Lunes, 27 de Mayo del 2024
Martes, 13 Junio 2017 02:42

Lalo: el banal retorno del príncipe yunquista

Lalo: el banal retorno del príncipe yunquista Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

Puebla es una de las entidades con mayor diversidad geográfica, étnica y social. No es solamente la urbe de los edificios, los centros comerciales, las mega-universidades. Puebla es también sus sierras norte, nororiental y negra; sus comunidades y grupos indígenas poseedores de tradiciones ancestrales. Pretender ver la política desde una visión centralista siempre ha llevado a fracasos políticos.


En la historia de la Puebla contemporánea sólo tres figuras han logrado permear en todas las regiones de la entidad; personajes que comprendieron que más allá de Amalucan hay todo un mosaico de tejidos sociales y políticos; únicamente tres protagonistas comprendieron el peso del interior del estado. Ellos fueron Guillermo Jiménez Morales, Melquiades Morales Flores y Rafael Moreno Valle.

 

Esta anotación viene a cuentas porque en horas recientes la columna Templo Mayor del diario Reforma destacó las aspiraciones de Eduardo Rivera Pérez en busca de la gubernatura de Puebla, como si en verdad fuese un adversario a temer.

 

Nada de eso. ‘El príncipe yunquista’ nada representa; ni en Puebla capital ni mucho menos en el interior del estado. Como presidente municipal, Rivera fue la gris y escuálida sombra del entonces gobernador. Y durante esos tres años cometió el mismo error de otras figuras que no vieron más allá de los balcones del Charlie Hall.

 

Sobre la figura de la ‘Barbie tlaxcalteca’, Blanca Alcalá Ruiz, alguna vez apuntamos que si los 156 fines de semana que tuvo su trienio los hubiera dedicado a recorrer el interior del estado, sus sierras, sus cabeceras distritales, sus municipios y zonas emblemáticas, la señora hubiera sido imparable, incontenible. Pero no, nada de eso. Fiel devota a su frivolidad la entonces alcaldesa usaba los fines de semana para hacer acto de presencia en eventos de la alta sociedad, robando cámara para notas de la revista Rostros.

 

Y Eduardo Rivera ni siquiera hizo eso. Hoy debemos preguntarnos ¿Dónde están los grupos aliados de ‘Lalo’ en la Romero Vargas o en San Francisco Totimehuacan? ¿Tiene alguna célula incondicional en San Jerónimo Caleras?

 

Absolutamente nada de eso. Eduardo Rivera Pérez nunca tejió un andamiaje propio; jamás creó una estructura, ni una red que pudiera impulsar un futuro político. Solamente concibió la política como la defensa de su santa ideología yunquista, misma que ya nada representa para la Puebla contemporánea.

 

Y nos referimos a puntos de Puebla capital donde Rivera fue alcalde, pero si nos vamos al interior del estado su posicionamiento e índice de conocimiento son inexistentes. ¿Qué porcentaje de habitantes de la Sierra Negra conocen o han escuchado hablar de ‘Lalo’ Rivera? ¿En qué municipios de la Mixteca tiene presencia?

 

La realidad es que Rivera cobró especial notoriedad y relevancia porque los arrebatos del morenovallismo le dieron ese halo que lo convirtió en una breve celebridad. Las sanciones ordenadas desde la cúpula del poder y ejecutadas por el Congreso local hicieron de Lalo una especie de víctima efímera. Pero luego de 48 horas el sobresalto mediático se diluyó.

 

Fue el efecto de una ‘Caperucita yunquista perseguida por el feroz e implacable lobo morenovallista. “Pobrecita… ¡Sálvenla!... ¡Lobo malvado!”. Pero luego vinieron las elecciones en el Estado de México donde Rivera retomó su verdadero y auténtico color: el gris translúcido, un gris que casi se diluye, que se pierde y desaparece en el entorno.

 

Por favor si nos equivocamos corrijan a esta Cúpula.

 

¿Alguien recuerda alguna declaración de ‘Lalo’ digna de destacarse en la pasada campaña electoral? ¿Alguna estrategia operada en el Estado de México?  ¿Cuál fue la aportación del Yunque en tierras mexiquenses?

 

El color propio de Rivera Pérez es el gris translúcido. Ni hay tal ‘maestro’, ni existen ‘asesores especializados’.

 

Pero si el morenovallismo sigue insistiendo en su actitud persecutoria sólo van a victimizar al ‘príncipe yunquista’. Cual si fuera una Caperucita. Tal cual.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus