Opinión


Pedro Gutiérrez

29/07/2011

Las autoridades nos debemos al principio de legalidad


La gobernabilidad se construye permanentemente, buscando siempre el diálogo y el consenso, resolviendo los conflictos a través de la herramienta de la política pero fundamentalmente a partir del cumplimiento irrestricto de la ley. Si no se cumple la ley, no se puede exigir el cumplimiento de la misma a los demás; en otras palabras, para ser candil de la calle hay que ser luz en la casa propia.


En las últimas semanas se ha venido incrementando la ingobernabilidad en la Central de Abasto de la ciudad de Puebla; considerada uno de los centros de comercialización de productos más importantes del centro y sur del país, la Central de Abasto de Puebla cumple prácticamente veinticinco años de existencia y sigue siendo referente comercial para muchas distribuidores en esta zona del país. Desde su apertura, la concitada Central ha recibido muy poca atención de las administraciones municipales que se han sucedido, al grado de dejarla no pocas veces en el olvido.


El gobierno municipal actual hizo un compromiso auténtico con los bodegueros y locatarios, así como con los titulares de servicios complementarios de la Central de Abasto desde que se tomó posesión el pasado 15 de febrero; y no solo desde la toma de posesión, porque ya en la campaña electoral e incluso en la etapa de transición se habían generado compromisos serios con los actores principales de la Central de Abasto y su consejo de administración.


Conforme al Código Reglamentario Municipal en sus artículos 1451 y 1458, el Consejo de Administración de la Central de Abasto estará presidido por el representante del Ayuntamiento de Puebla, quien será nombrado por el Presidente Municipal a más tardar en la segunda quincena del mes de febrero del año en que inicia la administración municipal. Los demás integrantes del Consejo lo serán el Secretario del mismo y los representantes de las bodegas y los circuitos que serán, a su vez, parte de la Mesa Directiva; la Mesa Directiva será electa por Asamblea mediante votación, con excepción de la representación del Ayuntamiento que siempre será una posición de designación hecha por el Presidente Municipal y que será una facultad de carácter indelegable.


Lo cierto es que conforme a la normatividad antes referida, la autoridad máxima de la Central de Abasto lo es la Asamblea General, pero en materia de administración  de la unidad de comercio lo es el Consejo de Administración mismo que lo preside el representante del Ayuntamiento. Si no hay una representación del Ayuntamiento no hay, en otras palabras, una cabeza administrativa en la Central de Abasto, propiciando con ello una posible ingobernabilidad que nadie desea sobre todo por las implicaciones y magnitud de un lugar como la Central de Abasto.


La Central de Abasto tiene un flujo diario de más de diez mil personas que realizan transacciones comerciales, utilizando el dinero en efectivo como principal –y única- medida de cambio; ello implica la necesidad de una alta seguridad en la Central que debe proporcionar el propio Ayuntamiento. Desde el mes de marzo pasado, el que esto escribe hizo esfuerzos importantes por impulsar nuevas medidas de seguridad en la Central de Abasto, contando siempre con el apoyo del Secretario de Seguridad Pública del municipio, Lic. Amadeo Lara Terrón; sin embargo, en no pocas ocasiones expusimos al Presidente Municipal la necesidad de cumplir con la ley en la materia para que, a efecto de contribuir con la gobernabilidad de la Central de Abasto, designara al representante del Ayuntamiento en el Consejo de Administración. Incluso, en ese mismo sentido,  contamos con el apoyo del Secretario de Desarrollo Económico del Ayuntamiento, Pedro Ocejo, quien también siempre impulsó la idea de designar a la brevedad al representante del Ayuntamiento. Llegó el caso de que desde nuestro despacho se envió oficio formal al Presidente Municipal para que recordara que en este rubro –como en todos- es necesario que la autoridad cumpla con la ley y, con ello, construya la gobernabilidad que todos queremos. La respuesta, hasta el momento, ha sido nula, no en detrimento del que esto escribe, sino de la Central de Abasto y los actores que conviven alrededor de ella.


Hacemos votos para que de inmediato el Presidente Municipal haga el nombramiento que por ley le corresponde hacer en cuanto al Presidente del Consejo de Administración de la Central de Abasto; y que el nombramiento recaiga en una persona de la entera confianza del señor Presidente Municipal, para que resulte en un enlace efectivo para con la multicitada unidad de comercialización y se pueda así cumplir con los compromisos que se hicieron desde el gobierno para con los bodegueros, locatarios y consumidores de la Central de Abasto. Como Presidente de la Comisión de Industria y Comercio, mantendremos la comunicación de manera permanente con los actuales miembros del Consejo de Administración, y hemos de mantenernos firmes en el compromiso y convicción de mejorar la realidad de nuestra Central de Abasto. La inversión millonaria aprobada recientemente por el cabildo para realizar obras de infraestructura en la Central de Abasto es muestra de nuestro compromiso, a la par de dar muestra del cumplimiento de la ley como toda autoridad está obligada a hacerlo.

 

 

PEDRO ALBERTO GUTIÉRREZ VARELA

Regidor del Ayuntamiento de Puebla
Compromiso por Puebla

[email protected]

@ pedrogtzpanista

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas