Wednesday, 28 de October de 2020

Viernes, 14 Octubre 2016 03:13

Dictan auto de formal prisión a la hermana de Sara Chilaca

Araceli Chilaca tiene 72 horas para reunir una fianza de 2.5 millones y enfrentar el proceso en libertad. La consanguínea de la diputada local no ha tenido acceso a sus medicamentos y mucho menos a su quimioterapia; extraoficialmente se supo que intentan dar en garantía una propiedad de sus suegros para que sea liberada

  • Luisa Tirzo / San Pedro Cholula


Sin medicamentos, con cáncer de mama y problemas en el corazón, es como ha vivido sus últimos siete días al interior del Centro de Reinserción Social (Cereso), Araceli Chilaca Martínez, luego que su hermana Sara, diputada local por el noveno distrito, presuntamente habría utilizado sus influencias para agilizar la liberación de las ordenes de aprehensión en contra de cinco de sus hermanos, a quienes demandó por despojo, amenazas y violencia familiar, bajo la averiguación previa 247/2015.


Desde el pasado domingo, familiares de Araceli han intentado dar en fianza un inmueble propiedad de sus suegros, luego que el juez definiera una suma de 2.5 millones de pesos, con un plazo de seis días para evitar que enfrentara el proceso dentro del penal. No obstante, a un día de que se venciera esa fecha, el juez dictó formal prisión a la hermana de la diputada, quien tiene 72 horas, contando desde el jueves cuando le notificaron, para apelar la resolución.


Se sabe que Araceli no ha tenido acceso a sus medicamentos ni a sus quimioterapias, lo cual agraven el estado de salud que la mantiene en ascuas desde hace año y medio.


Trascendió que familiares están buscando una asociación de apoyo a personas con cáncer, para poder rescatar a Araceli Chilaca, quien, por segunda vez en su vida, es víctima de dicho padecimiento.


La salud de doña Enriqueta también se deteriora


Este problema legal también ha deteriorado el estado de salud de su madre, Enriqueta Martínez, quien presenta cambios en su presión arterial y episodios de delirio, además que ha emprendido una huelga de hambre desde hace unos días, a consecuencia de la ausencia de su hija.


Quienes se encargan de cuidar a la madre de los hermanos Chilaca Martínez aseguran que cada día es un suplicio para doña Enriqueta, quien se la pasa llorando, preguntando cuándo regresará Araceli y cuestionándose qué hizo mal para que su propia hija atente contra su propia sangre, por la ambición de quitarles sus casas.


“No quiere comer, a veces delira de lo débil que se nos está poniendo, pregunta y pregunta por Araceli, si ya salió (…) llora porque no sabe en qué fallo como madre, qué hizo para que la Sara, encarcele a sus hermanos y les quiera quitar sus casas”, externó uno de los entrevistados.


 


Cuñados, sobrinos y ahijados de la legisladora, la responsabilizan de lo que le suceda a Enriqueta Martínez y Araceli Chilaca, ya que ambas están delicadas de salud, una por cambios bruscos en la presión arterial y la segunda porque padecer cáncer de mama.