Lunes, 27 de Mayo del 2024
Martes, 23 Mayo 2017 01:53

Tony Gali frente al recetario colombiano

Tony Gali frente al recetario colombiano Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

El referido periodista es, desde siempre, una voz cercana a la cúpula del poder. Carlos Loret de Mola en los inmuebles cateados; el conductor del matutino mostrando la tina, los túneles, las habitaciones del otro gran capo mexicano y ahora mostrando la carpeta y los videos que sólo tienen los más altos funcionarios del gobierno federal. Siempre con derecho de picaporte ante las dependencias del gabinete de Seguridad Nacional.


En su calidad de columnista de El Universal, Loret de Mola presenta el modelo que seguirá el gobierno mexicano para embestir a la industria criminal del huachicol. La reseña ha sido presentada en su foro ‘Historias de reportero’ donde detalla los puntos que el gobierno colombiano implementó para contener la mafia del robo de hidrocarburo. Desde medidas técnicas hasta estrategias de persecución financiera y fiscal.

 

Desde este momento podemos adelantar que la aplicación de un modelo colombiano en México será un proceso a largo plazo; algo que comenzaría a ejecutarse en dos o tres meses, para mostrar los primeros resultados en un año, por lo menos.

 

El gobierno de Peña Nieto va de salida; una salida atropellada, desordenada, caótica. Difícilmente tendrá tiempo de aplicar el modelo colombiano.

 

Además la experiencia reciente no es buena referencia. El antecedente inmediato fue la presencia de Óscar Adolfo Naranjo Trujillo en Michoacán; el General Naranjo que llegó de noche y se fue de madrugada dejando un desastre. Aquella primera incursión de guías colombianas fue un galimatías. Hoy se anuncia una segunda etapa en la aplicación de modelos de aquel país.

 

El problema central es que las estrategias son colombianas, pero los que las aplicarán son mexicanos que pertenecen a una administración que ha fracasado en todos los frentes de la guerra contra el crimen organizado.

 

Nuestra perspectiva es esta: al gobierno de Peña Nieto no le alcanza el tiempo para aplicar el modelo colombiano. El tiempo se agota y su gobierno es el menos indicado para implementar un recetario sudamericano.

 

Una administración torpe, errática, corrupta, carente de coordinación, ausente de estrategia no va a aplicar en unos meses lo que no hizo en un sexenio.   

 

La lucha seguirá siendo local. El gobernador Antonio Gali Fayad debe continuar con su estrategia personal. Seguir golpeando al crimen con operativos demoledores como el de Encrucijada. Sostener una postura inamovible frente a la transgresión. No permitir que sus mandos policiacos se coludan con la delincuencia.

 

Pero sobre todo, dentro de su propia estrategia, Gali Fayad debe cumplir su compromiso de ir por los alcaldes huachicoleros; esos que usando su influencia proporcionan al crimen organizado cobijo, hospedaje y protección en sus demarcaciones.

 

El mandatario poblano debe sostener su palabra de que ‘no le temblará la mano’ para salvaguardar a Puebla. Deben caer los ediles involucrados con la delincuencia organizada.

 

Sean compadres de quien sean.

 

Dulcería poblana.

 

El futuro de Armenta en las manos de Barbosa.

 

El tiempo se encargará de demostrar que su actitudes y desplantes fueron puramente viscerales.

 

Hace semanas lo publicamos. De aquella joven promesa del marinismo ya nada queda. Fue un político centrado, ubicado, sensato, ecuánime. Uno de los pocos interlocutores que tenía la administración de Mario Marín Torres.

 

Sin embargo algo le pasó; algo se rompió en su interior. Tal vez fue el hedor del huachicol que ahora se percibe en Acatzingo, pero de unos años a la fecha Alejandro Armenta Mier se transformó. Y de aquel operador mesurado se convirtió en el protagonista de actitudes viscerales, arrebatadas, impulsivas.

 

Hoy abandona el barco tricolor en el que se formó y busca cabida en Morena. Pero quien ahí lleva mano es el único poblano que está recorriendo los municipios del Estado de México acompañando a la abanderada morenista. El único que tiene tribuna en medios nacionales y que los utiliza abiertamente en favor de Delfina, su candidata. Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta lleva mano en la conformación de las futuras candidaturas de Morena. Y Armenta quedará sujeto a ese arbitrio.

 

Tarde o temprano habrán de chocar. Al tiempo.

 

Ana Teresa Aranda y el ritual de las obsesiones.

 

Hay noticias que carecen de un peso específico pero que son emblemáticas de la condiciones de los entes políticos.

 

Hace meses apuntamos en esta Cúpula que en Puebla no hay ‘Broncos’, ni tampoco ‘Broncas’, esto en relación a Jaime Rodríguez, el gobernador de Nuevo León quien llegó al cargo administrativo por la ruta de una candidatura independiente. Desde principios de 2016 lo subrayamos: en Puebla nadie tiene la estatura política para llegar a la gubernatura por esa vía.

 

La ex panista Ana Teresa Aranda se lanzó a la corriente turbulenta en una frágil balsa. La señora que comprende la política bajo el concepto del escándalo, el arrebato, la diatriba, el denuesto, no fue más allá de los pronósticos electorales.

 

Ahora está de vuelta y abre la puerta a la posibilidad de volver a contender en el 2018. Esto ante los grandes sectores del electorado solo representará descrédito, demérito e incredulidad.

 

Repetimos, desde el punto de vista periodístico la noticia de un velado re-destape de Ana Teresa no tiene peso.

 

Solo es la demostración del patético nivel al que puede descender una figura pública cuando se obsesiona con lo improbable.

 

Un triste y lamentable espectáculo.

 

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.  

 

 

 

comments powered by Disqus