Lunes, 27 de Mayo del 2024
Miércoles, 27 Septiembre 2017 20:53

Sismos sacuden a gobernadores de centro y sureste

Sismos sacuden a gobernadores de centro y sureste Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

La señora no es gobernadora, pero aspira a serlo. Sin embargo su desempeño deja mucho que desear. Se pone de pie y con una tarjeta en la mano trata de hilvanar ideas y hacer una presentación congruente, pero no lo logra. Se ve débil, insegura, titubeante, temerosa. Claudia Sheinbaum busca convertirse en la Jefa de Gobierno de una de las ciudades más grandes del mundo, pero la realidad es que las lozas que cayeron en el Colegio Rébsamen también comprimieron sus aspiraciones y nos mostraron una funcionaria inoperante, indolente, con escasa capacidad para sortear crisis de esta magnitud.


Si Sheinbaum fuera jefa de gobierno haría el mismo papel que Miguel Ángel Mancera, el ejecutivo que se vio minimizado, aplastado por la sociedad civil que salió a las calles mientras él no atinaba a esbozar una estrategia de emergencia. Luego del sismo del 19-S durante horas no se supo de Mancera, no aparecía, no declaraba, no podía salir a las calles; simplemente se mostró la dimensión del desgobierno capitalino.

 

La sociedad civil tomó el control de las zonas de desastre y ni la policía ni los cuerpos de emergencia tuvieron la capacidad de coordinar los esfuerzos que surgían de manera espontánea en las calles. Luego de la efervescencia el Jefe de Gobierno apareció con algunos remedios caseros para paliar la crisis de los ciudadanos que se quedaron sin vivienda y que en estos momentos duermen en tiendas de campaña.

 

En el Estado de México el escenario es aún más opaco. Hasta el momento, a nueve días del sismo el gobernador en ciernes, Alfredo del Mazo Maza todavía no presenta un programa para rehabilitar las comunidades afectadas. El sujeto desapareció de la faz mexiquense.

 

En los estados de Oaxaca y Chiapas los bisoños e imberbes gobernadores no saben por dónde comenzar la labor de reconstrucción. Es tal el tamaño de la devastación en comunidades marginadas que simplemente no atinan a hilar una respuesta. Los medios de comunicación nacionales no están llegando hasta esas comunidades donde los chiapanecos y oaxaqueños están sobreviviendo por sí solos, sin ayuda alguna, sin apoyo federal o estatal.

 

El sismo del 7-S derrumbó los vestidores de los gobernadores Alejandro Ismael Murat Hinojosa y Manuel Velasco Coello y los dejó desnudos, mostrando al país su frivolidad y banalidad social. Una condición de la que no pueden salir.

 

Pero quien se colocó en el fango histórico de la infamia fue el gobernador morelense Graco Ramírez Garrido Abreu, quien públicamente fue acusado por todos los sectores sociales de robar la ayuda humanitaria con fines de una irracional mezquindad política. Una rapacería sin antecedente, sin parangón. El Obispo de Cuernavaca Ramón Castro y Castro desde una de las poblaciones más afectadas grabó un video casero en el que fustigaba acremente a Graco. La mayoría de los medios nacionales callaron ante la crisis, evidenciando el gigantesco calado de los convenios publicitarios. Sólo el rotativo La Jornada durante dos días seguidos dedicó su titular al sátrapa Graco.

 

Como viene sucediendo desde hace unos meses, en otros momentos críticos, Puebla atraviesa este trance sin escándalos y sin acusaciones. El gobernador Gali Fayad ha recorrido las zonas afectadas con sensibilidad social; con equilibrio y mesura en sus declaraciones. Señala que se hará uso de un Seguro contra Desastres que ya se había adquirido.

 

La administración estatal atiende con tacto y prudencia una crisis que no tiene antecedentes. Son miles de escuelas las que se deben revisar minuciosamente. Para esto la SEP Estatal tuvo que implementar una nueva normatividad, acorde con la delicada contingencia. En este sentido el gobierno actúa con enorme cautela en la revisión de los edificios educativos.

 

Pero no debe olvidarse que también son miles las viviendas derruidas. Lo señalamos en una entrega anterior, la diferencia central entre el sismo del 15 de junio de 1999 y el del 19-S es la enorme cantidad de inmuebles particulares afectados. Comunidades enteras de la Mixteca están devastadas como nunca se había visto. Esta es la dimensión de la crisis poblana, y en este sentido la administración galicista se conduce con pies de plomo. Ojalá así continúe.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

comments powered by Disqus