Poder y Política


Manuel Cuadras

13/05/2010

 

 

Moreno Valle sin El Yunque


El martes pasado el candidato de la coalición Compromiso por Puebla se presentó en la UPAEP, uno de los recintos sagrados del panismo, lugar que históricamente ha servido como centro de (de) formación de cuadros para dicho partido, así fue pensado desde su origen, con esa intención se creó, para ser, ni más ni menos, el bastión del yunque.

 

Lamentablemente para el candidato neopanista, su presencia no tuvo el éxito que se esperaba, ya que a duras penas logró llenar tres cuartas partes del auditorio, y para el término de su ponencia, el salón quedó reducido a menos de la mitad.

 

Atrás quedaron las grandes aglomeraciones estudiantiles para recibir y vitorear a los candidatos panistas, fuese quien fuese, lo mismo candidatos combativos de formación ultraderechista como Luis Paredes o Pablo Rodríguez, que a candidatos de tendencia panista ortodoxa como Francisco Fraile o Ana Teresa Aranda.

 

Todos recibían el cobijo de la institución (UPAEP), era en cierto modo, una especie de valor entendido, una prerrogativa del cargo, el ser candidato albiazul representaba, de facto, contar con el apapacho de la “universidad cristera”.

 

El desaire (infortunio, ridículo, o como se le quiera llamar) que sufrió Rafael Moreno Valle en la UPAEP, no es cosa menor. De entrada, el simple hecho que un candidato a la gubernatura se presente en una universidad ante un foro precario, es un fracaso.

 

¿Cómo es posible que una persona que quiere ser gobernador de un estado, no atraiga el interés de 300 estudiantes? O dicho de otra manera (más práctica): ¿Cómo es posible que un candidato a gobernador no pueda congregar  (aunque sea acarreados para que salgan en la foto) a 300 jóvenes?

 

Sólo por hacer un sencillo ejercicio de contraste: ¿Cómo será la visita de Javier López Zavala a la BUAP? Le aseguro que totalmente distinta a la que vimos el martes con Moreno Valle (UPAEP), ¿la razón? Que la BUAP (bastión priista) sí está apoyando con todo al delfín marinista. Ojo, no es que yo esté a favor de este tipo de prácticas (acarreo) pero en política y en el amor todo se vale, y de eso, a hacer el ridículo en todas las fotos de los periódicos, hablando ante 15 pubertos…  ¿Falta de malicia o de experiencia de Moreno Valle?

 

Si a eso le sumamos, que dicho fiasco lo sufrió en una Universidad con las características que ya hemos dicho de la UPAEP, el fiasco rebasa lo anecdótico y se convierte en un foco rojo para la campaña morenovallista.

 

¿Qué sucedió? ¿Fue falta de interés por parte de los estudiantes? ¿Hubo simulacro de sismo a la hora de la conferencia y nadie pudo asistir? ¿Estaban rezando en sus aulas? Ninguna de las anteriores, simple y sencillamente no se operó como en ocasiones anteriores. La razón es simple: el yunque no está con Moreno Valle, y lo del pasado martes fue un mensaje clarísimo.

 

¿Qué significa no contar con el apoyo del Yunque? Casi nada, significa que las familias de abolengo panistas (esas que representan el voto duro del PAN) no saldrán a votar por Moreno Valle; significa que sus empresas (anteriormente pilares de la economía local y hoy mermadas por las nuevas tiendas departamentales) no moverán un dedo (literalmente) para incidir en el voto de sus trabajadores; significa que el capital económico del Yunque no aportará un solo peso para la campaña del multicitado candidato.

 

¿Lo sabe Moreno Valle? Por supuesto. ¿Lo tiene medido? También. Y no sólo eso, afirma que no necesita al Yunque para ganar. ¿Será? O mejor dicho, ¿podrá? Veremos, no vaya a ser que el día de la elección se quede igual de solo como en el aula de la UPAEP.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas