Domingo, 19 de Mayo del 2024
Martes, 30 Mayo 2017 02:40

Cuando se quiere, sí se puede

Cuando se quiere, sí se puede Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

La impunidad propiciada por la corrupción es la causa del crecimiento desorbitado de la inseguridad y de la violencia. Un delito que queda impune, propicia que se sigan cometiendo muchos más.


Ayer el procurador o fiscal del estado, dio a conocer la aprehensión de la banda del ‘Güero’, responsable del asesinato de un niño de dos años en la Autopista México-Puebla y de la violación de una señora y su hija de 15 años. Los hechos ocurrieron este mismo mes y ya fueron aclarados y detenidos los responsables.

 

Desde hace años, las fuerzas del orden no habían procedido con tal rapidez y eficiencia, ¿qué pasó?

 

Que esos hechos conmovieron al país y tuvieron trascendencia internacional. Una familia que viajaba de la ciudad de México a Quecholac, en Puebla, al detenerse cerca de San Martín Texmelucan fueron asaltados por jóvenes que viajaban en una camioneta y exigieron al jefe de la familia la entrega del vehículo y dispararon matando a un niño de sólo dos años de edad que iba en brazos de su madre y luego procedieron a vejar a las mujeres habiendo golpeado al esposo y padre de ambas.

 

La noticia causó indignación en el país y en el mundo. Habíamos rebasado ya los límites de brutalidad y salvajismo que se han visto en otras partes. Y eso ocurría nada menos que en Puebla, una entidad que en los últimos años, venía presumiendo de ser una de las más seguras de la república.

 

La presión social obligó a las autoridades a exigir resultados rápidos a los jefes policiacos y estos trabajaron con eficiencia y responsabilidad y antes de un mes, no sólo habían aclarado el caso, sino que habían detenido a los delincuentes.

 

Eso demostró, que ‘sí se puede’ combatir a la delincuencia organizada o desorganizada con eficacia y rapidez. Lo que pasa es que parece que no se quiere; que hay compromisos de policías o autoridades con las mafias del crimen, pero eso tiene que acabar, la paciencia de la ciudadanía está ya casi agotada.

 

Ha sido precisamente esa irritación social la que ha obligado a actuar ‘rápidos y furiosos’ a los elementos policiacos que tomaron parte en este caso y los resultados están a la vista.

 

La Fiscalía del Estado, la Secretaría de Seguridad, los cuerpos policiacos estatales coordinados con las fuerzas federales, están obligadas a dar los mejores resultados de aquí en adelante. Han demostrado que pueden y ahora la ciudadanía les exigirá que sigan ‘pudiendo’.

 

Cada día los hechos delictuosos van en aumento y tendrán mucho trabajo por delante.

 

Tan sólo en la jornada del domingo los periódicos dieron noticias muy preocupantes: en esta capital fue asaltada en la madrugada, una pozolería en la colonia Amor, habiendo perdido la vida un hombre y su hijo, propietarios del negocio, que se opusieron a que sus clientes fueran asaltados. En Atlixco, fue asesinada una mujer al parecer por su esposo. En Chinantla, sur del estado, fue muerto un taxista de siete tiros y su vehículo encontrado a la salida a Tecomatlán.

 

En el municipio de Juan N. Méndez, dos jóvenes que viajaban en una motocicleta, mataron a tiros a un fumigador de cebolla, en el momento en que trabajaba, ante varios testigos.

 

Y así por el estilo, podemos recorrer el Estado y encontrar numerosos casos de asaltos en autobuses de transporte público en el trayecto de Xicotepec a Huauchinango; secuestros, amenazas de asesinatos y robos con violencia en Tehuacán, en San Martín Texmelucan, en Teziutlán; robo de ganado en Zacapoaxtla; robos de autos y agresiones en Izúcar de Matamoros y así podríamos seguir hasta el infinito.

 

El gobierno de Antonio Gali, ya se decidió a dar batalla contra la delincuencia y ahora debe continuarla con éxito. Los ciudadanos están hartos de mentiras y simulaciones. El actual gobierno estatal decidió entrarle al Círculo Rojo a combatir a los huachicoleros y ya se destapó la cloaca en la que están implicadas autoridades municipales, según se ha visto y también elementos policiacos.

 

Son acciones que permitirán que la gente vuelva a confiar en las instituciones.

 

Nadie se resigna a dejar el campo libre a los grupos delincuenciales. Hay estados, como Michoacán y Guerrero, donde la población civil ha tenido que armarse y organizarse ante el desprestigio, por ineficiencia, de las llamadas fuerzas del orden.

 

Será una labor difícil pero hay que hacerla. Las autoridades federales, estatales y municipales, están obligadas a ello, ya que la ciudadanía les dio el poder para que resuelvan esos y otros muchos problemas, pero el de la seguridad es básico para poder avanzar en todo lo demás.

 

 

  

 

 

comments powered by Disqus