Lunes, 27 de Mayo del 2024
Lunes, 18 Septiembre 2017 22:19

Todas las Maras frente al colapso de la justicia

Todas las Maras frente al colapso de la justicia Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

Mara era de Xalapa y estudiaba Ciencias Políticas en la UPAEP; Karina era de Teotitlán de Flores Magón, Oaxaca y recién egresó como normalista de la Universidad Pedagógica Nacional, plantel Tehuacán. Mara tomó un vehículo de Cabify, mientras que Karina abordó una colectiva, una Urvan repleta de pasajeros que la llevó desde Teotitlán hasta Tehuacán.  Mara como Karina fueron reportadas como desaparecidas durante varios días, hasta que encontraron sus cuerpos.


El próximo 22 de octubre se cumplirá un año de que fue encontrado el cuerpo de la normalista Karina López Navarro quien tenía 26 años de edad y con grandes esfuerzos había concluido sus estudios en la Universidad Pedagógica. Su sueño era ser maestra de primaria. Pero manos criminales se lo impidieron.

 

Sus homicidas actuaron con una saña desmedida. Su cuerpo presentaba múltiples golpes y heridas causadas con un arma blanca. Posteriormente la envolvieron en plásticos color negro y la arrojaron en un terreno baldío de la junta auxiliar de San Pedro Acoquiaco, municipio de Tehuacán.

 

Ha pasado un año y no hay investigaciones, ni indagatorias. La carpeta de investigación de su homicidio permanece bajo capas de polvo en la ‘Casa de Justicia’ de Tehuacán. La recién nombrada ‘Fiscal Especializada en Homicidios’ Sandra Rojas de la Luz apenas llegó a ocupar la plaza, misma que estuvo acéfala por cerca de dos años, por lo que desconoce todo lo referente a este feminicidio. Su jefa, protegida de Jaime Huerta Ramos, el Fiscal de Investigación Regional, tampoco sabe del caso porque hace tan solo tres meses tomó posesión del cargo.

 

Pero es completamente certero que los agentes ministeriales, quienes ya tienen cerca de ocho años ocupando la Primera y Segunda Comandancia de Tehuacán, recuerdan el levantamiento del cadáver de Karina López Navarro.

 

Pero los padres de la occisa son una humilde pareja de Teotitlán de Flores Magón, Oaxaca, modestos indígenas que no tuvieron los recursos económicos para ‘colaborar’ con los ‘gastos’ de la gasolina, los viáticos y otro tipo de ‘apoyos’ que suelen pedir los agentes ministeriales. Funcionarios que ya están tan arraigados como enviciados en ese tipo de costumbres.

 

La realidad es que el homicidio de Karina López Navarro nunca se investigó. Solamente se levantó el papeleo para guardarlo en la dependencia.

 

Este es el rostro del colapsado aparato de la justicia poblana. El que tiene en Víctor Antonio Carrancá Bourget a un fiscal que no es poblano, que nunca vivió en Puebla y que cuando termine su encomienda saldrá del estado para nunca volver. El mismo que ejerce su autoridad a control remoto, mientras atiende sus asuntos particulares en la Ciudad de México.  

 

El que encabeza una dependencia de un burocratismo salvaje y atroz, en la que existen cabeceras distritales que no tienen agencia ministerial y hay que recorrer 50 kilómetros para llegar a la oficina más cercana. Y lo más probable es que ahí se encuentren con una ‘Casa de Justicia’ en la que el titular sólo atiende en horas y días hábiles, en la que no hay ‘toner’ en la impresora, ni agua en los baños.

 

Pero sobre todo ‘Casas de Justicia’ en las que no hay voluntad política, ni vocación de servicio para atender a las víctimas de los delitos.

 

No solamente es Mara Fernanda Castilla Miranda también es la normalista Karina López Navarro y decenas y decenas y decenas de mujeres que han sido privadas de la vida. Son muchas las ‘Maras’ que se han encontrado de frente con una fiscalía indolente, ausente y omisa.

 

El gobernador Antonio Gali Fayad recibió un aparato de justicia que está en completo colapso; que nada atiende, nada resuelve, nada esclarece. Lo que los poblanos esperan es que así como supo enfrentar y combatir a la industria criminal del huachicol, así de la misma manera ahora renueve una institución que está en franca descomposición. Antes de que Puebla se convierta en una copia de Ciudad Juárez o de Ecatepec, Estado de México.

 

Lo hemos sostenido; Gali es poblano, con esposa e hijos poblanos y hará todo lo posible para que cuando termine su periodo pueda seguir caminando en estas calles, mirando a los ojos a sus habitantes.

 

Así esperamos verlo.

 

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.   

 

 

comments powered by Disqus