Jueves, 23 de Mayo del 2024
Miércoles, 08 Noviembre 2017 08:32

El Frente Ciudadano está deshecho en Puebla

El Frente Ciudadano está deshecho en Puebla Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Los dos principales partidos políticos que conforman el llamado Frente Ciudadano por México, PAN y PRD, cada día amanecen con mayores problemas internos, que en el PRD han sido de siempre desde que se fundó ese partido hace más de un cuarto de siglo; pero en el PAN, que se fundó hace 78 años sólo ha habido cuatro grandes crisis. Había sido un partido bien portado, honesto (de eso habían presumido siempre, hasta que llegaron al poder) y además cristiano, aliado del clero católico.


El primer acto (no oficial) del primer presidente panista, don Vicente Fox, fue asistir a misa en la Basílica de Guadalupe unas horas antes de asumir el poder y ya ahí, su primer acto oficial, fue sacar el retrato de don Benito Juárez de Los Pinos, mismo que fue solicitado por el secretario de Gobernación, Santiago Creel, para llevárselo al palacio de Bucareli.

 

Ya habiendo protestado ante el Congreso de la Unión como Presidente, recibió en un acto efectuado en el Auditorio Nacional de manos de una de sus hijas, un crucifijo, tal vez para anunciar una nueva era para el país, en la que supuestamente se iba a terminar con el estado laico.

 

Pero ciento cincuenta años de laicismo no se pueden terminar así como así. Fox fue el primer presidente de la república divorciado y tuvo que atenerse a una ley juarista para volver a casarse con la señora Marta, también divorciada.

 

Total, que seguimos siendo un estado laico.

 

El PAN está pasando por una de las crisis más dramáticas de su historia, provocada por los priistas que llegaron a sus filas y ahora está más dividido que nunca y lo peor, ya no puede ocultar sus pleitos internos como lo hacía antes.

 

El PRD siempre ha tenido problemas internos y graves pleitos entre las corrientes o tribus que lo conforman, pero ahora con el surgimiento de Morena, muchos perredistas han empezado a pasarse al nuevo partido de López Obrador y están dejando al PRD que ya dejó de ser el representante de la izquierda en México.

 

Para colmo de males, el otro partido que conforma el Frente, el Movimiento Ciudadano, en Puebla prácticamente no existe. A últimas fechas ha hecho un poco de ruido, pero es porque su dirigente estatal, el ex dirigente estatal priista, ex diputado local y muchas cosas más, Fernando Morales, ha convocado a sus amigos a varias reuniones y son los que hacen ruido. Lo mismo están en una reunión en el Hotel Camino Real, de Angelópolis, que en el centro de convenciones para recibir a su dirigente nacional.

 

El Frente, que no tiene nada de ciudadano, tendrá muchos problemas para designar a su candidato a la Presidencia de la República. Si la decisión es para  Ricardo Anaya, ni perredistas ni muchos panistas votarían por él y si es para Miguel Ángel Mancera, del PRD, muchos panistas no lo apoyarían. El partido Movimiento Ciudadano no tendría propuesta aceptable para sus otros dos socios.

 

Y para colmo de males, en Morena tienen pleitos internos por las candidaturas. Los del grupo fundador no quieren a nadie que no sea militante originario. Los que llegan de otros partidos y la inmensa mayoría de los que se pasan a Morena, van de otros partidos, son vistos con desconfianza, con recelo, como oportunistas o advenedizos.

 

Parece que gracias a su habilidad política, el virtual candidato a la gubernatura de Puebla, Miguel Barbosa Huerta ya fue aceptado por la dirigencia y el Consejo Estatal y eso ya constituye un gran paso. Ahora falta que acepten como candidata a la presidencia municipal de Puebla a Paola Migoya, que ya tiene opositores gratuitos en las filas morenistas.

 

Dentro del mismo partido han surgido voces que pregonan que para la alcaldía sería buen candidato el doctor Enrique Cárdenas, que no pudo ser candidato a la gubernatura.

 

Afirman que para ese cargo, tienen más positivos que negativos y que haría un buen papel, además de que en ese puesto iniciaría su carrera política.

 

Así como están los partidos políticos en este momento, sin proyecto, sin discurso que aborde los verdaderos problemas del pueblo, sin organización, sin estructura, un partido con estructura buena o mala o mediana, con organización y disciplina, cualidades que el partido tricolor siempre ha tenido a la alta o a la baja, podría ganar no tan difícilmente como parece.

 

Lo malo es que el PRI entra en negociaciones para ganar o dejar ganar, según el caso. Y si hay la intención, ‘porque así conviene a los intereses del país’ dejar ganar al PAN, pues ganará el PAN. Si ‘los intereses del país’ requieren de un gobernador perredista pues se deja ganar a Morena, pero si hay la decisión de ‘recuperar’ Puebla, el PRI recupera Puebla. Todo se hará pensando en México, en beneficio de los sectores populares y nadie dirá nada. Así es esto de la política y así seguirá siendo, quién sabe por cuánto tiempo más.

 

 

comments powered by Disqus