Sábado, 25 de Septiembre del 2021

Víctima de secuestradores prófugos teme por su vida

Víctima de secuestradores prófugos teme por su vida
Jueves, 26 Octubre 2017 14:41
Adrián Gallardo/ Tepeaca

Los captores permanecieron sólo 14 meses en el Cereso. Trascendió que la mujer al enterarse que los dos delincuentes se habían fugado, presentó problemas de salud y fue hospitalizada.



La mujer víctima de los dos secuestradores que escaparon el pasado lunes del Cereso de Tepeaca, teme por su vida y se mudó en otra localidad por seguridad, ante el temor que los delincuentes la busquen y le hagan daño.


Se trata de una mujer de 50 años de edad, quien fue secuestrada en el 2016 en el municipio de Tepeaca, sin embargo, la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (Fisdai), se hizo cargo del caso, donde detuvieron a sus captores; Juan Carlos González Flores y Jaime Andrade Sánchez, quienes resultaron los sujetos que se dieron a la fuga del penal el pasado lunes.


Los captores permanecieron sólo 14 meses en el Cereso. Trascendió que la mujer al enterarse que los dos delincuentes se habían fugado, presentó problemas de salud y fue hospitalizada.


Cabe recordar que el lunes 23 de este mes aproximadamente a las 13:00 horas, Miriam Martínez subdirectora del penal de Tepeaca, se enteró que el director Gerardo Cuevas Rojas -con el que mantiene una relación sentimental- y su hijo estaban privados de la libertad.


A cambio de no asesinarlos, los cómplices de los dos internos, exigieron la libertad de Juan Carlos González Flores y Jaime Andrade Sánchez, quienes cumplían con una condena por el delito de secuestro.


Miriam Martínez habría entregado ropa de civil a los internos, también ordenó a un nuevo custodio que abriera la puerta principal y los delincuentes huyeron. Aunque se realizó un operativo fue imposible localizar a los sujetos que andan prófugos de la justicia.


Después de su declaración en la Fiscalía General del Estado, el director Gerardo Cuevas y tres custodios, fueron liberados, sin embargo, la subdirectora no corrió con la misma suerte.