Lunes, 20 de Mayo del 2024
Martes, 31 Octubre 2017 09:59

Jesús Morales: inerte ante el crimen organizado

Jesús Morales: inerte ante el crimen organizado Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

De manera obligada debe recordarse que los fuertes operativos, aquellos que han descarrilado o acorralado a algunas células delictivas, han sido ejecutados por la Marina Armada de México. Comenzando por aquella redada en Encrucijada, posteriormente con la liquidación en Chipilo de un capo del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), hasta el reciente despliegue lanzado para cazar al Z-55 alias ‘el cacarizo’, uno de los líderes del saqueo de trenes.


Luego de la ejecución de tres agentes ministeriales, el jueves 9 de marzo de 2017, la Marina Armada coordinó, subrayamos, coordinó el operativo de ‘Encrucijada’ al que se sumaron corporaciones federales y estatales.

 

Lo mismo sucedió en Chipilo el viernes 30 de junio, cuando marinos abatieron a ‘El Quino’, capo del Cártel Jalisco Nueva Generación, quien llevaba una plácida estadía en territorio poblano.

 

En días recientes, la madrugada del 17 de octubre, fue la misma institución naval, la que liquidó al Z-55, alias ‘el cacarizo’ en un operativo quirúrgico.

 

Debe subrayarse que en Puebla los verdaderos operativos para desactivar células de la delincuencia organizada los realiza la Marina, porque el señor Secretario de Seguridad Pública Jesús Morales Rodríguez sólo se dedica a hacer rimbombantes y pomposas declaraciones, pero los poblanos simplemente no ven en dónde está el trabajo de este funcionario.

 

El noticiero de Televisa que conduce Denise Maerker frecuentemente presenta fragmentos de entrevistas con Morales Rodríguez quien señala que: ‘En labores de inteligencia tenemos identificados a los autores… a los líderes…” Bla, bla, bla...

 

El titular de Seguridad es un magnífico promotor de sí mismo. Pero si les preguntamos a los poblanos de Xicotepec de Juárez o de Ajalpan, incluso si se pregunta a los vecinos del distrito de Ciudad Serdán, la tierra de los Morales ¿Cuál es la labor, la presencia del Secretario de Seguridad Pública? La respuesta social es muy obvia, simplemente no hay titular de la dependencia que atienda los reclamos de los poblanos.

 

Debe anotarse que el gobernador Antonio Gali Fayad ha mostrado una especial sensibilidad y atención al tema de la inseguridad. Desde aquellas intervenciones en que narraba sus pláticas con niños que le confesaban ser ‘halconcitos’, hasta la entrega de ‘La Célula’ a la Secretaría de la Defensa Nacional, el ejecutivo estatal ha mostrado una profunda preocupación por el tema de la seguridad. Lo hemos subrayado, Gali es poblano, tiene esposa e hijos y poblanos y su deseo es que el día de mañana pueda caminar por las calles de todo el estado recibiendo el saludo sincero de los ciudadanos.

 

Es inobjetable el interés mayúsculo de Gali por enfrentar a la delincuencia. Pero al mismo tiempo debe señalarse que hay funcionarios de su gobierno que no comparten esa mística y es el caso en concreto de Jesús Morales Rodríguez que de ninguna manera es un policía, en realidad es un burócrata de la policía.

 

Si el funcionario estuviera haciendo una buena labor, de inmediato sería considerado para repetir en el cargo en futuras administraciones. Pero es evidente que no puede con el tamaño del paquete.

 

El día de ayer, lunes 30, quedará como una de las jornadas más violentas en la historia de la Puebla contemporánea. Ya no estamos ante el caso de asesinatos aislados, ya no. En este momento la entidad ha entrado en la fase de masacres tipo Chihuahua o Tamaulipas.

 

La espiral de la violencia está creciendo; no se detiene. La industria criminal del huachicol claramente se ha visto acotada, cercada, pero los delincuentes han buscado otras ramas; principalmente los asaltos en carreteras y el saqueo de trenes.

 

El huachicol se ha reducido, pero las organizaciones criminales buscan otras actividades que compensen sus pérdidas financieras. Las células delictivas siguen vivas y ahí están las casas de seguridad, las camionetas, las armas largas, todas las herramientas indispensables para seguir transgrediendo.

 

El gobernador Gali Fayad debe tomar en cuenta que la primera regla para cercar a los delincuentes es cerrarles el paso. Y lo que en Puebla se hace urgente es la instalación de retenes, de verdaderas barreras con 40 o 50 policías estatales apoyados por fuerzas federales.

 

El día en que se implemente verdaderos retenes en las zonas de Cañada Morelos, Ciudad Serdán, Palmar de Bravo, Tepeaca, Tecamachalco, Amozoc y ahora en la zona de Tlaltenango, los criminales quedarán acorralados.

 

Pero se hace imperante implementar verdaderos operativos en las carreteras de Puebla, por medio de retenes que sean muros infranqueables. Los delincuentes no son tan arrojados como parece; al contrario, son sumamente cobardes y cuando les reporten que veinte kilómetros adelante hay un retén de 40 policías se van a regresar por donde venían.

 

Sólo así, cubriendo las carreteras poblanas se podrá acotar el movimiento de decenas y decenas de camionetas sospechosas que circulan sin que sean molestadas.

 

Pero mientras eso suceda, hoy queda claro que Jesús Morales no es parte de la solución, sino del problema.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

comments powered by Disqus