_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

La Quinta Columna

Mario Alberto Mejia / www.laquintacolumna.com.mx


El Evo Morales de por aquí Cerquita. Es usual este diálogo entre los constructores poblanos.
-Vengo de ver a Evo.
-¿Y qué te dijo?
-Que ya amarramos la obra del periférico, que sólo falta un empujoncito de unos cuantos pesos y todo quedará arreglado.
-Pinche Evo… es un cabrón.
O este otro:
-Nomás no puedo arrancar mi obra en la sierra.
-¿Y eso por qué?
-El pinche Evo me tiene bloqueado.
-¿Y no sabes cómo destrabarlo?
-Sí, pero se ha vuelto insaciable.
-¿Se ha vuelto o ya era?
Evo Morales es un personaje influyentísimo en materia de obra pública en Puebla.
Todo –o casi todo- se arregla con él.
Todo –o casi todo- pasa por sus manos.
(Negocios, palomazos, empujones).
Y no hay que ir hasta Bolivia para verlo y obtener su bendición.
Basta con llegar a las oficinas de la Seduop, allá en la Recta, piropear a la guapa Tony, bromear con Nacho y entrar al Reino de los Cielos.
Después de eso aparecerá a todo lo alto el misterioso Evo Morales.
Es decir: Javier García Ramírez.

 

Por cierto: cuando lo tenga en frente no se le ocurra decirle Evo y mucho menos comentarle el enorme parecido físico que tiene con el presidente de Bolivia.
Y es que ese desliz le podría costar mínimo una obra.
+++A Propósito de Evo. Dicen, cuentan, juran, comentan, susurran, platican, chismean, aseguran, que Gisela García es la operadora de obra número uno… después de su papá.
Ella es –¿quién más si no?- la encargada también de rentarle maquinaria para obras a los mismísimos constructores ganadores de alguna licitación.
Y al despacho ya le dicen –en serio- García & García.  

 

Pie de foto
¿Quién es quién?

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx