la larga lista de estupideces que me lanzan desde internet.


Perdonen los lectores, pero otra vez voy a tener que darle espacio a los mails y a responder algunas dudas de quienes me los han enviado


Paso primero a aclararle a Paula Bonjovi  ([email protected]), originaria de Argentina y quien se hace llamar así.


Paula dice: en tu primera nota, la del 18 de diciembre decís: "Cuando subí a bailar (Bon Jovi) no paró de mirarme y uno de los empleados del puticlub me dijo que quería que me sentara en su mesa. Fui con él.” Pero después en la nota del 16 de enero decís algo bastante diferente: "Estando ahí, una noche el gerente nos dijo que necesitaba a cuatro chicas para un privado muy especial con gente muy cool." ¿En que quedamos? ¿Jon te vio bailar y quiso estar con vos o como necesitaban cuatro putas te eligieron al azar junto con las otras?”.


Nadina responde: Te explico que Jon llegó al puticlub y fue introducido directamente a una zona VIP, que es una zona privada y con vidrios oscuros. Tú no puedes ver a quienes están adentro, pero ello sí te pueden ver a ti. Jon llegó, me vio bailar en el escenario y pidió que yo fuera una de las cuatro chicas que al final entramos al “privado muy especial”. No veo la contradicción.


Paula dice:El dia 16 de diciembre decís: "Terminé en su hotel", pero después el 16 de enero decís: "Luego de eso nos invitaron a un lugar que se llama Underground Club (copilco 136 en el sotano 2) y ahí estuvimos un buen rato. Ya saben: mucha coca y más champaña. Ese fue mi encuentro con mi héroe del rock." Y el 21 de enero volvés a comentar algo diferente: "Te platico que después del Underground Club se acabó la fiesta porque el productor o su representante se los llevó a su hotel." ¿En qué quedamos? ¿Estuviste en su hotel o no?


Nadina responde: Aquí la imprecisión es mía. Me faltó aclarar que después de que el representante se llevó a Jon y a Sambora y a los otros a su hotel, una persona del puticlub, que nos acompañó para seguridad nuestra, nos dijo que nos esperaban en el hotel. Y mis compañeras y yo terminamos por ir.


Espero, Paula, que hayas quedado satisfecha y ya no me sigas amenazando como lo has venido haciendo en tus mails.


Paso a otra carta. Esta vez el agresor se llama Pablo Pablo Fernandez ([email protected]):
“Hola como estás, te escribe Pablo desde Argentina.


 “Te escribo esto porque vi en la web lo que contás sobre tu noche con John Bongiovi, y realmente no me queda otra palabra para calificarla sino como “lamentable”, si lamentable tu papel, te digo porque:  si un médico realiza un mal diagnóstico y el paciente muere, es un mal médico; si un taxista se pierde y no logra llevar a su pasajero a destino, es un mal taxista, si un violinista no sabe agarrar el arco, es uno mal violinista, si una PUTA no logra hacer que se la pare la pija a un cliente es una MALA PUTA.


Y no me vengas con el verso que estaba pasado de alcohol o drogas porque aunque así fuese querida igual se coje eh! Si la mina esta buena y sabe hacer su laburo se te para igual.


“Tengo 33 años y he cogido borracho y cuando no se me paró fue porque la mujer que estaba con migo no me movía un pelo, estando en pedo o sobrio.


“Es decir que sin conocerte me imagino que como puta no servís y como escritora decididamente tampoco, pero a no desalentarse que ya vas a encontrar tu rumbo en esta vida, todo llega; y a lo mejor lo tuyo está a la vuelta de la esquina en algún bar, limpiando baños, quizás para eso servís.


“Chau saludos y que seas feliz!”.


¿Qué se le puede decir a un tipo tan frustrado el pobrecito? Se ve que lo suyo es congénito o lleva una vida miserable, él sí lavando baños en bares o puticlubs. Mis correctores de estilo me dijeron además que tiene una muy mala redacción y que no conoce las reglas más elementales de la puntuación. Lástima, Pablito, eres analfabeta.


Quiero terminar con un buen sabor de boca. Este mail me lo mandó alguien que sí sabe disfrutar la vida. Qué bueno porque pensé que el mundo ya valía mierda:


“Nadina, antes que nada quiero felicitarte por el gran interés que has despertado en muchísimos poblanos como yo y una que otra indocumentada argentina, qué, no se porqué, cada vez que abren la boca, exhalan estupideces, creo que tienen dos neuronas, una la utilizan para caminar y la otra para respirar, así que cuando piensan se asfixian, pero en fin, solo Dios sabe porqué creó a los animales ponzoñosos, te ofenden ya que es un reflejo instintivo de inferioridad.


“Por otra parte, quiero que te sientas bien venida a ésta, tu ciudad, por el tiempo que quieras y desees escribir tus experiencias, ya que fantasiosas, verdaderas ó a veces rayando en lo imaginativo, son de verdad entretenidas, liberadoras de endorfinas, aperitivos sexuales antes de entrar a la cama con tu pareja, divertidas por describir las miserias de nuestros funcionarios públicos. Ese es nuestro México, esa es nuestra política, pero siempre libidinosos, voyeristas y eso sí bastante promiscuos.


“Te felicito, sigue disfrutando el sexo, gózalo, satisfácete y comenta lo que quieras comentar que con gusto, te seguiré leyendo. 


“Bye.


“Atentamiente


 “Tu seguro y atento
 “Doctor”.


Gracias, doctor, no sabes qué bien me cayó tu carta.


Y ahora sí termino con otro lector que escribe sobre la columna del fin de semana:


“Eres una kabrona que me cae a toda madre..lo del asesor de lujo no tuvo madre..me cage de la risa por que conozco en lo personal al tipo y se siente parido por dios el muy jijo de la chingada..es una pena que tuvieras que lidiar con este pinche naco , originario de Chignahuapan.


“Por otra parte te felicito por tu trabajo es de primera y gracias por todas las risas y ereccciones que me haz provocado con tu columna”.


Chao a todos.




 
 

 

 
Todos los Columnistas