Wednesday, 21 de October de 2020

Viernes, 25 Noviembre 2016 02:58

Retienen a autoridades en Tlahuapan para exigir mayor seguridad

Después de varias horas de diálogo llegaron a un acuerdo con habitantes de la comunidad Santiago Coltzingo. Después del robo a una telesecundaria, representantes de los gobiernos estatal y municipal acudieron a atender las demandas de la población, sin embargo no los dejaron ir hasta que se comprometieron a reponer lo atracado.

  • Héctor Tenorio / Santa Rita Tlahuapan


Luego del robo en la Telesecundaria María Ester Mendoza Santa María, ubicada en Santiago Coltzingo, y tras varias horas de diálogo, pobladores liberaron a autoridades municipales y estatales a quienes no dejaban ir hasta llegar a un acuerdo.


En entrevista con el presidente de la junta auxiliar perteneciente al municipio Santa Rita Tlahuapan, Clemente Roldán comentó que esta mañana una persona se dio cuenta que todas las chapas de la puerta de la escuela estaban violadas y habían sustraído varias computadoras, así como cañones de proyección con un valor aproximado a 170 mil pesos.


Los pobladores solicitaron la presencia del edil Joel Díaz Ramírez “para que diera la cara ante la inseguridad que se vive en la junta auxiliar”, pero éste no llegó, ya que se encontraba en una reunión en la  Ciudad de México.


Al lugar arribaron el delegado de Gobernación estatal, Roberto Solano Pineda; y el regidor de gobernación, Javier Huerta, quienes fueron retenidos hasta llegar a acuerdo con la ciudadanía y comprometerse a reponer los equipos robados.


Después de varias horas, se firmó una minuta de acuerdos en la que se establece que a más tardar el lunes se les entregará los equipos, para lo cual el municipio aportaría la mitad de su costo y el gobierno estatal el resto.


Asimismo, las unidades de Seguridad Pública que habían sido retenidas, se quedaron en Coltzingo para la seguridad de los pobladores, ya que los robos se incrementaron desde que se retiraron los policías auxiliares de las comunidades de todo el municipio.


El edil subalterno destacó que para la comunidad de más de cinco mil habitantes sólo se cuenta con dos policías que vigilan la entrada, mientas que al interior no tienen elementos que hagan rondines.