Lunes, 18 de Noviembre del 2019
Miércoles, 10 Mayo 2017 02:42

Tlatlaya, Ayotzinapa, Nochixtlán y ahora Palmarito: el Ejército es culpable

Tlatlaya, Ayotzinapa, Nochixtlán y ahora Palmarito: el Ejército es culpable Escrito Por :   Arturo Rueda

Lo mismo ocurrió en Tlatlaya: los militares tenían sometidos a un grupo de secuestradores y decidieron aplicarles el tiro de gracia. Para qué juicios y tribunales si las balas dictan sentencia. ¿Qué órdenes llevaban del General Raúl Gámez, el jefe de la XXV Zona Militar que, desde el principio, se apostó por criminalizar a los habitantes de Palmarito al inventar la versión de los escudos humanos?


Una vez más, el Ejército le ha fallado al Pueblo mexicano.

 

Luego de días de criminalizar a los pobladores de Palmarito Tochapan por sus vínculos con huachicoleros y acusarlos de detonar la agresión del miércoles tres de mayo al prestarse para formar escudos humanos con mujeres y niños, la historia da un giro totalmente diferente.

 

Un video que hoy CAMBIO ofrece a sus lectores muestra cómo los militares ejecutaron a sangre fría a un poblador herido, desarmado e inerte luego de que su vehículo fuera salvajemente baleado.

 

La imagen es estremecedora, ya que aunque ese poblador anónimo aparentemente está herido y todavía se mueve, un soldado decide ejecutarlo con el tiro de gracia para manchar de sangre la calle de la junta auxiliar.

 

Se ignora el destino de los otros dos tripulantes del vehículo, aunque se presume que también pudieron ser ejecutados y forman parte de los seis muertos.

 

¿Quién es ese soldado que decidió ejecutar a un herido inerte, desarmado, violar sus derechos humanos y asesinarlo a sangre fría?

 

¿Qué tipo de capacitación reciben del General Salvador Cienfuegos?

 

¿Otro más de la Sedena?

 

¿Qué órdenes llevaban del General Raúl Gámez, el jefe de la XXV Zona Militar que, desde el principio, se apostó por criminalizar a los habitantes de Palmarito al inventar la versión de los escudos humanos?

 

¿Así como ese soldado asesino, son los otros 2 mil que se preparan para venir a la zona del Triángulo Rojo?

 

Vaya predicamento en que el Ejército puso al gobernador Gali que metió las manos al fuego por ellos. También él fue engañado por el jefe de zona militar con la versión de la emboscada.

 

Ahora todo el operativo y lo ocurrido el miércoles tres de marzo se encuentran en entredicho.

 

El video muestra que el tiroteo al vehículo se dio alrededor de las 8:30 PM cuando, según la versión oficial, se dio la primera agresión que en realidad fue una emboscada no repelida por los supuestos escudos humanos.

 

De acuerdo con el video de CAMBIO, alrededor de las 8:30 PM se da la segunda gran incursión, lo que vendría a confirmar el testimonio de los pobladores de que la balacera inicial se dio cerca de las 6:30 PM.

 

Urge que la Comisión Nacional de Derechos Humanos intervenga en el tema para abrir una investigación por violaciones graves a las garantías individuales de la gente de Palmarito.

 

Lo mismo ocurrió en Tlatlaya: los militares tenían sometidos a un grupo de secuestradores y decidieron aplicarles el tiro de gracia.

 

Para qué juicios y tribunales si las balas dictan sentencia.

 

El caso tuvo resonancia internacional y se convirtió en el primer ‘tropezón’ de Enrique Peña Nieto.

 

En Nochixtlán no fueron los militares, sino la Policía Federal, los que se excedieron en el uso de la fuerza contra los maestros de la CNTE.

 

Y qué decir de Ayotzinapa, en el que las investigaciones periodísticas vinculan al Ejército con la desaparición de los 43.

 

Un sólo militar anónimo ha manchado toda la operación de ataque al huachicol.

 

Gali debe exigir investigaciones al General Gámez y la entrega del soldado asesino para que sea juzgado por la justicia civil, no la militar a la cual encubre.

 

Palmarito es el nuevo Tlatlaya.

 

No digan que no se los dije, porque CAMBIO fue el único medio que investigó consistentemente los excesos del Ejército en la comunidad.

 

 

¿Ahora quién acusa a quién? 

 

 

comments powered by Disqus