Martes, 22 de Septiembre del 2020

Edil de Ocoyucan defiende a polis gandallas y se niega a despedirlos

Edil de Ocoyucan defiende a polis gandallas y se niega a despedirlos
Domingo, 27 Agosto 2017 21:29
Luisa Tirzo / Santa Clara Ocoyucan

Integrantes de la comisión de inconformes que acudieron a la mesa de diálogo el pasado viernes, ventilaron a CAMBIO Regionales, que el presidente municipal no quiere acceder a sus exigencias.



El alcalde antorchista de Santa Clara Ocoyucan, José Santos Tecuatl Mejía se niega a dar de baja al comandante y a seis policías municipales señalados por detener de manera arbitraria a un grupo de jóvenes la tarde del pasado miércoles. La presunta actuación violenta de los uniformados terminó en una protesta de habitantes de la junta auxiliar Santa Martha Hidalgo, quienes dañaron una patrulla, retuvieron a dos uniformados y cerraron una vialidad por más de 20 horas.


Integrantes de la comisión de inconformes que acudieron a la mesa de diálogo el pasado viernes, ventilaron a CAMBIO Regionales, que el presidente municipal no quiere acceder a sus exigencias, entre las que destacan; la destitución de policías, comandante y edil auxiliar, así como el desistimiento de las denuncias presentadas contra los habitantes.


La mañana del domingo, los entrevistados comentaron que esperan que el edil reconsidere sus peticiones para que regrese la tranquilidad a Santa Martha Hidalgo, pues de lo contrario advierten, continuarán con movilizaciones.


Aseguraron que pese a la negativa del edil, el regidor de Gobernación César Colotl le prometió a la comunidad Santa Martha Hidalgo que se retirarían las denuncias en contra de los habitantes por retener ilegalmente a dos uniformados, y por dañar la patrulla el pasado jueves. Además, se comprometió en que serían dados de baja los uniformados señalados.


Como se sabe, la noche del pasado miércoles, los habitantes de la junta auxiliar Santa Martha Hidalgo, retuvieron la patrulla con número económico 031 del municipio de Santa Clara Ocoyucan, luego de testificar que un grupo de policías intentó detener arbitrariamente a jóvenes que se encontraban en la vía pública tomando un refresco.


A decir de los quejosos, los policías golpearon a los jóvenes, los rociaron con gas lacrimógeno y dispararon contra ellos para intimidarlos. Al día siguiente (jueves), los quejosos cerraron la entrada principal a la comunidad y destrozaron la patrulla retenida, hasta que ingresó personal de la Dirección General de Gobierno, quien dialogó con los quejosos y se firmó un pliego petitorio. 


Sin embargo, el Ayuntamiento anunció que había interpuesto una serie de denuncias ante la Fiscalía General del Estado (FGE), contra quien resultara responsable de lesiones y daño en propiedad ajena.