Jueves, 23 de Mayo del 2024
Martes, 15 Agosto 2017 21:49

Democracia grillera, la nuestra

Democracia grillera, la nuestra Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Las fundaciones ‘Por México Hoy’ de Cuauhtémoc Cárdenas, y ‘Lázaro Cárdenas’  de Movimiento Ciudadano, convocaron a un encuentro con académicos de primer nivel,  para hablar sobre un Nuevo Proyecto de País, que incluya a todas las corrientes, a todos los ciudadanos, ya que los partidos solo se dedican a grillar y a cuestiones meramente electoreras.


 Este encuentro con académicos presidido por Cuauhtémoc Cárdenas se realizó en la ciudad de México y asistieron personajes como Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM, el senador Alejandro Encinas, Ricardo Raphael, escritor y periodista, Alfonso Iracheta, investigador, y el activista Javier Sicilia, así como representantes de 17 instituciones de nivel superior, fue todo un éxito.

 

De la Fuente expresó su beneplácito de que alguien de la esfera política haya pensado en tomar en cuenta a las académicas y los académicos para la elaboración del proyecto. ‘Eso en sí mismo, me parece  un paso en la dirección correcta’, dijo.

 

Pidió que se realizara una revisión de la hipertrofia de la burocracia en el rubro de Ciencia y Tecnología, ya que en México se tiene un número de funcionarios de primer nivel en ese renglón, que no existe en ningún otro lugar del mundo.

 

No se está haciendo nada para formular un plan, un proyecto que nos permita afrontar con éxito los graves problemas del país: “Los tiempos se agotan y lo que aprieta es lagrilla’, pero lo que está ausente son las ideas, lo que está ausente es el debate, son las propuestas, son los proyectos”.

 

Ya lo hemos dicho en este espacio. El dinero que se invierte en el sostenimiento de una estructura supuestamente democrática desde partidos políticos hasta organismos electorales, es una millonada tirada a la basura.

 

Los partidos electoreros que tenemos, no han sido capaces de formular un proyecto, no digamos para resolver los problemas nacionales, ni siquiera los que se dan a nivel local. En un alto porcentaje, los políticos que llegan a ocupar un cargo ejecutivo a nivel nacional o local, carecen de imaginación para afrontar el problema de la inseguridad, de la producción de alimentos, del combate a la pobreza.

 

Los partidos de los que provienen, en su totalidad están pensando en las próximas elecciones y no en formular proyectos para que los habitantes de este país tengan trabajo, educación, buenos servicios de salud y seguridad en sus ciudades, en sus pueblos y comunidades.

 

Y para ganar elecciones, piensan que lo que deben hacer es grillar a los adversarios y a nivel interno a sus propios compañeros de partido para ser ellos y sólo ellos los ‘ganones’.

 

Se ha dicho que México tiene la democracia más cara y la más ineficiente y eso parece ser cierto. Hay 10 partidos nacionales y por lo menos uno local en cada entidad federativa. Reciben millones de pesos anuales de prerrogativas y en los años electorales, sus ingresos de duplican. Y para qué sirve gastar tanto en partidos que fuera de tres o cuatro, los demás son meros membretes, cuyo número de afiliados apenas y sirve para conformar el comité estatal y alguno que otro comité municipal.

 

En su mayor parte son partidos de fantasía que en épocas electorales, sirven como refugio a militantes de los cuatro partidos grandes, principalmente del PRI, para obtener la candidatura a la que aspiraban y no les dieron.

 

Sirven para alborotar la gallera en tiempos de elecciones, haciendo declaraciones a los medios para anunciar fraudes electorales, para criticar a los contendientes de otros partidos, para esparcir rumores que perjudiquen a partidos contrarios y para denunciar actos de corrupción, ciertos o falsos, que dañen la imagen de los adversarios.

 

Pero presentar un proyecto, aunque sea sencillo, para brindar mayor seguridad a los ciudadanos, para impulsar las actividades agropecuarias, para abatir los elevados niveles de desigualdad en las ciudades y en el medio rural, para eso, están negados, por incapacidad o por no ser asuntos de su interés personal o de grupo.

 

También en la estructura política del país hay una hipertrofiada burocracia, como señaló el ex rector de la UNAM, De la Fuente, en el caso de Ciencia y Tecnología.

 

Los partidos reciben millones y el IFE tiene en todo el país, a los funcionarios y empleados mejor pagados y tanto partidos como organismos electorales, son prescindibles, es decir, si se les elimina, no pasa nada, bueno, el país se ahorra una millonada que ahora gasta sin obtener ningún beneficio.

 

El único partido que ha tenido estructura y organización, ahora disminuida, es el PRI.

 

  El PAN, segundo partido más antiguo en el país, ni siquiera ha podido llegar a ser un partido con presencia nacional.

 

Vamos a poner un ejemplo: en el Estado de Guerrero, en la penúltima elección de gobernador, la que ganó Ángel Aguirre por el PRD, la candidata panista tuvo un porcentaje de votación inferior al 2 por ciento, por lo que perdió su registro, pues en ese entonces, era el porcentaje mínimo para mantenerlo.

 

Y por ese detalle, el demócrata presidente de la república, panista él, Felipe Calderón le quitó a Acapulco, la sede del tianguis turístico dando un ejemplo máximo de sentido democrático.

 

Desde la Revolución de 1910, México no había pasado por una época tan dramática como la que está viviendo desde la imposición del sistema económico neoliberal.

 

Si nuestros políticos y los partidos que los agrupan no se ponen las pilas, este país puede estallar. Lo más difícil si se logra controlar la situación, será reconstruir el tejido social que en muchos estados, como Chihuahua, Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, entre otros, está completamente destruido.

 

 

 

 

comments powered by Disqus