Domingo, 16 de Febrero del 2020
Jueves, 31 Agosto 2017 21:56

De malagradecidos y resentidos que te encuentras por la vida

De malagradecidos y resentidos que te encuentras por la vida Escrito Por :   Arturo Rueda

Anwar Salomón es el amigo de la infancia de Eukid Castañón desde el Colegio Americano y luego de que éste se empoderó, no dudó en pedirle chamba. Durante por lo menos tres años fue el hombre que le cargaba el maletín a Eukid y tenía relación con los temas más delicados que se manejaban en la consultora Solución Total. Iba de lo público a lo privado con vínculo directo a temas delicadísimos, entre ellos, la relación con Joaquín Arenal


 

Ni en la vida ni en la política, nadie está a salvo de los malagradecidos que se resumen en la frase de Melquiades Morales ante las ingratitudes: ¿pues qué favor le hice yo a éste?

 

Los ingratos y malagradecidos son condición humana ineludible y una de las razones más sencillas para explicar el fallo en ciertas organizaciones.

 

Tipos que en una mala racha, te piden tu apoyo, lamen las suelas de tus zapatos, te solicitan trabajo para superar una crisis, una enfermedad, una hospitalización, juran ante los Dioses Antiguos y los Nuevos que te serán leales al cien por ciento, que están dispuestos a matar por ti, festejan tus chistes y son solícitos.

 

Esta zalamería, tiempo después, se vuelve traición y nadie sabe explicar bien por qué. Puede ser un sentimiento de despecho, como le ocurre a Yago con Otello; simple envidia reprimida o en el más común de los casos, ingratitud pura y llana que exhibe el cobre que andan enseñando por la vida.

 

Judas que se venden por unas monedas. Muchas o pocas, pero monedas al fin.

 

Con ese simple fallo de la condición humana, la miseria de la ingratitud puede explicarse como la fractura en la brecha de seguridad del #JuegoDeEspías que Moreno Valle y Eukid comenzaron a jugar a finales del 2013, cuando decidieron montar un equipo de escuchas ilegales Watergate región 4.

 

Quizá Watergate región 4 se queda corto. Richard Nixon ordenó colocar micrófonos en la sede del Partido Demócrata para conocer por anticipado el movimiento de sus rivales políticos en el proceso de reelección presidencial. Para eso hubo allanamiento de morada, pago en dinero black para los operadores y una trama de ocultamiento institucional al más alto nivel que culminó con la caída del presidente.

 

Moreno Valle y Eukid dieron un paso más adelante pues no sólo espiaron a sus rivales políticos, opositores y activistas, sino que también ordenaron espiar a sus amigos, aliados e integrantes del propio grupo político. ¿Cómo explicar que Gali y su familia fueron más espiados que los grandes críticos del sexenio?

 

Al frente del operativo, Eukid cometió un solo error y de ese derivan todas sus consecuencias: le dio su confianza a alguien que era su amigo y después lo traicionó. Ese hombre es Anwar Salomón, el hombre que flanqueaba a Luis Miguel Barbosa en la conferencia de prensa en el Senado, y que era objetivo para ‘darle piso’, eliminar, pues es la primera fractura en la brecha de seguridad.

 

Anwar Salomón es el amigo de la infancia de Eukid Castañón desde el Colegio Americano y luego de que éste se empoderó, no dudó en pedirle chamba. Durante por lo menos tres años Anwar fue el hombre que le cargaba el maletín a Eukid y tenía relación con los temas más delicados que se manejaban en la consultora Solución Total. Iba de lo público a lo privado con vínculo directo a temas delicadísimos, entre ellos, la relación con Joaquín Arenal.

 

Eukid nunca hizo acto de presencia en los nidos, ni Arenal acudía a las oficinas de la consultora, pues ya sabían de la posibilidad de ser vigilados. Había un intermediario que recogía los reportes y en ocasiones, llevaba pagos en efectivo para completar los salarios de los espías.

 

Pero a Anwar quizá le ganó la ambición y en algún punto comenzó a duplicar la información para quedarse con un respaldo. Y un buen día el amigo de la infancia decidió traicionar a Eukid para venderse a su ex amigo y mentor Fernando Manzanilla Prieto.

 

Manzanilla y Eukid habían roto definitivamente la noche que Tony Gali y el morenovallismo ganaron la alcaldía y la mayoría en el Congreso del Estado en 2013, respectivamente. En el bunker, mientras todos festejaban, inició una pelea a golpes y cachetadones entre ambos quienes llamaron cada uno a sus guaruras para hacer el pleito más grande.

 

Por alguna razón, Anwar traicionó a Eukid, no se sabe si por monedas, despecho o ambición. Pero el diputado federal lo ubicó como la primera fuente que hizo llegar las sábanas de las conversaciones al periodista Fernando Maldonado. Desde entonces, dio orden de ubicarlo y no se sabe si ‘bajarlo’ para evitar su información, no sólo en los temas de espionaje.

 

Pero era demasiado tarde: Manzanilla había reclutado a Anwar y ya en 2015 éste empezó a odiar al morenovallismo con toda su intensidad. Un malagradecido puso en riesgo la apuesta política del ex gobernador y volvió vulnerable toda la operación.

 

 

¿Cuál fue el error de Eukid? Darle chamba a su amigo del Colegio Americano. Ese simple error provocó todo lo que están viviendo. Ya lo dice la vieja frase: en política sólo cuenta el primer error porque lo demás son consecuencias

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus