Wednesday, 23 de January de 2019

Lunes, 31 Octubre 2016 01:51

La Magdalena Tetela, la cuna de los chupaductos poblanos (FOTOS)

En la junta auxiliar Acajete conviven 14 bandas integradas por 30 sujetos cada una. De acuerdo con los datos recabados por CAMBIO, los jefes de esas 14 bandas de huachicoleros se repartieron las zonas en donde opera cada una de éstas para evitar que haya enfrentamientos.

  • Staff / Diario CAMBIO


La junta auxiliar La Magdalena Tetela, perteneciente al municipio Acajete se convirtió desde varios meses en el epicentro de operación de los chupaductos en Puebla, donde conviven diariamente 14 bandas integradas por lo menos por 30 sujetos cada una, que cuentan con una coordinación que no tiene ninguna corporación en Puebla.


De acuerdo con los datos recabados por CAMBIO, los jefes de esas 14 bandas de huachicoleros se repartieron las zonas en donde opera cada una de éstas para evitar que haya enfrentamientos, pero que actúan de manera coordinada a fin de enfrentar a las corporaciones policiales como ha quedado asentado en varias ocasiones, la última el pasado jueves por la noche cuando hubo una balacera con policías estatales en la que perdió la vida un menor, que a la postre provocó el cierre por siete horas de la Autopista Puebla-Orizaba y la federal Puebla-Tehuacán.


En la zona, la gente sabe que en La Magdalena Tetela buena parte de la población está integrada a las bandas dedicadas al robo, venta y distribución de hidrocarburo extraído de manera ilegal a ductos de Pemex.


Por esto, ninguno de los tres niveles de gobierno ha podido regresar al municipio Acajete la seguridad y paz social que les ha sido arrebatada por grupos de chupaductos, hombres y mujeres que cometen delitos solapados por las autoridades municipales y miembros del Ejército Mexicano.


14 bandas en la zona


En dicha junta auxiliar se tienen identificadas a 14 bandas de Huachicoleros, quienes se dividieron el territorio para evitar conflictos entre grupos y ante cualquier circunstancia de riesgo se unen para defenderse.


Cada banda de Huachicoleros es conformada por al menos 30 personas, de las cuales 15 se encargan de llenar los contenedores de las tomas clandestinas, los otros 15 fungen como halcones y chóferes de camionetas que trasportan el hidrocarburo a su destino.


La lista de las bandas de chupaductos que se encuentran documentadas son ‘Los Cornelios’, ‘Los Cabezas’, ‘La Banda del Gato I’ y ‘La Banda del Gato II’; “Los Monstruos”, ‘La Banda del Pokemon’, y ‘La Banda del Cachetón’.


Además ‘La banda de los Pericos’, ‘Los Chaparros’, ‘La Banda de la China’, ‘La Banda del Gil’; ‘La Banda del Macho Prieto’, ‘La Banda de la Cheja’ y ‘La Banda de los Gallitos’. Estos últimos originarios de la localidad Tlacamilco.


“Los Cabezas”


El 6 de febrero del 2016, un grupo de hombres armados irrumpió un domicilio del líder de la banda ‘Los Cabezas’, Simón Solís Matamoros, quienes se apoderaron de una suma aproximada de un millón de pesos. Al percatarse del robo, chupaductos prendieron fuego a la presidencia auxiliar y manifestaron inconformidad por la inseguridad en la población. En estos disturbios ‘Los Cabezas’ fueron apoyados por integrantes de la Banda ‘Los Cornelio’.


Solís Matamoros, según el reporte, es aficionado a compartir en su cuenta de Facebook fotografías de él portando armas cortas y largas, además de radios. Cuenta con antecedentes penales en Veracruz por el aseguramiento de animales el día 17 de enero del 2013, junto con Norberto Solís Tabales y Jovanny Solís Fuentes.


Los Pokemón


La banda de ‘Los Pokemon’ es liderada por el sobrino del presidente auxiliar de Magdalena Tetela y también sobrino del presidente municipal Antonio Aguilar Reyes. La mayoría de los integrantes de las Bandas consumen alcohol y drogas. Vecinos se quejan por desmanes y daños materiales que hacen estos hombres sin que puedan ser denunciados, por el parentesco con el edil municipal y auxiliar.


Los Monstruos


El 14 de junio del 2016, Alejandro F. Alias El Monstruo, quien es líder de una banda, fue detenido con dos cómplices en el predio ubicado en la calle 15 Sur entre Reforma y 4 Poniente de la junta auxiliar La Magdalena Tetela en Acajete, donde había cisternas abastecidas de hidrocarburo. Estaba custodiado por ‘El Monstruo’ a bordo de una camioneta Chevrolet Pick Up modelo 1999 con placas de circulación SL27589, en compañía de sus cómplices: Alfredo ‘P’ y Carlos ‘G’, de 34 y 38 años de edad, detenidos por la policía estatal y poco después quedó en libertad.


Militares venden el hidrocarburo


Fuentes informaron a CAMBIO Regionales que en la zona de Acajete y Amozoc -se encuentran cuatro bases de operación del Ejército Mexicano- pero no ha disminuido la extracción y robo de hidrocarburo, lugares donde se registra mayor número de tomas clandestinas donde los militares protegen a Huachicoleros.


Según habitantes de La Magdalena Tetela de Morelos, el Ejército Mexicano vende en 2.20 pesos el litro de combustible, pero que las bandas lo revenden en 8 pesos.


En el 2015 comenzaban a entrar miembros del Ejército Mexicano en Tepeaca, Amozoc y Acatzingo donde hacían recorridos en la zona de ductos. Cuentan vecinos que los Militares encontraban a los halcones y huachicoleros, los militares los desnudaban, con una tabla mojada golpeaban violentamente a los halcones en las nalgas, y con esto enviaban el mensaje a los líderes para dejar en claro que la milicia tomaría el control de todas las tomas clandestinas.


Los golpes en las nalgas con tablas mojadas es una vieja práctica dentro del Ejército Mexicano, como una forma de castigo. El 29 de Septiembre del 2015. Un presunto ladrón de combustible fue encontrado muerto y se dijo que habría sido asesinado por militares en Tepeaca, quien estaría vinculado con una de las bandas de chupaductos más importantes de esa zona de la entidad; tuvo a su cargo un depósito de combustible que explotó en el mes de mayo de ese año en San Antonio Tlacamilco, perteneciente a Acajete.


De acuerdo con fuentes policiales, Humberto León Pérez, de 33 años de edad, fue abandonado desnudo, ‘tableado’ y con golpes en todo el cuerpo. En cuanto a los otros dos sujetos, sus cómplices lograron escapar de los militares, trascendiendo que llegaron a su casa muy lastimados por los golpes que les propinaron con tablas mojadas en los glúteos. Desde entonces los líderes de chupaductos se han unido y negociado con Militares.