Martes, 19 de Noviembre del 2019
Miércoles, 26 Abril 2017 02:16

El mamotreto autobiográfico, la calma antes de la tormenta

El mamotreto autobiográfico, la calma antes de la tormenta Escrito Por :   Arturo Rueda

Si usted se pregunta si existe algo que pueda llamarse morenovallismo a nivel nacional como grupo o proyecto político, luego de analizar la asistencia a la presentación del libro autobiográfico en el Convento de las Vizcaínas, difícilmente podría afirmarse una vez que los reportes sólo reseñan la presencia del Jefe Diego, dos o tres senadores e igual número de diputados federales. El vacío de CEN panista fue absoluto


Si Moreno Valle quería hacer evidente su divorcio de las elites nacionales de su partido al presentar su libro autobiográfico el mismo día del primer debate entre los candidatos al Estado de México, lo logró. Mientras que Anaya, Calderón, Margarita Zavala y prácticamente todos los operadores electorales del CEN estaban pendientes del desempeño de Josefina Vázquez Mota, el ex gobernador se acuerpó con sus incondicionales para presentar La Fuerza del Cambio, un mamotreto de escaso valor literario, meramente promocional.

 

Al hablar de sus incondicionales, hablamos prácticamente de todos los que disfrutaron el erario durante su sexenio, y de una forma u otra, están montados en su proyecto para ver qué nuevo les cae. Y visto lo visto, sus incondicionales se reducen a Puebla. El único personaje de peso nacional presente fue Diego Fernández de Cevallos, quien a su avanzada edad ya va a donde lo inviten, al igual que Xóchitl Gálvez que va a todas. En primera fila también estuvo Antonio Gali, la sucesora designada Martha Erika Alonso y Luis Banck.

 

Si usted se pregunta si existe algo que pueda llamarse morenovallismo a nivel nacional como grupo o proyecto político, luego de analizar la asistencia a la presentación del libro autobiográfico en el Convento de las Vizcaínas, difícilmente podría afirmarse, toda vez que los reportes sólo reseñan la presencia del Jefe Diego, dos o tres senadores e igual número de diputados federales. El vacío de CEN panista fue absoluto y ni por cortesía Anaya envió a algún representante.

 

No es un accidente que la presentación del mamotreto redactado con pésimo estilo por el ‘briagales’ Luis Maldonado Venegas —según reveló Arturo Luna Silva en el programa radiofónico Tres de Tres— se haya fijado para el mismo día previsto del primer debate entre candidatos del Edomex. Se trata de una declaración de principios de Moreno Valle: entre más lejos esté de lo que ocurra con Josefina Vázquez Mota, más autoridad tendrá para lanzarse a la yugular de Ricardo Anaya.

 

Hasta ahora el razonamiento es correcto, ya que todas las encuestas muestran a Josefina Vázquez Mota en tercer lugar —ayer se difundieron las de Reforma y Consulta Mitofsky— y aunque había temor de que pudiera irse al cuarto, su alta beligerancia en el debate de candidatos del Edomex le garantiza continuar…en tercer lugar.

 

De mantenerse inamovibles las tendencias, al margen de si la victoria en Edomex se la lleva Delfina o Alfredo del Mazo, Josefina quedaría fuera y eso certificaría el error de Anaya de nombrarla candidata con la fuerza del CEN y —supuestamente— despreciando a los grupos locales como el de Ulises Ramírez.

 

El tropiezo colectivo de Anaya, Los Calderón y todo el CEN panista es un cálculo futurista, porque la realidad presente es que como ocurrió en el VI y último informe de gobierno, las adhesiones nacionales son escasas para el proyecto morenovallista. Nadie quiere equivocarse y quedarse fuera de las listas plurinominales a San Lázaro y la Cámara de Senadores, y como se ve difícil que el poblano pueda impulsar perfiles, todo mundo prefiere alejarse.

 

Sus leales de Puebla, sin embargo, siguen firmes, y aunque no es mucho, es una base de despegue. Esta presentación del mamotreto es la calma antes de la tormenta. El espacio de tiempo en el que cada rival afila sus cuchillos para, luego, comenzar una guerra en la que habrá pocos sobrevivientes.

 

*** Blanca sigue cobrando cara su derrota. La senadora Blanca Alcalá sigue sacándole jugo a la debacle electoral de 2016 y acumula espacios, aliada con Jorge Estefan. El dúo ha logrado el consenso para imponer a Gerardo Saravia Rivera como el nuevo magistrado electoral que sustituirá en el TEEP, el lugar que dejó vacante Jorge Sánchez Morales tras ser designado magistrado federal.

 

El nombramiento tiene dos problemas. Uno, que Gerardo Saravia Rivera fue el abogado electoral de Blanca Alcalá durante el proceso electoral 2016 y quedaron bastantes huellas de ello, con lo que se configuraría un conflicto de interés muy claro.

 

Dos, que algunas fuentes señalan a Gerardo Saravia Rivera como el chivato que pasaba información al war room de Antonio Gali durante la campaña, en la que al mismo tiempo era el abogado de Blanca. Esa filtración de información explicaría el beneplácito que el morenovallismo le dio a la designación de Saravia a través de Patricia Leal, ya que con el tiempo, si ahora en el TEEP tiene dos magistrados y la designación sale adelante, se ‘agandallarán’ por completo al órgano.

 

 

A veces sorprende la ingenuidad de Blanquita, quien nunca supo que todos la estaban traicionando.

 

 

 

comments powered by Disqus