Sábado, 04 de Abril del 2020
Miércoles, 20 Septiembre 2017 23:39

La Mixteca no necesita víveres, sino ingenieros, cemento, varilla

La Mixteca no necesita víveres, sino ingenieros, cemento, varilla Escrito Por :   Arturo Rueda

No va a haber Fonden que alcance: tan sólo en la Mixteca el primer cálculo es de mil 40 viviendas, pero las cifras más realistas llegan a dos mil 500. Si le sumamos las de Izúcar y Atlixco, hablamos de cinco mil viviendas nuevas más la reparación de las que se pueden salvar. ¿Quién va a pagar todo eso? ¡Son casi mil 500 millones de pesos sin contar lo necesario para iglesias, escuelas!


Al dolor por la tragedia personal de la muerte de 45 poblanos y más de 100 heridos, le seguirá la tragedia económica de la reconstrucción de más de 10 mil casas especialmente en la zona de la Mixteca, ese triángulo lejano entre Chiautla de Tapia e Ixcamilpa de Guerrero, dos de los puntos más lejanos del estado.

 

Puebla no vive una tragedia humanitaria. Por ello no sirven las colectas de víveres, alimentos, agua, pañales. La reacción admirable de los poblanos es ineficiente por un diagnóstico desacertado. En este momento en la Mixteca hacen más falta ingenieros, cemento, ladrillos y varilla, que toneladas de alimentos.

 

En unos días habrá plena conciencia de la tragedia patrimonial y económica de la reconstrucción, demolición o reparación de las miles de viviendas, iglesias e infraestructura pública lastimadas.

 

¿Cuánto dinero vamos a necesitar?

 

No va a haber Fonden que alcance: tan sólo en la Mixteca el primer cálculo es de mil 40 viviendas, pero las cifras más realistas llegan a dos mil 500. Si le sumamos las de Izúcar y Atlixco, hablamos de cinco mil viviendas nuevas más la reparación de las que se pueden salvar. ¿Quién va a pagar todo eso?

 

¡Son casi mil 500 millones de pesos sin contar lo necesario para iglesias, escuelas!

 

Incluso por más recursos públicos que se dirijan al lugar, el terremoto le pegó a la zona más pobre de Puebla. Y de entre los más pobres, el sismo fue especialmente duro con los más ricos que perdieron su patrimonio el martes pasado a las 13 horas con 14 minutos.  

 

Es tragedia patrimonial porque en la Mixteca, la zona más pobre del estado, el terremoto les pegó inclemente a aquellos que sí tenían algo que perder: una casa propia.

 

Las construcciones de adobe se vinieron abajo. En Pilcaya, una comunidad perteneciente a Chiautla de Tapia, el terremoto dañó el 85 por ciento de las viviendas aunque todavía no hay certeza de cuántas son pérdida total. El titular de Sedeso afirma que van censadas mil 400 viviendas, pero que en realidad llegarán por lo menos a dos mil 500, pues muchos pobladores no los dejan entrar a sus casas para evaluar el estado en el que se encuentran por temor a ser desalojados.

 

Los mixtecos están dispuestos a vivir entre ruinas. Nadie se ha ido a un albergue, ni lo harán, pues todavía hacen guardias en sus casas derruidas para vigilar cualquier acto de ‘rapiña’. Los albergues están vacíos.

 

Ayer Gali estuvo en la junta auxiliar de San Juan Pilcaya acompañado por su gabinete. Caminó, evaluó, tranquilizó a los pobladores. Es probable que hoy vaya Enrique Peña Nieto. Los poblanos nobles de la región lo van a recibir pacíficamente.

 

Pero unos kilómetros más adelante en Ixcamilpa de Guerrero todavía no llega el Ejército, ni Protección Civil, ni nadie.

 

En la cabecera municipal hay decenas de derrumbes de casas sin cuantificar, pero la situación es peor en la comunidad de Buenavista de Zapata donde por cada calle se encuentran cinco derrumbes.

 

En el Facebook de DIARIO CAMBIO usted podrá ver los videos de los testimonios de los poblanos que lo perdieron todo y ahora claman apoyo de las autoridades. En el portal verán las fotografías de la destrucción.

 

Por supuesto, es más rentable mediáticamente el rescate de los niños en el Colegio del CDMX que moverse hasta la Mixteca en un viaje que puede durar de siete a nueve horas por las complejas construcciones y caminos.

 

Si no podemos cubrirlos mediáticamente, ¿que se los lleve el diablo?

 

¿Alguien en dos meses se acordará de ellos?

 

En Atzala, la comunidad donde murieron 11 al caerles la Iglesia de Santiago Apostol, ya no reciben más víveres. Simplemente están abarrotados y no lo consideran necesario.

 

La sociedad del espectáculo, del morbo, envió la mayor parte de ayuda a Atzala por el simple hecho de que ahí murieron 11 cuando les cayó el techo de la Iglesia de Santiago Apostol. Pero en un comunicado oficial, el presidente municipal pide que ya no le manden más víveres.

 

Claro, en la Mixteca el terremoto provocó un conflicto: hasta los ricos perdieron sus casas. Y lo milagroso es que no hubo ni un muerto.

 

 

Un conflicto que es al mismo tiempo un reto: la reconstrucción que será lenta, tardada y tortuosa, y quizá nunca llegue. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus