Sábado, 04 de Abril del 2020
Jueves, 24 Agosto 2017 21:49

El Cachetes dejó al morenovallismo tambaleante, pero no noqueado

El Cachetes dejó al morenovallismo tambaleante, pero no noqueado Escrito Por :   Arturo Rueda

La primera plana y la reacción en redes sociales no provocaron nocaut porque en realidad los impulsores de la decisión no lo quisieron así. Si el alto mando que envió a los marinos por Othón Muñoz Bravo lo hubiera querido, el empresario ligado al morenovallismo habría amanecido en un penal federal en Veracruz como le ocurrió a Pablo Morales Ugalde, el edil de Palmar que tuvo una captura inmediatamente boletinada.


En términos pugilísticos, la fotografía del ex gobernador poblano y el capo huachicolero Othón ‘Tony’ Muñoz Bravo en la primera plana de Reforma no mandó a la lona al morenovallismo porque quien instruyó el operativo de la Marina no lo quiso así. Fue un golpe durísimo a la quijada que los trae groguis, pero no se han caído. Nadie sabe qué hacer para borrar tantas huellas que se dejaron desde 2010 cuando ‘El Cachetes’, asociado al gallero Aduna, fue uno de los financieros de esa campaña y hasta en su rancho prestó para la comida de la victoria, como lo narró ayer Alejandro Mondragón.

 

Las huellas sobran porque Othón Muñoz Bravo fue uno de los empresarios favoritos del régimen, a tal grado que los secretarios del gabinete acudían a su rancho en Haras para presentarle proyectos en los que le interesara participar. Las legiones de subsecretarios y directores de área entendían el papel que les tocaba jugar, pues todos sabían que Muñoz Bravo tenía línea directa con el alto mando. 

 

Esa relación político-empresarial se trasladó al ámbito social cuando Muñoz Bravo y Sergio Moreno Valle —hoy perdido en acción—se convirtieron en ‘cuatitos’ gracias a que el primo del gobernador le escrituró sociedades e inmuebles. Luego de la relación de conocidos en la campaña, pasaron a notario-cliente, después a socios, y finalmente a compañeros de viaje a la cabalgata en Tamaulipas.

 

Toda esa evidencia fotográfica y de negocios entre Othón y los morenovallistas, contó Rodolfo Ruiz en La Corte de Los Milagros, se quedó en poder de la Marina que ingresó al domicilio del capo huachicolero alrededor de la una de la madrugada y recopiló información hasta que, enterados tardíamente del operativo, se apersonaron en el fraccionamiento El Secreto los ministeriales de Carrancá. Y aquí viene lo relevante.

 

La primera plana y la reacción en redes sociales no provocaron nocaut porque en realidad los impulsores de la decisión no lo quisieron así. Si el alto mando que envió a los marinos por Othón Muñoz Bravo lo hubiera querido, el empresario ligado al morenovallismo habría amanecido en un penal federal en Veracruz como le ocurrió a Pablo Morales Ugalde, el edil de Palmar que tuvo una captura inmediatamente boletinada.

 

Crece la percepción entonces de que el caso de ‘El Cachetes’ es, ante todo, una intimidación siciliana cuyos efectos vendrán hasta 2018. Una pistola en la sien, un cuchillo en la garganta porque la relación cómplice entre Peña Nieto y Moreno Valle duró lo que tenía que durar: hasta que nuevamente se disputa el poder. Si el amor acaba porque hasta la belleza cansa, nos enseñó José José, también las alianzas tienen fecha de caducidad.

 

El PRI quiere retener la Presidencia de la República, sin embargo de las cinco gubernaturas con el mayor padrón electoral, cuatro están absolutamente perdidas: CDMX, Jalisco, Veracruz y Guanajuato. Puebla es la única que pueden aspirar a recuperar, y esos votos serán decisivos para alcanzar a López Obrador en la presidencial.

 

El acto intimidatorio de apresar a un empresario morenovallista enriquecido por el huachicol fue seguido de la cortesía de no enviarlo a un juzgado federal, sino dejárselo a Carrancá a manera de gesto de buena voluntad para forzar una negociación hostil. La Marina se quedó con la información que, en caso de no haber acuerdo, llevaría a su utilización en 2018.

 

¿Cuál podría ser el acuerdo que negociará?

 

Uno, que Rafael Moreno Valle desista de continuar impulsando el frente amplio PAN-PRD para la elección presidencial. Ya se sabe que Los Pinos pretenden que cada partido vaya por separado.

 

Dos, que Martha Erika Alonso no sea postulada para la gubernatura de Puebla para que el ex gobernador no tenga que meter las manos. Duele más el cuero que la camisa, así, qué necesidad de que sea postulada. La esposa del ex gobernador sería reubicada en la pelea por la alcaldía y Banck subido a la disputa por Casa Puebla.

 

 

El amor se acabó, no así la cordialidad política. Los morenovallistas no deben olvidarlo. Othón no está en un penal federal porque no lo quisieron así. Hay cordialidad, pero puede acabarse. Es la pasión por el 2018

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus