Domingo, 26 de Septiembre del 2021

En Atlixco, denuncian muerte de bebé por negligencia médica

En Atlixco, denuncian muerte de bebé por negligencia médica
Martes, 06 Junio 2017 02:17
Yessica Ayala / Atlixco

El nosocomio no cuenta con el equipo necesario para emergencias, acusa la madre. Iraís, mamá del pequeño fallecido, aseguró que el director del Hospital, Gonzalo Río Arronte es el culpable del deceso



Erik Sedeño nació el pasado 12 de abril en el Hospital Gonzalo Río Arronte y falleció tras 53 días de estar internado. Su madre asegura que el fallecimiento del pequeño se debió a una negligencia médica y culpó directamente al titular del nosocomio, Oscar Sánchez Velasco, por lo que pidió su destitución.


El pequeño Erik nació con una falla hepática por lo que tuvo que quedarse en el área de cuidados intensivos, sin embargo, por comentarios de enfermeras y pediatras, Iraís fue aconsejada para que se llevara a su bebé a otra clínica donde hubiera todo lo necesario, ya que en este complejo médico inaugurado hace dos años no hay especialistas ni equipo necesario.


De inmediato, y con sus propios medios, Iraís buscó todas las alternativas, consiguió una ambulancia equipada, e intentó dar de alta a su bebé para llevarlo a San Alejandro o al Hospital del Niño Poblano, pero Oscar Sánchez no lo permitió.


"Yo hice todo, me movilicé y busqué otras alternativas pero el director me dijo siempre no, que no podía sacar a mi hijo, nunca entendí por qué si la que iba a pagar soy yo, me pidió el número de afiliación y me puso miles de pretextos ", relató Iraís.


La mujer aseguró que se han registrado varios casos de muertes de recién nacidos al interior de este hospital, ya que los médicos no pueden hacer nada al no contar con lo necesario para cubrir una urgencia. Y es que a decir de la madre, su bebé jamás tuvo una examinación minuciosa.


Señaló que cuando el pequeño Erik estaba muriendo, uno de los médicos le dijo que si tuviera un tomógrafo hubiera podido saber si tenía muerte cerebral, por lo que tuvieron que dejarlo agonizar.


No hubo quejas para el resto del personal, por el contrario, agradeció las atenciones de enfermeras y médicos que también apoyaron en su cesárea y reconoció que hacen lo que pueden, debido a que no tienen lo necesario para poder trabajar.