Miercoles, 13 de Noviembre del 2019
Lunes, 08 Mayo 2017 02:26

¿Y qué pasa si el Ejército cometió abusos en Palmarito como en Tlatlaya o Ayotzinapa?

¿Y qué pasa si el Ejército cometió abusos en Palmarito como en Tlatlaya o Ayotzinapa? Escrito Por :   Arturo Rueda

De acuerdo con el testimonio del elemento entrevistado por Denisse Maerker para Noticieros Televisa y que formaba parte del batallón de refuerzo, en el segundo combate ya no hubo escudos humanos, sino que los huachicoleros dispararon desde camionetas y techos de las casas en una refriega que duró alrededor de tres horas, en las cuales la Policía Militar tuvo dos muertos y 11 heridos.


En la confusa narrativa de los hechos ocurridos entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves en Palmarito Tochapan, la Policía Militar sale muy mal parada. De acuerdo con la versión oficial de Sedena, en la primera incursión a la junta auxiliar ocurrida alrededor de las 20 horas, los militares fueron emboscados, muriendo dos y un herido, por lo que solicitaron refuerzos. Pero a los refuerzos, que llegaron dos horas después, les fue peor: les mataron a dos e hirieron a otros 11.

 

Total, el Ejército Mexicano tuvo una derrota brutal en Palmarito: les mataron a cuatro e hirieron a 13 según cifras oficiales. Se entiende de la primera emboscada, donde supuestamente usaron un escudo humano de mujeres y niños, y por ello no pudieron repeler la agresión adecuadamente.

 

¿Pero cómo explicar que a los refuerzos todavía les fuera peor? ¿O los elementos de la Policía Militar tienen una preparación deficiente, o de plano los huachicoleros además de temerarios poseen una capacidad de fuego ilimitada? Simplemente no hay explicación.

 

De acuerdo con el testimonio del elemento entrevistado por Denisse Maerker para Noticieros Televisa y que formaba parte del batallón de refuerzo, en el segundo combate ya no hubo escudos humanos, sino que los huachicoleros dispararon desde camionetas y techos de las casas en una refriega que duró alrededor de tres horas.

 

En esas tres horas, la Policía Militar tuvo dos muertos y 11 heridos. Mató a seis huachicoleros y a lo largo de la madrugada detuvo a 14 pobladores. Ahora, según la Fiscalía, nueve tienen cargos por portación de arma de fuego y delitos cometidos contra servidores públicos, y solamente cuatro por homicidio de los militares.

 

O sea que, según la Fiscalía, el marcador quedó 4-4: cuatro presuntos huachicoleros asesinos de cuatro militares. Si tomamos en cuenta que la Policía Militar es un cuerpo preparado de asalto, y los huachicoleros son pistoleros de ocasión sin ninguna clase de entrenamiento, queda claro el tamaño de la derrota del Ejército del General Cienfuegos.

 

Por supuesto, eso sí, creemos en la versión oficial respaldada tanto por la Sedena como por el gobierno estatal.

 

Pero los pobladores de Palmarito Tochapan sostienen su propia versión: fue el primer comando de militares que llegó a la junta auxiliar quien atacó primero. De inicio mataron a un campesino que lavaba cebollín en las albercas comunales, y luego arremetieron contra una casa en la que se festejaba la Santa Cruz.

 

Según el relato de los pobladores, el muchacho de 17 años que murió fue abatido porque iba en motocicleta y no quiso detenerse cuando le hicieron la parada los militares, ni armas llevaba. La señora Felipa salió a comprar tortillas y quedó en medio de las balaceras. Hasta un taxista fue herido y como no tiene recursos para sufragar la cirugía, se va a quedar con la bala adentro.

 

Luego, los pobladores marcharon el jueves por la mañana en las calles de Palmarito exigiendo la presentación de 14 pobladores, y tuvieron un encontronazo con un convoy de militares que custodiaban una camioneta blindada. Los agentes respondieron con risas, burlas y gases lacrimógenos, lo que detonó la toma de la autopista por más de cuatro horas.

 

Pero el sábado los habitantes de Palmarito siguieron defendiendo su inocencia. Con los féretros del adolescente de 17 años y la señora Felipa, se manifestaron afuera de Casa Aguayo y hasta hubo un intento de detenerlos. En sus camionetas quisieron irse a manifestar a la Ciudad de México, pero fueron bloqueados y tuvieron que regresar a enterrar a sus muertos.

 

¿Es increíble la historia que cuentan los habitantes de Palmarito Tochapan?

 

¿De verdad el ejército tiene toda la credibilidad? ¿Este ejército del general Cienfuegos no es el mismo acusado en el caso de los desaparecidos de Ayotzinapa y probados culpables en la matanza de Tlatlaya? ¿No son violadores sistemáticos de derechos humanos?

 

Ahora, Cienfuegos viene por su revancha y al enviar a más agentes de la Policía Militar, quiere acrecentar su índice de letalidad, y por tanto, habrá más violaciones de derechos humanos bajo el argumento que los huachicoleros son cobardes; usan mujeres y niños como escudos.

 

 

A nivel nacional está probado que si bien el ejército es la última contención contra el crimen organizado, únicamente escalan la violencia. Pero el dilema es claro: ¿Si el ejército no puede contra los huachicoleros, quién sí?

 

 

comments powered by Disqus