Lunes, 20 de Mayo del 2024
Miércoles, 30 Agosto 2017 22:11

Cuando ‘El Bukanas’ y ‘El Cachetes’ tundieron a Toyoo Ito

Cuando ‘El Bukanas’ y ‘El Cachetes’ tundieron a Toyoo Ito Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

Todo gobernante queda etiquetado por un hecho especial, emblemático y singular. Carlos Salinas de Gortari siempre será recordado por la frase ‘A ustedes ni los veo, ni los oigo’; Vicente Fox por su inolvidable: ‘¿Y yo por qué?’ y la frase del sexenio calderonista quedó acuñada: ‘Haiga sido como haiga sido’. Sin duda Rafael Moreno Valle quisiera ser recordado como el gestor de Audi, el gobernador urbanista, el constructor de un nuevo escenario poblano, el hombre del cemento hidráulico y las obras faraónicas. Pero lo cierto es que todo eso se está olvidando rápidamente y lo que queda en el imaginario colectivo son los hechos de Chalchihuapan, el huachicol y el espionaje. En este momento la pregunta toral es: ¿Quién le hizo tanto daño a Rafael Moreno Valle?


Y es que sin duda el controvertido exmandatario es un hombre brillante; el que pudo sacar al PRI tradicional de Casa Puebla; el que realizó una obra pública sin parangón, desde la ciudad capital hasta la Sierra Norte; el mismo que sometió y arrodilló a la mafia del transporte público.

 

Entonces… ¿Por qué las cicatrices de su gobierno son tan grandes? ¿Qué necesidad había de la llamada ‘Ley Bala’ misma que marcó el inicio en el deterioro de su imagen nacional? ¿Por qué razón se permitió que los sucesos de Chalchihuapan se desbordaran? ¿A qué se debe que el fenómeno criminal del huachicol sea el tatuaje que quedará marcado sobre la piel del morenovallismo? ¿Por qué en estos momentos de crisis política por el tema del espionaje la sociedad poblana mira a su exgobernador con lejanía y desdén?

 

Nuestra perspectiva es que Rafael Moreno Valle fue una víctima a la que arrastraron los excesos, los abusos, la prepotencia, la arrogancia disparatada de sus principales colaboradores.

 

La llamada ‘Ley Bala’ no tenía razón ni sentido. Fue un exabrupto tan atrabiliario como estéril. El costo social fue enorme, descomunal y simplemente no tuvo beneficio alguno. Chalchihuapan fue el embrión, el producto de esa ley y ahí están los resultados: un episodio que manchó de sangre la historia de Puebla.

 

En esta Cúpula una y otra vez se insistió en que Facundo Rosas era el más grave error de la gestión. El tiempo nos dio la razón; pero para entonces el Triángulo Rojo ya estaba incendiado. El efecto nacional fue el más grande que se haya visto. La Puebla huachicolera se convirtió en el sello de la casa. Personajes como ‘El Bukanas’ y ‘El Cachetes’ se convirtieron en los rostros, los actores protagónicos de la Puebla morenovallista.  

 

Sin duda Rafael es uno de los más notables gobernadores en la historia de Puebla. Pero los atropellos irracionales de sus principales colaboradores lo llevaron a esta crisis en la que está sumergido.

 

Sí, Rafael fue el constructor del Museo Barroco y de la más profunda transformación urbana que haya visto Puebla.  Pero su gestión siempre quedará marcada por los excesos y los desplantes a los que lo llevaron sus colaboradores.

 

Nadie le hizo más daño a Rafael Moreno Valle que los consejos de Eukid Castañón Herrera. Y ahí están los hechos como evidencia irrefutable, inapelable.

 

En esta etapa histórica de Puebla ‘El Bukanas’ y ‘El Cachetes’ tundieron a Toyoo Ito, el arquitecto japonés que construyó el emblema morenovallista para la posteridad.

 

Porque en el futuro, en el porvenir siempre se recordará al ‘Cachetes’, mientras que el Museo Barroco se convertirá en un elefante blanco y el nombre del artista nipón se diluirá en las aguas del río Atoyac.

 

Al tiempo.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

comments powered by Disqus