Friday, 22 de January de 2021

Martes, 29 Marzo 2016 02:53

La FGE sólo identifica a seis levantados de Cuautlancingo

A casi un mes de los hechos, el caso ha entrado en pausa ante el hermetismo de la Fiscalía. Tras el levantón en Cuautlancingo, en la zona se han registrado al menos tres hechos violentos que incluyen balaceras y homicidios a plena luz del día.

  • Alberto Melchor / @AlbertoMelchorM


A pocos días de que se cumpla un mes del “levantón masivo” de al menos 15 galleros y la ejecución de dos más en un palenque realizado a escasos metros de la Presidencia municipal de Cuautlancingo, continúa el misterio sobre el destino de todos ellos tras haber sido abducidos por un comando armado y la relación que este hecho tendría con el hallazgo en San Andrés Calpan de al menos 10 cuerpos semidesintegrados en ácido dentro de tambos.


 


Los casos de violencia y la posible presencia de células del crimen organizado operando en ese municipio han comenzado a brotar y hasta la fecha se ha tenido conocimiento de al menos tres hechos que incluyen balaceras y homicidios a plena luz del día, los cuales han evidenciado la falta de seguridad en la zona.


 


Falta por identificar a la mitad de los pozoleados


 


Aunque la Fiscalía General del Estado (FGE) ha aceptado que los 10 cuerpos hallados en San Andrés Calpan corresponden a las personas abducidas por el comando armado la madrugada del 1 de marzo pasado, pero hasta el momento no todos han sido identificados debido a las condiciones en las que fueron ubicados.


 


Según consta en la averiguación previa 742/2016/SACHO, en total fueron hallados 10 cuerpos en tambos metálicos, los cuales estaban semicalcinados y mutiladas sus extremidades, además de que a unos metros de ahí habrían sido encontrados trozos de ropa, zapatos y sombreros que corresponden a los de los asistentes al palenque.


 


De los 10 cadáveres que inicialmente fueron ingresados como los desconocidos que van del 1 hasta el 12, al momento se sabe por fuentes extraoficiales que tan sólo la mitad habrían sido identificados, lo que impide que la FGE proporcione información adicional sobre los resultados que han arrojado las necropsias.


 


El levantamiento de los 10 cuerpos que inició a las 17:00 horas del pasado 3 de marzo, tuvo una duración de poco más de 8 horas en las que los agentes ministeriales realizaron las diligencias pertinentes y embalaron todas las pruebas en el paraje Yepaxotla que estuvo cercado varios metros a la redonda por elementos de la policía estatal y municipal.


 


Las autoridades confirmaron que dicho hallazgo está íntimamente relacionado con la balacera en Cuautlancingo, donde más de 15 personas fueron “levantadas” de un palenque clandestino en el municipio de Cuautlancingo y que se presume, el comando armado responsable de estos hechos pertenecería al Cártel de Los Zetas, sin embargo, el caso se ha congelado ante el hermetismo de la Fiscalía.


 


Sólo están presos tres franeleros de Texcoco


 


En cuanto a los procesos legales iniciados por las autoridades ante el “levantón masivo” y ejecución de galleros, hasta el momento las únicas acciones han sido las asentadas en la averiguación previa 690/2016 a la que CAMBIO tuvo acceso y en donde radican las detenciones y declaraciones de cuatro franeleros que vinieron desde Texcoco para cuidar automóviles, así como tres vigilantes del palenque.


 


Tras caer en contradicciones al momento de relatar la irrupción del comando armado y la forma en la que se llevaron a los ahí presentes de forma violenta, el Juez Penal de Cholula dictó auto de formal prisión a Lázaro Martínez Espinosa, de 58 años de edad, y sus hijos Rafael Fernando Martínez Colin y Alonso Martínez Colin de 32 y 23 años, respectivamente, así como a José Raúl Núñez Cornejo, de 52 años de edad.


 


Mientras que Esteban Ramírez Guevara, José Manuel Guillen Camacho y Pedro Vivanco Cruz, que esa noche trabajaban como vigilantes y cadeneros del palenque, consiguieron la libertad bajo caución, tras pagar una fianza de 9 mil 269 pesos y una multa por 730 pesos.


 


Policías municipales reportaron la balacera dos horas después


 


Aunque de forma inicial se especuló que algunos policías municipales habrían sido detenidos por el delito de omisión tras no reportar en tiempo y forma la balacera de la madrugada del 1 de marzo, fue el edil de Cuautlancingo Félix Casiano Tlahque quien confirmó que ningún uniformado estaba detenido.


No obstante, se sabe que al menos 30 elementos policiacos acudieron ante la FGE para rendir su declaración por los hechos, los cuales tras cumplir con el requerimiento, se reintegraron de forma habitual a sus actividades.